Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Encajar a Pedro León

El Eibar se ha convertido en un equipo tan entrañable como sólido y trabajado. La labor de José Luis Mendilibar es tan importante que la continuidad de algunos pilares del equipo dependen de la suya. Su ya famoso 4-4-2 ha dejado de ser tan fijo como antes y en ocasiones mete la variante de un tercer centrocampista interior sacrificando un delantero, aunque no es lo más habitual. El juego del equipo armero ha pasado de ser «defensivo» a totalmente proactivo. Pero pese a lo diferente que suena calificándolo, no es más que una evolución lógica del estilo de juego que ha implementado Mendilibar desde que llegó. Es un toma y daca constante con una presión altísima muy trabajada para que mande el Eibar, pero sin tener posesiones estériles. Esta propuesta se basa también en la cantidad de centros que es capaz de poner desde las bandas, y para ello, y debido a la lesión de Pedro León, Mendilibar colocó a Marc Cucurella de extremo, formando un doble lateral muy exterior para torpedear a centros a los equipos contrarios.

La lesión del murciano parecía un grave problema, pero el entrenador vasco no tardó en encontrar soluciones. Primero con distintos extremos en buena forma como Pablo De Blasis a su llegada, pero finalmente dio con la tecla situando al lateral culé por delante de Cote y cambiando de banda a Fabián Orellana. Una decisión táctica que sin duda ha sido realmente positiva para el equipo por un lado, y para el jugador formado en La Masía por otro. Sin embargo, la buena noticia de la vuelta al ruedo de Pedro León trae consigo una incógnita, un problema que muchos entrenadores querrían tener: ¿Cómo encajamos al murciano en un esquema casi perfectamente potenciado?

A priori el damnificado parece ser Cote.


Partiendo de la premisa que Pedro León es imprescindible para Mendilibar, y su presencia en el once, por tanto, indiscutible, la duda está en qué dos jugadores mantendrán su puesto, aunque sea una posición distinta. Los tres nominados son Cote, Cucurella y Orellana, y las dos posiciones disponibles las dos de la banda izquierda. De las tres combinaciones que existen, las más probables son las de devolver a Cucurella al lateral y cambiar de banda a Orellana por un lado, y la de mantener el doble lateral y prescindir de Orellana por otro. En la vuelta al once del centrocampista murciano en el Ciutat de València, Mendilibar optó por la primera opción prescindiendo de Cote.

Sin el lateral asturiano el Eibar pierde capacidad de centro desde la izquierda, pero gana desequilibrio y control en las dos bandas con Orellana y Pedro León, y llegadas constantes con Cucurella. Por otro lado, si opta por Cote y Cucurella, el conjunto armero gana aún más opciones de centros teniendo a dos jugadores expertos en ello en la izquierda, y a Pedro León en derecha. Tres guantes para el equipo de Ipurua. En una tercera vía, el equipo blaugrana perdería la llegada constante de Cucurella para mantener una banda izquierda más estándar. Un mar de dudas que despejará el veterano técnico de Zaldívar en las próximas jornadas.

¿Un cambio beneficioso para el Eibar?


Con esquema y un once tan bien explotados como los que venía teniendo el Eibar, la otra duda es si esta modificación va a ser un cambio positivo o si por el contrario tendrá una repercusión negativa. Puede suponer un plus competitivo y un soplo de aire fresco para acabar como un tiro la temporada, pero quizás conlleve un tiempo de adaptación que reduzca a nada el impacto en esta campaña. La probable marcha de Cucurella en verano por su gran rendimiento y el hecho de no tener urgencias de descenso podrían dejar clara una opción pensando más en la temporada que viene. Sin embargo, la incógnita de si Mendilibar renovará, y por tanto, la incógnita también de si Pedro León seguirá, vuelve a abrir el debate dejándonos sin una respuesta clara por ahora. Lo que se sabe es que la primera elección ha sido la de Cucurella y Orellana en banda izquierda, y que el equipo tuvo tramos buenos, pero terminó empatando en Levante. A partir de aquí, solo Mendilibar dirá.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *