Sané y Sterling; los puñales de Guardiola

El Manchester City dirigido por Pep Guardiola sigue a ritmo de infarto. No ha caído en Premier League aún y ya está en octavos de Champions y en cuartos de Carabao Cup. Los Cityzens han formado un auténtico equipazo lleno de matices distintos y con un fondo de armario no demasiado largo, pero sí lo suficientemente bueno. La explosión de Bernardo Silva, la llegada de Mahrez y la irrupción de Foden han sido varias de las noticias novedosas hasta el momento, pero lo que sigue igual, aunque pareciese que no al principio, es el estado de forma de los dos extremos clásicos de Guardiola: Sané y Sterling, que siguen siendo tan importantes como siempre para el correcto funcionamiento de la maquinaria del City.


Sterling se ha reinventado, es un futbolista mucho más completo que cuando llegó Pep y ahora es absolutamente imprescindible.


Raheem Sterling o la evolución como futbolista personificada. Un jugador que era velocidad y desequilibrio únicamente y que ahora es un futbolista de ataque total: trabajo, regate, finalización (aunque aquí tiene margen de mejora aún), desmarques, visión de juego y técnica. Digamos que Guardiola lo ha moldeado a su antojo para convertirlo en un crack mundial. Lo ha reformulado en un jugador muy útil para su idea de juego y pese a la llegada de varios jugadores mucho más habilidosos, Sterling se ha ganado un hueco fijo en el once.

Ha adquirido conceptos tácticos y técnicos muy importantes que le ayudan a ver y entender mejor el juego y así decidir mejor. Ahora acierta mucho más en sus disyuntivas entre pasar o regatear y tirar o regatear, elige mejor cuando apretarle a un rival y cuando guardar la posición. Y además, ahora puede realizar conducciones diagonales que antes no era capaz. Es un jugador determinante en estos nuevos aspectos, y lo mejor de todo es que se ve que no ha tocado techo.

Sin embargo, pese a su clara evolución, Sterling sigue teniendo esa chispa diferencial que aporta desequilibrio y que desconcierta a las defensas rivales, y eso Guardiola también lo necesita, más aún si en la otra banda alinea a Mahrez o Bernardo, que son jugadores muy distintos que optan por tener más el balón en sus pies. El extremo inglés aporta esos desmarques brutales a la espalda de la zaga que permiten romper líneas y crear ocasiones de gol con solo un pase en profundidad.


El bajón de la no convocatoria para el Mundial afectó mucho a Sané, pero con tiempo, ha recuperado su mejor nivel volviendo a ser el desatasca partidos del equipo.


El extremo más vertical que ha tenido el City en muchos años vuelve a estar a su nivel. Y es una gran noticia después del bajón mental y en cuanto a rendimiento que sufrió tras su no convocatoria al Mundial y sus posteriores problemas personales. Perdió su sitio en los onces de Pep y no terminaba de arrancar con la Alemania post fracaso de Rusia. Sin embargo, con constancia, asistencias y goles Leroy Sané es, de nuevo, el veloz extremo zurdo que revienta tobillos de los laterales. Ha ganado protagonismo de nuevo con el City y es clave en la actual selección alemana de Löw.

El alemán es un extremo clásico de Premier, pero con todos los matices adquiridos de la mano del técnico catalán. Un experto velocista que puede dejarte en evidencia si no arrancas a tiempo. Un maravilloso asistente que te regala goles en bandeja. Un goleador insaciable que busca la portería rival constantemente. Y cada vez más, un habilidoso del esférico al que no sabes si es mejor aguantarle y que te gane en carrera, o entrarle y que te rompa con un regate magistral. El ex del Schalke está en forma, y el equipo lo nota, debido en parte a que es un espléndido “mata partidos”, que destroza a los rivales a la contra.

Con su resurgimiento, se ha convertido en un bendito quebradero de cabeza para Guardiola, puesto que tiene que elegir entre cuatro futbolistas absolutamente en forma. Ya ha tomado cartas en el asunto buscándole acomodo a Bernardo por dentro, pero sigue teniendo que dejar a uno fuera. Normalmente el de Santpedor opta por un extremo más puro y uno habilidoso, por lo que se podría pensar que entre Sterling y Sané estaría el damnificado, pero con la cantidad de partidos que hay con distintos contextos, nunca se sabe. Ante el Bournemouth jugaron Sterling y Sané dejando en el banquillo a Mahrez, pero días después contra el Watford fue el inglés el que se quedó sin minutos. En ambos partidos los dos extremos que jugaron dieron exhibiciones, pero ¿quiénes son los titulares? “Problema” de Pep.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *