Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

La segunda vida de Jorge Molina

A sus 36 años Jorge Molina sigue liderando la tabla goleadora del Getafe de Bordalás. Nuestro fútbol ha normalizado casos como el de Molina; jugadores que, de repente, juegan como nunca  lo habían hecho. El último, el de un homólogo en esto de marcar goles, un Aritz Aduriz que vivió una etapa de extrema dulzura en San Mamés. El de Jorge Molina no es un caso tan prolífico en lo numérico como puede ser el de Aritz o el de Stuani este mismo curso, pero su aportación trasciende los goles. Es la brújula de los últimos 25 metros en el Coliseum.

Los goleadores lo son hasta el día en que cuelgan las botas. No son solo jugadores de fútbol, son, por encima de todo,  delanteros. Una profesión ligada a un único objetivo; vivir para marcar. Es por eso que los delanteros envejecen peor, porque sus mentes juegan a otra cosa, necesitados del placer inigualable que supone celebrar un gol, quizás la parte más especial de este deporte. Es por eso que los casos de los delanteros que se adaptan, aguantan y maximizan su fútbol a la par que su mejor estado físico se apaga están ligados a una inteligencia fuera de lo común.

La dupla formada por Ángel y Jorge Molina es una de las más rentables de toda la Liga.

Jorge Molina ha encontrado en el sistema de Bordalás un lugar en el que sumar muchísimo. Un fútbol correoso y directo que tiene en Molina su faro. El jugador del Getafe lo baja absolutamente todo, prolongando y creando situaciones de ventaja para un equipo que, con solo un 43% de posesión media, logra dañar mucho a sus rivales. El 4-4-2 del conjunto madrileño está capacitado para replegarse y atacar de una forma muy automatizada. Con dos laterales muy inteligentes y un centro del campo que gana metros con suma facilidad. Arriba, Jorge Molina y Ángel han encontrado una nueva oportunidad de la mano de Bordalás. Ambos están jugando el mejor fútbol de sus carreras, aprovechando lo poco que les llega para rentabilizar cada toque. Mientras Jorge controla y se asocia, Ángel pica al espacio con picardía. Uno aguanta y el otro estira.

Jorge Molina ha participado en 5 de los 15 goles del Getafe en esta temporada. Un dato importante, pero que se entiende acompañado de otro. El Getafe es el segundo equipo en toda la Liga que más finaliza sus acciones dentro del área (58%). Esto se debe al enorme poder de intimidación que ejerce la dupla ofensiva, pero sobre todo un Molina que a base de experiencia ha logrado tener un dominio descomunal de prácticamente todas las situaciones que se dan ahí. Como el portero hace de los tres palos su guarida, Jorge Molina conoce todos los secretos del área y lo que ahí sucede. Su juego, parecido al de un «Center» clásico, se basa en el pivoteo de espaldas, mostrando mucha lucidez cuando tiene la portería en su retaguardia. Y es que Molina «siente» el fútbol, no le hace falta verlo.

El «Edin Dzeko de Alcoi» (citando al bueno de Miguel Quintana) sigue siendo el referente ofensivo de uno de los equipos que mejor juega al fútbol en España. Pocos equipos como el de Bordalás ejecutan su plan como lo hacen los azulones, pocos sistemas sacan más jugo a cada jugador que el suyo. Y es ahí, en ese ecosistema maravilloso, donde a Jorge Molina le da para seguir dando lecciones de cómo jugar a esto de ser delantero día sí y día también. Patrimonio de nuestra Liga.

 

¿Algo que añadir?