Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

La felicidad de la extenuación

Un argumento muy recurrente para excusar el bajo rendimiento tras un verano de Mundial es la participación en el mismo. El recorte de descanso es evidente en los mejores jugadores de los principales equipos del planeta fútbol. Viajes, presión, concentraciones y, en el mejor de los casos, celebraciones se acaban comiendo gran parte del tiempo destinado al descanso para aquellos que durante la temporada no poseen ni un instante para respirar. Sin embargo, no todos los jugadores están hechos de la misma pasta. En la más sureña de las dos Coreas, Heung Min Son tuvo que afrontar un reto que supuso un todo o nada en su exitosa carrera futbolística. El mejor jugador surcoreano hasta la fecha –con permiso de Park Ji Sung– vio muy cerca el final de su carrera si no lograba llevar a su selección a alzar el trofeo de los juegos asiáticos. Esa empresa, que para él suponía una situación límite, no le permitió descansar lo más mínimo en el periodo estival. Ahora se ha vuelto a reunir con su seleccionado para afrontar la fase final de la Copa de Asia 2019.

Natural de Chuncheon, Son Heung Min tuvo la mala fortuna de poseer una patria que obliga a sus ciudadanos varones a realizar el servicio militar. Pero este servicio presenta algunas excepciones. El ser un deportista de élite dentro de la comunidad surcoreana eximía de la obligación de ese servicio que le llevaría casi dos años completarlo, lo que supondría un frenazo clave y definitivo para la carrera de cualquier jugador. Resulta realmente llamativo que Son no fuera reconocido como uno de los mejores deportistas de su patria, siendo el mejor jugador de fútbol del país actualmente y puede que el mejor de la historia futbolística surcoreana. Lo que cuenta son los logros y estos eran clasificar a Corea del Sur para unos octavos de final de una Copa del Mundo o vencer los Juegos Asiáticos. Por edad, Son tenía que cumplir uno de esos dos objetivos si quería evitar el servicio militar.

Heung Min Son ha disputado un total de 76 partidos oficiales en todo el año natural 2018.

 

Después de una temporada muy exitosa a nivel personal para Son en el Tottenham, donde los Spurs consiguieron el tercer puesto de la Premier League y compitieron muy bien en las demás competiciones, el Mundial se atisbaba a la vuelta de la esquina como una oportunidad inmejorable para evitar que su carrera como jugador de fútbol se fuera a pique antes de tiempo. Corea del Sur quedó encuadrada dentro de un Grupo F con Suecia, México y Alemania. El inesperado desarrollo de la Copa del Mundo de Rusia nos hizo ver cómo, contra todo pronóstico, Corea del Sur dejó fuera a Alemania en la primera fase, pero perdió los dos partidos anteriores ante selecciones un escalón por debajo. Las lágrimas de Heung Min Son reflejaban una situación límite para él en el mejor momento de forma y rendimiento. La bala del Mundial se perdió en el eco de la desesperación por evitar el final de su relación con el balón. Sin tiempo para descansar, el jugador del Tottenham se puso a preparar su comparecencia en los Juegos Asiáticos, la última esperanza en el horizonte.

Después de siete largos encuentros a cara de perro, a mediados del mes de agosto, Son alzó junto a su selección el trofeo de campeón en los Juegos Asiáticos, lo que evitó que tuviera que presentarse a realizar el servicio militar y salvó su gran proyección futbolística. Sin embargo, las consecuencias de no haber parado de jugar desde agosto de 2017 hasta septiembre de 2018 se podían hacer notar. Son no había descansado lo más mínimo y, tras los Juegos Asiáticos, se reincorporó al combinado del norte de Londres para continuar con la temporada en Inglaterra. Justo después de regresar con su selección jugó algunos minutos en un exigente encuentro ante el Liverpool y ya volvió a entrar en el equipo titular de forma definitiva, siendo uno de los jugadores más usados por Pochettino.

El mejor jugador surcoreano hasta la fecha vio muy cerca el final de su carrera si no lograba llevar a su selección a alzar el trofeo de los juegos asiáticos.

Heung Min Son ha disputado un total de 76 partidos oficiales en todo el año natural 2018. A eso hay que añadir la primera parte de la temporada 17/18 en 2017 y el comienzo de 2019. Algo más de 80 partidos sin descanso entre una temporada y otra y sin haber notado un receso a nivel de rendimiento. Es más, en la presente temporada está mostrando un nivel fuera de lo común para no haber disfrutado del descanso que otros jugadores sí han tenido. Son es feliz con un balón en los pies y levantando a la parroquia spur. Una felicidad que vio cómo podía perder de manera definitiva y que él mismo se encargó de conservar. Precisamente, ese logro para mantener esa felicidad ligada al balón es lo que le está posibilitando ofrecer su mejor nivel sin que su estado físico lo note.  

¿Algo que añadir?