Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

Jugadores

Sergio Canales y otras buenas noticias para Setién

El proyecto de Quique Setién en el Real Betis es uno de los más atractivos a nivel nacional y europeo. Calidad en todas sus líneas, propuesta de juego vistoso y afición de bandera. Todo unido a un verano ilusionante en cuanto a traspasos que nos hacían pensar en un equipo que pudiera competir por los primeros puestos del campeonato liguero. Durante las primeras jornadas pudimos ver las trazas más unidas al libreto del técnico, pero estas no llegaban a configurar un sistema y, más importante, un funcionamiento que llevara a los verdiblancos a sacar los puntos de tres en tres con la naturalidad que su nivel teórico llevaría asociada.

La falta de profundidad condenó los primeros meses del Betis 18-19.


Desde los primeros compases de esta temporada 2018-2019 el Betis buscó dominar a partir de tener el balón. Asegurar la posesión era un precepto imprescindible y los jugadores pronto lo comprendieron y aceptaron que era la mejor forma que tenían para dominar los partidos. Pero ese dominio nunca llegaba a ser tal ya que difícilmente se traducía en desborde. En parte por preparación del rival y en parte por la falta de matices en sus mecanismos, la circulación de balón se hacía espesa y la defensa contraria pocas veces se sentía amenazada. Faltaba ritmo en los pases, variantes a la hora de montar la jugada y, sobre todo, verticalidad para romper líneas.

Varios factores han ido completando el puzzle hasta configurar un Betis mucho más determinante. A nivel individual, la consolidación de Sidnei en el central izquierdo, la mejora palpable de William Carvalho en el pivote y la aparición estelar de Giovani Lo Celso en la mediapunta han aportado soluciones y complejidad de forma directa, dando luz y color al juego interior para que la defensa posicional del contrario se convierta en sufrida y comprometida. Y mientras, por fuera se iban asentando los carriles que tanto aire le tenían que dar al sistema para que el asalto al área rival fuera fluido. Junior Firpo parece haber madurado fugazmente y la apuesta de Setién por Tello como carrilero no hace sino subir varios puntos la capacidad de profundizar del equipo.

La jerarquía de Sergio Canales es la última gran noticia para Quique Setién.


En el partido contra el RCD Espanyol de Rubi vimos un Betis serio y evolucionado. Con todavía a falta de seleccionar el mejor ariete posible para coronar el sistema, se confirmó otra de las piezas que deben ser fundamentales para el recorrido final de este equipo durante la segunda mitad de campaña. El partido de Sergio Canales fue el de un jugador experto, seguro, comprometido. De líder. Incluso físicamente se mostró dominante, ya fuera por resistencia por su alta participación durante todo el partido como por potencia, representada en la jugada del empate a uno en la que abrasó a su marcador con una carrera digna de un velocista. Y mientras, influyó en toda la propia medular acercándose a ayudar a William a sacar el balón, asociándose con Lo Celso en tres cuartos y mostrándonos una paleta de pases que tanto por técnica como por capacidad de variar el juego deben ser recurso básico para que Setién termine por configurar el gran equipo que puede desarrollarse durante el próximo año.

¡Comenta!