Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

Cómo te echábamos de menos, Holanda

Un artículo de Alex Heredia (@aheredia23 en Twitter)

Una larga travesía por el desierto que parece llegar a su fín. Ausente en la Eurocopa de Francia en 2016 y el pasado Mundial de Rusia tras no confirmar su pase en las rondas prevías a dichas competiciones. Un fracaso de dimensiones estratosféricas para el país que inventó el totaalvoetbal -fútbol total- de la mano de Rinus Michels en los años 70 y que seguiría su legado con su mejor aprendiz, Johan Cruijff, en los 90. Una esencia que parece recuperarse de la mano de Ronald Koeman quien, tras sus pasos por los tres grandes del fútbol holandés -Feyenoord, PSV y Ajax- y FC Barcelona, entrenado por el maestro Johan, sabe de primera mano lo que quiere recuperar el pueblo oranje para su combinado nacional.

La regeneración de la selección holandesa ha pasado por demasiadas manos hasta llegar a Koeman. El regreso de Guus Hiddink, la inexperiencia de Danny Blind, Fred Grim como técnico interino o el conocidísimo Dick Advocaat. Cuatro han sido los seleccionadores que han intentado devolver a la oranje a las grandes citas, pero ninguno lo pudo conseguir. De hecho, estos cuatro nombres se repartieron la faena de los anteriores cuatro años, es decir, un técnico al año. Imposible mantener y defender una idea con tan poco tiempo de trabajo y tantos cambios, pero todo cambió en febrero de 2018 con la llegada del actual seleccionador.

Ronald Koeman tenía claro lo que quería. Tenía claras sus ideas. Lo primero que debía hacer era dar oportunidad a todo ese talento dormido en los Países Bajos y su primera medida fue bajar la media de edad de un equipo que se seguía defendiendo como podía con sus viejos rockeros. Arjen Robben, Wesley Sneijder, Robbin van Persie… todos ellos con un talento indudable pero que el paso del tiempo era latente en sus actuaciones. De todos ellos se esperaba que en cualquier ocasión cambiaran el partido cuando detrás no disponían de ninguna otra idea de juego. Balones a los de siempre para que intenten decidir el encuentro con alguna genialidad.

El talento emergente siempre fue característico del fútbol holandés. Solo se necesitaba volver a creer en él.

Dick Advocaat, entrenador antes de Koeman, en su último once se podía presenciar una media de edad de casi 29 años -28,4- y, en el primer once de Ronald ante Inglaterra se vería cómo esa media de edad empezaría a bajar hasta los 24,6. Atrás quedaban los nombres citados anteriormente para dar entrada a nuevos jóvenes como los más que conocidos en la actual Matthijs de Ligt, Frenkie de Jong, Quincy Promes… una primera alineación con hasta nueve cambios.

Con la juventud por bandera, el segundo paso para Ronald era encontrar una táctica que le permitiera potenciar a todos y cada uno de sus jugadores. En ese mismo encuentro, ante los ingleses, el esquema que presentó Koeman fue un 5-4-1 con carrileros -van Aanholt y Hateboer- ayudados por dos extremos -Promes y Memphis- y con Bas Dost como referencia ofensiva. En ese encuentro el conjunto oranje perdió 0-1, pero las sensaciones fueron muy positivas para todos, incluidos los aficionados.

En el siguiente encuentro, ante Portugal, se volvían a ver muchísimos cambios en el once. Más jugadores nuevos que todavía no habían debutado con la selección y que mantenían ese nivel de edad que pretendía el técnico. Jugadores nuevos, esquema distinto. En ese caso, un 3-5-2 donde apostaría por reforzar el centro del campo y salidas rápidas al contragolpe con Memphis y Ryan Babel como referencias. El partido acabaría con 3-0 para Holanda y con la presentación ante el mundo de Matthijs de Ligt quien, con un soberbio partido, consigue secar por completo a Cristiano Ronaldo.

Los primeros encuentros de Koeman ante grandes selecciones se solventan con más victorias que derrotas. Pruebas duras para encontrar el equipo y esquema idóneo que finalmente le lleva a liderar un grupo complícadisimo, con Alemania y Francia, de la nueva competición de la UEFA Nations League. Un gol agónico de Virgil van Dijk en el último suspiro de la última jornada en Berlín confirmó el empate a dos final -tras ir perdiendo 2-0- que metía a los holandeses en la Final Four. Holanda volvía a estar en una fase final de un gran torneo gracias al trabajo y la restructuración de Ronald Koeman en apenas un año de trabajo.

¿Qué ha cambiado?

Lo más destacado de todo el trabajo de Koeman al mando de la selección es, sin duda, su capacidad para hacer que todos los jugadores se sientan imprescindibles para el equipo.

La mejoría de Jasper Cillessen desde su llegada al FC Barcelona deja a todos boquiabiertos. Un portero que generaba dudas en el Ajax, con bastante irregularidad en cuanto a rendimiento con el conjunto ajacied, en la selección se ha visto cómo su competencia y trabajo diario junto a Ter Stegen le han hecho el portero que es actualmente. Desde la marcha de Edwin van de Sar, Holanda carecía de ese guardameta que le ofreciera seguridad y liderazgo desde la porteria y es algo que han encontrado -sin llegar a ser como Edwin- en Cillessen.

La defensa era otro pilar sensible con los anteriores técnicos. Atrás han quedado las pruebas y los cambios en esa posición ya que con Virgil van Dijk y Matthijs de Ligt asentándose como una de las mejores parejas de centrales del mundo Holanda recupera la solidez y la tranquilidad en una zona del campo muy delicada. Dos centrales a los que hay que sumar la experiencia de Daley Blind por el costado izquierda y la ilusión y ambición de otro debutante como Denzel Dumfries por el carril derecho.

Avanzando líneas, llegamos al centro del campo. Allí se encuentra el timón, el cerebro y el temple de este equipo. Frenkie de Jong lleva a la selección igual que lleva al Ajax, a su ritmo. El joven jugador -21 años y solo dos en la élite- se maneja sobre el verde como el más experimentado de los futbolístas. Sobre él recae toda esa presión que parece que no exista cuando tiene el balón en su poder. Todo más fácil siempre, con Marten de Roon y Wijnaldum haciendo el trabajo físico y que en muchas ocasiones no se sabe ver. Un centro del campo que mezcla talento y fuerza para beneficio del juego de la selección.

En la última y decisiva línea encontramos la referencia del equipo en Memphis Depay. Sobre este talentoso, pero aveces demasiado irregular, jugador recae toda la función ofensiva. Él es quien decide las últimas jugadas, quien viene a recibir como falso nueve, quien se mueve con total libertad en la zona de tres cuartos y permite abrir espacios para que los extremos -ya sean Quincy, Bergwijn, Babel…- tengan vía libre en su carril para llegar a línea de fondo o recortar hacía dentro para disparar. Memphis siempre llama la atención de todos los defensores y eso es un beneficio para sus compañeros en ataque ya que, prácticamente, siempre hay uno de ellos libre por el dos contra uno que el rival ejerce sobre Memphis.

Línea por línea Koeman ha sabido encontrar el encaje perfecto que le permita potenciar todo el talento de la nueva oranje.

La idea de Koeman está más que instalada en la cabeza de sus jugadores. Ya está encontrada y de ella ha salido esta nueva Holanda que vuelve a maravillar al mundo. Ahora solo hay que esperar que el tiempo diga si es suficiente o no para volver a alzar un título europeo o implantar su primera estrella en el pecho con el próximo Mundial de Qatar en 2022.

¿Algo que añadir?