Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Partidos

Lyon dictará sentencia

«Para el martes tendremos que ser mejores sino lo pasaremos mal», decía Gerard Piqué nada más terminar el encuentro del FC Barcelona ante el Real Valladolid. Uno de los portavoces –y/o capitanes, mejor dicho– de la plantilla exteriorizó la preocupación de un vestuario que no encuentra el rumbo. Pese a que los azulgrana consiguieron los tres puntos, las sensaciones en los últimos partidos no han sido nada positivas. Con el desenlace de la temporada a la vuelta de la esquina, los de Ernesto Valverde muestran una versión alejada de un equipo preparado para competir por todo.

Con la victoria ante los vallisoletanos, el cuadro culé ponía fin a dos jornadas sin sumar de tres, pero el equipo se volvió a mostrar debilitado, tanto en juego como a nivel físico. Ni una semana entera ‘limpia’ sirvió para ver a una plantilla fresca. Además, el Barça se encontró con un contratiempo que se podía prever, y es que sin Arthur, el equipo pasa a ser excesivamente plano, dependiendo –más de lo habitual– de un Messi que no puede acarrear con todo el ataque. También fue preocupante el nivel mostrado por Luis Suárez, que falló más de lo habitual. Se pudo ganar por la mínima y los tres puntos se quedaron en casa, pero la preocupación ante el próximo reto hizo que la afición se quedara intranquila.

Aleñá está ante la oportunidad de asentarse en la primera plantilla del FC Barcelona por la lesión de Arthur.


Con motivo de la lesión de Arthur Melo, Carles Aleñá está ante la oportunidad de asentarse en la primera plantilla del FC Barcelona. El joven futbolista catalán tiene la opción de demostrar su valía en el club de su vida. Pese que ha gozado de minutos de mucha calidad, rindiendo además a un gran nivel, el salto definitivo lo puede dar ahora dando relevo a su homónimo. Si el Barcelona quiere mantener la posesión del esférico, el sustituto más natural en plantilla es el ‘21’. Habrá que ver si el técnico le da entrada ante el Olympique.

Si algo positivo se puede sacar del encuentro liguero fue cosechar la primera victoria en tres encuentros. Los empates ante Valencia y Athletic Club traían consigo las dudas en el momento decisivo del presente ejercicio futbolístico. Esto añadido a la recién salida del horno renovación de Ernesto Valverde, hicieron que los tres puntos tuvieran un efecto balsámico en el club catalán, más aún teniendo en cuenta las dos semanas que le vienen a un equipo que quiere llegar a mayo con posibilidades de competir por todos los títulos. La siguiente fecha marcada en el calendario es el 19 de febrero, cuando los azulgrana se desplazan a territorio galo para medirse al Olympique de Lyon en la ida de los octavos de final de la Champions League.

Las variantes con las que cuenta el Txingurri para formar su once son dos. En primer lugar, el clásico 4-3-3, con un centro del campo formado por Aleñá, Busquets y Raktic. Equilibrio perfecto defensa-ataque con una pieza ofensiva como es el canterano y el croata para contener las posibles arremetidas francesas. Otra de las opciones pasa por optar por Vidal, aunque esta opción es más defensiva que la anterior, cosa que no favorece a los intereses culés. En segundo lugar, el 4-4-2, sistema muy protagonista en el anterior ejercicio, pero menos utilizado ahora; el descanso de Coutinho y los bueno minutos de Dembélé hacen que sea una opción viable. En este caso, Valverde retrasaría a Rakitic a la posición de pivote junto a Busquets y dejaría las bandas al francés y al brasileño.

Viendo los precedentes esta misma temporada, y con la debacle de Roma en la mente, el Barça pone el foco en la máxima competición europea, donde espera encontrar su mejor versión. La plantilla se conjura para volver a la senda del buen juego y la victoria en la campaña de la reconquista de la “copa linda”, tal como dijo Leo Messi en el Camp Nou en la presentación del equipo ante la afición. La gran pregunta: ¿Mejorará la versión de este equipo frente a los franceses? Solamente algo así podría justificar unos partidos a tan poco nivel en La Liga Santander. En el vestuario tienen claro lo caro que se paga tener una mala noche en el Viejo Continente, el verde dictará sentencia. Lyon dictará sentencia.

¿Algo que añadir?