Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Partidos

La madurez europea del Liverpool

El Liverpool consiguió doblegar, sin demasiada dificultad, a un Oporto que se desmarcó de la imagen ofrecida en anteriores encuentros de Champions League. Viendo el rendimiento de los portugueses en la eliminatoria ante la Roma, se preveía que pisaran Anfield mostrando una versión más competitiva, algo que no se vio en ningún momento del encuentro. Los ingleses demostraron un punto de madurez que no tenían en la máxima competición europea la temporada pasada y encarrilaron la eliminatoria con un resultado de 2-0. Cierto es que aquí nadie puede confiarse, pero también hay que reconocer que los lusos lo van a tener muy complicado para doblegar a un equipo que ha mostrado una solidez encomiable.

Cogiendo la referencia de la pasada Copa de Europa, donde los reds fueron finalistas, pero más por sorpresa que por galones, se puede establecer una comparación con su presente. Y es que la plantilla de Jürgen Klopp da la sensación de haber madurado a pasos agigantados para adaptarse a una competición que históricamente conoce a la perfección. La vuelta al Viejo Continente sirvió para empaparse de conocimientos que ya habían pasado por Merseyside, pero que el equipo necesitaba refrescar. Una campaña después y tras haber cedido una final ante todo un Real Madrid, el club está preparado para afrontar la Champions con la mayor de las garantías.

Ese poso que requiere una competición como la Copa de Europa parece ya palpable en los de Jürgen Klopp.


Ante el Oporto no varió demasiado la idea de juego de la temporada. Con el clásico 4-3-3 el Liverpool pretendía someter a su rival, algo que consiguió desde el inicio. Y es que el primer tanto llegó mucho antes de que hubiésemos visto algo de fútbol. Los de Conceiçao aparecieron en escena con un 4-4-2 buscando organización para sorprender con salidas rápidas, algo que no llegó a suceder, pues ir por debajo en el electrónico desde los primeros minutos pesó mucho a una escuadra que no supo cómo meterle mano al cuadro de Anfield. La renta podría haber sido mucho mayor, pero los reds se propusieron controlar el encuentro con la pelota en su dominio, algo que no ocurría la temporada pasada, cuando eran un equipo que funcionaba por dinámicas dentro del mismo encuentro.

Klopp ha conseguido que la defensa se haga a partir de la posesión, algo que se vio sobre el césped contra los dragones. Además, este Liverpool ha dejado de ser un equipo con cambios de ritmo constantes; le basta con empezar a un nivel alto los encuentros para después controlar la situación, algo interesante en un torneo donde el desorden suele hacer caer a los equipos grandes. No solo eso, puesto que esta plantilla está mucho más compensada que la de hace un año. Con la llegada de Alisson y Van Dijk, unidos al nivel de Firmino o el centro del campo, los ingleses son candidatos a todo.

El Liverpool ha sumado registros en su juego, y ante estos, el Oporto no pudo presentar batalla en Anfield.


Con una final a sus espaldas, el técnico alemán convence en una Champions League que quiere conquistar. El camino no será fácil. Eliminar al Oporto implica cruzarse con FC Barcelona o Manchester United. Lo que está claro es que si se quiere estar en la final, hay que superar muchos obstáculos. Si los reds mantienen este nivel, e incluso mejoran sus prestaciones, son claros candidatos a levantar la orejona el 1 de junio en el Wanda Metropolitano.

2 COMENTARIOS

  1. Gran análisis. Destacar lo de firmino que ayer hizo un partido como los de siempre pero esta vez aportando ese plus que le caracteriza a los cracks de esta competencia. Grande Liverpool YNWA!

    • Firmino nunca falla. Cómo ha encajado con Klopp y sus dos compañeros en el tridente de ataque. Uno de esos jugadores fundamentales para el Liverpool y que en las grandes citas se crece.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *