Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

Un Betis a la deriva

El Real Betis Balompié no se encuentra. Los verdiblancos volvieron a perder, esta vez en Anoeta, ante una Real Sociedad que ya les aventaja en la clasificación. El cuadro comandado por Imanol Alguacil necesitaba la victoria para volver a creer en sus opciones europeas, algo que consiguió gracias a los tantos de Juanmi y Mikel Oyarzabal. Por su parte, los andaluces siguen en caída libre, y es que en los últimos 21 partidos solamente han podido sumar cinco victorias. Números muy alejados de un equipo que quiere luchar por una plaza en Europa la próxima temporada.

Una situación límite que tiene a la afición cada vez más crispada y que ve cómo la campaña sigue torciéndose. Con una plantilla mejorada respecto a la temporada pasada y con tres competiciones en el horizonte los andaluces afrontaban un año ilusionante que se ha visto diluido poco a poco. Primero Rennes en Europa League, después Valencia en Copa del Rey y ahora no estar consiguiendo los resultados para acercarse a las siete primeras plazas. Todo el conjunto de circunstancias está lastrando tanto a club como afición.

La temporada pasada, con las vistas puestas en Europa, el técnico cántabro apostó por cambiar el sistema. El Betis pasó a jugar con un 3-5-2, aquel que llevó a los verdiblancos a la sexta posición. Setién confió en lo que le había funcionado y, con una plantilla mejorada, mantuvo la fórmula que le había llevado al éxito, aunque en esta ocasión no están saliendo bien las cosas. Los rivales le han cogido la medida al equipo de las trece barras y conocen perfectamente su plan de partido. Solamente así se explica que los béticos tengan el mismo problema semana tras semana. Además, la inmovilidad mostrada por Setién hace que los triunfos sigan sin llegar.

Contra Rayo Vallecano y Real Sociedad, el técnico comenzó a cambiar cosas para invertir la dinámica de su equipo. En Vallecas, después de un choque malo de los suyos, el dibujo pasó del 3-5-2 al 4-4-2, con un Canales campando a sus anchas en la medular, bien protegido por dos futbolistas muy físicos como son Carvalho y Kaptoum. En Anoeta, tras encajar el primer tanto, los verdiblancos pasaron a distribuirse con un 4-2-3-1, que en algunos momentos pasó a ser un 4-3-3, algo que tampoco funcionó, puesto que los txuri-urdin terminaron llevándose los tres puntos.

Otro punto que explica lo que está sucediendo en territorio sevillano son las lesiones y el bajo nivel de los jugadores en el plano individual, especialmente en la segunda mitad del ejercicio. En un sistema, el 3-5-2, que potencia a los laterales, cayeron Francis y Junior Firpo, dos piezas clave para el preparador cántabro. Los relevos en la derecha, Barragán o Emerson, no han dado el nivel. Frustrante especialmente el caso del brasileño, que llegó para reforzar a la plantilla en invierno, pero en los pocos minutos que ha tenido ha demostrado estar muy lejos del nivel que requiere el Betis en esa zona del campo. Por la izquierda, la nota positiva ha sido Tello, que cuando mejor estaba se lesionó, pero que es un fijo por su desborde.

El bajo nivel de algunos jugadores, unido a las lesiones en puestos clave, explican en gran parte el momento que vive el Real Betis.

 

Lo Celso merece un capítulo a parte. El argentino estaba siendo una de las pocas noticias positivas del equipo andaluz, pero en el último mes se ha diluido. El centrocampista está muy lejos de su nivel en el momento crucial de la temporada, algo que sus compañeros han notado. Junto a él están los delanteros, que no consiguen crear ocasiones. De hecho, el Real Betis es el equipo de La Liga que menos ocasiones remata, solamente superado por el Girona. Algo que se suma a que cuando llegan al área, tanto Loren como Sergio León no disponen de precisión para aumentar la renda de goles a favor. La secretaría técnica necesita buscar refuerzos en esta posición para el año que viene, puesto que Jesé, aunque esté actuando en esa zona, parece más orientado a ser un parche. La última incógnita es Lainez, el mexicano que llegó en enero y que es uno de los jugadores con más desborde de la plantilla, pero que no entra en las alineaciones.

Con los rivales sumando puntos, los verdiblancos siguen perdiendo fuelle en su particular lucha por entrar en Europa. A medida que pasan las jornadas, se hace mayor la distancia. El Real Betis ya ocupa la décima posición a falta de ocho jornadas y parece que la situación no va a mejorar. Caer en Europa League y en Copa del Rey se podía prever, pero no entrar en competiciones europeas supondría un fracaso mayúsculo tanto a nivel deportivo como económico. En el Villamarín prepararon la temporada para volver a estar en el Viejo Continente, pero de momento no lo están consiguiendo.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *