Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Partidos

In Sergio they trust

El Real Valladolid visitó San Mamés con la convicción de tomar el turrón habiendo puntuado en el feudo vizcaíno. Con la fe por las nubes y la idea en la cabeza, Sergio González no dudó y, con marcador en contra, acometió un doble cambio que expuso las intenciones de un Valladolid que ya venía mordiendo desde el descanso. La línea de tres atrás, poco común en los planes pucelanos, pero ya integrada en la dinámica habitual del campeonato en la actual temporada, fue una de las vías de construcción del punto al acabar el encuentro. Aún con el final feliz, queda mucho que analizar en ese gesto.

El equipo se había sabido colocar desde el gol. A pesar del golpe que supuso ese lanzamiento inédito de Aduriz desde los once metros, el Valladolid seguía queriendo mostrar fuera de casa su capacidad para ordenarse desde el balón. Fue desde la segunda parte que el equipo de Sergio encontró comodidad para controlar. A partir del descanso, el empeño del equipo castellano fue claro y consiguió hacer todas sus ocasiones del partido. Un derroche en ataque en el que tuvieron gran importancia dos nombres: Daniele Verde y Antoñito.

El primero entró en el minuto 59 en sustitución de Leo Suárez, que apenas pudo ver balón en la primera mitad. A partir de la entrada del italiano, las intentonas en el pico del área se sucedieron, empezando a ganar duelos y meter balones hacia la meta vasca. Esas tentativas, lejos del gol, consiguieron generar un desequilibrio necesario y que no se había conseguido con ningún otro futbolista en el terreno de juego. Sin embargo, la revolución vendría con el segundo o, mejor dicho, con la idea del segundo cambio (que fue también tercero, al ser doble). Antoñito y Borja entraron en el 74 por Moyano y Keko. Se imponía de esta manera el ya comentado sistema con defensa de tres.

Con Borja, Calero y Olivas cerrando la defensa del equipo, el Valladolid planteaba batalla a un Athletic que hacía minutos que había dejado las armas para portar los escudos. El cuadro pucelano presentaba un mediocampo muy poblado, con Alcaraz, Míchel y Plano y dos alas abiertas ocupándose de ambos carriles; Antoñito en la derecha y Nacho en la izquierda, abasteciendo de balón a Verde, muy libre en la frontal derecha y a Ünal, referencia arriba.

Con Borja, Calero y Olivas cerrando la defensa del equipo, el Valladolid planteaba batalla a un Athletic que hacía minutos que había dejado las armas para portar los escudos…

Este cambio, más allá de la presencia de un tercer central como Borja, que a pesar de sus flaquezas como defensa tiene una gran capacidad de generar salida de balón, daba una tremenda habilidad para imponerse en el centro del campo y generar peligro. Si los puñales fueron las bandas, la clave de la recuperación de balón fue la gente del medio. Alcaraz y Borja en particular, fueron especialmente activos en esta área, consiguiendo finalizar jugada rival y comenzar la propia, en la mayoría de las ocasiones apoyados por un ya importante Antoñito, saliendo y estirando la jugada desde la derecha. Un sistema que permitía, no solo mayoría en mediocampo, sino una tremenda capacidad para las permutas, con Nacho, Antoñito, Plano y Verde en posiciones muy móviles, funcionando en banda, en la frontal y entre líneas. En una de esas, iniciada por Verde desde la derecha, sale el gol visitante, con carrera y lucha de Antoñito incluida y con la fortuna del rebote, que va a caer hasta en dos ocasiones en jugadores blanquivioletas. Una fortuna buscada, con la tremenda disposición de jugadores para ocupar las zonas del campo necesarias para robar y generar peligro.

  1. Si en otras ocasiones fue la banda de Nacho la causante del peligro definitivo, en Bilbao el Valladolid supo jugar con el sistema, reforzando la idea de que esta plantilla confía plenamente en su capacidad de adaptación y, ante todo, en la ideas de Sergio González como comandante de esta aventura.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *