Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

Reinventando al Leganés

Tras un arranque de temporada ciertamente titubeante, el Leganés de Mauricio Pellegrino parece que ha encontrado desde un nuevo sistema la clave para revertir su juego y su posición en la tabla. Tres etapas bien diferenciadas han vivido los pepineros en el corto espacio de campaña que llevamos en La Liga. Habiendo sumado tan solo un punto en las cinco primeras jornadas, el equipo parecía estar pagando el cambio de entrenador tras la longeva etapa de Asier Garitano en el banquillo. Aunque sus resultados no eran muy abultados, perdiendo siempre por la mínima excepto en su visita al Bernabéu, al Lega le costaba mucho encontrar a sus delanteros en posiciones cercanas al área y la sensación de peligro en la meta rival era muy baja.

La sexta jornada supondría el primer punto de inflexión, más enfocado a lo moral que a lo meramente futbolístico, con una victoria de mérito ante un FC Barcelona que llegaba lanzado a Butarque. Desde esa solidez defensiva coral mostrada también en fechas anteriores, el Lega no solo plantó cara a los de Ernesto Valverde, sino que en muchos momentos del encuentro los superó tanto en fase defensiva como ofensiva con un El Zhar que volvería a ser determinante como lo fuera con su doblete en el empate ante la Real Sociedad del -precisamente- ex técnico pepinero.

El 4-4-2 ha dado paso a un 3-5-2 que ha dado mayor consistencia ofensiva a este Leganés.


Esa victoria dio aire y moral a un Leganés que seguiría viendo su plan, alojado en un 4-4-2, poco productivo de cara a la meta rival. Solo su trabajo defensivo y sentimiento colectivo permitían luchar cada encuentro en busca de algún botín en forma de puntos. Esto hizo recapacitar a Pellegrino, que buscó desde la pizarra lograr activar su dupla de delanteros. Fue entonces cuando en la décima jornada el técnico argentino decidió dar un cambio de sistema al clásico ya establecido por Garitano. Ante el Levante el Lega formó con una línea de tres atrás para hacer frente a ese mismo sistema por el que venía apostando Paco López. Habiendo jugado ante el Betis un par de semanas atrás, era la segunda vez que el Leganés se enfrentaba a este sistema y en sendas ocasiones Pellegrino decidió cambiar su sistema, pero esta vez ya sería la definitiva.

Desde un doble pivote con Rubén Pérez como fijo y Recio acompañándolo hasta su lesión para terminar dando paso a Mikel Vesga, el Leganés ha conseguido dar un poso y una clarividencia a su juego interior necesarios para permitir a los profundos carrileros ganar metros y, sobre todo, dar vuelo a un Óscar Rodríguez que se está convirtiendo en la pieza clave de la fase ofensiva pepinera. El canterano del Real Madrid ha interiorizado su posición, habiendo comenzado la temporada más echado al costado izquierdo, y está siendo el enlace entre el doble pivote y la dupla de atacantes. Con mayor recorrido y dando continuidad a la combinación interior donde Rubén Pérez se encarga del primer pase y Mikel Vesga de distribuir y elaborar, Óscar se convierte en el acelerador de la jugada, el que permite ganar altura al Lega para luego dar forma a su ataque desde uno de los carriles o buscando a uno de los puntas, que además presentan movimientos totalmente opuestos pero complementarios. En-Nesyri es el que da profundidad y Guido Carrillo el que remata todo servicio que llegue desde el centro lateral.

El doble pivote Vesga-Rubén da un poso vital al juego del Leganés que luego Óscar Rodríguez se encarga de dinamizar.


Un nuevo sistema que dota de una identidad diferente a este Leganés de Pellegrino pero que además le permite sumar estas últimas cinco jornadas sin conocer la derrota. La fórmula, en forma de 3-5-2, se ha asentado en Butarque y ha permitido a los pepineros abandonar unos puestos de descenso que parecían no pertenecerle. La dinámica ha cambiado desde el juego y Pellegrino ha dado el primer paso encontrando el sistema sobre el que establecer su filosofía, pero deberá medir que cada jornada que pase, sus rivales tendrán cada vez más estudiado su sistema. En el fútbol siempre hay que reinventarse.

¿Algo que añadir?