Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

La protección como virtud

El fútbol está fuertemente sujeto a un gran apartado emocional. Las sensaciones de todos y cada uno de los integrantes de un plantel son tan importantes como la propia forma física en algunas ocasiones. El Valencia ha desarrollado toda una montaña rusa de sensaciones en esta temporada, una atracción que ahora mismo se encuentra en su punto más alto para afrontar lo que puede ser la bajada más emocionante que se recuerda en los últimos tiempos a orillas del Turia. Marcelino es actualmente el mismo entrenador que estuvo a punto de ser destituido a mediados del mes de enero. El equipo también es el mismo por fuera, pero no por dentro. Las sensaciones han cambiado, pero no el juego. En el ostracismo de la primera mitad de la temporada el conjunto che ya demostraba ejecutar el plan del técnico asturiano a la perfección, faltando lo más importante: el gol. Ese factor sigue siendo pobre actualmente, pero todo se ha equilibrado con el grandísimo nivel defensivo que ha experimentado el equipo. La efectividad del Valencia se cimienta sobre el apartado defensivo.

El Valencia posee una ventaja clave sobre Getafe y Sevilla: les tiene ganado el gol average.

 

Una buena defensa es el mejor ataque suele decirse, y en el caso del Valencia no le falta razón. La situación del conjunto de Mestalla se puede comparar, salvando las distancias, con otro histórico club europeo. El Liverpool, a la llegada de Klopp, presentaba una sangría defensiva que no le permitía luchar por cotas altas. Tras unas temporadas de vaivenes, el conjunto red hace rentable ahora su gran tridente ofensivo con unos números en materia defensiva magníficos. El mismo caso se trata si hablamos del Valencia, pero sin ese feroz ataque. A falta de cuatro jornadas el Valencia tiene a tiro de piedra completar su objetivo doméstico: quedar dentro de los puestos que dan acceso a la Liga de Campeones. El enfrentamiento ante el Real Betis en Mestalla en la jornada 4 que se saldó con un empate sin goles dejó al equipo en los puestos de descenso. Después de 29 jornadas, los de Marcelino son quintos y el aspecto de juego que ha mejorado es el goleador, pues en defensa han sido de los mejores equipos del campeonato durante toda la competición. La mejoría es clara: en la primera vuelta el equipo anotó 17 tantos y en la segunda, a falta de cinco jornadas, ostenta 21.

Varios factores han influido para mejorar el nivel goleador del equipo y para llevar a un mayor escalón el buen rendimiento defensivo que se estaba protagonizando. El despertar de Gonçalo Guedes ha sido la mejor noticia para el Valencia en este último tercio de temporada. El fichaje más caro en la historia del club y el jugador insignia del proyecto está rayando ya su mejor versión, la que el año pasado asombró a todo el campeonato. Sus goles en los últimos encuentros han significado avances de ronda en Europa League –donde actualmente el equipo se encuentra en semifinales– y puntos importantes en La Liga Santander. Su última actuación en el Villamarín certificó su nivel. Además, a esos goles del luso se le tiene que sumar otra individualidad; la portería valencianista está protegida por uno de los porteros más seguros de todo el campeonato. Neto se ha convertido en un pilar para Marcelino no solo por sus grandes intervenciones si no por la seguridad que otorga en un equipo que pasa mucho tiempo achicando agua de su área para aguijonear al contragolpe. El gran porcentaje de blocajes del brasileño es de un valor incalculable en este equipo.

La efectividad del Valencia se cimienta sobre el apartado defensivo.

 

Pero por encima de todo está el sello de Marcelino y su capacidad para convertir en un bloque sólido todos los equipos bajo su mando. El orden y la solidez rigen a este Valencia sin balón. Sin ir más lejos, es el segundo equipo que menos goles ha encajado en toda la temporada, solo por detrás del Atlético de Madrid. Además, de los 33 partidos de Liga Santander disputados, se ha dejado la portería a cero en 12 de ellos. El número de derrotas cosechadas también da la razón el entrenador asturiano, ya que el equipo valencianista es el segundo equipo de toda la competición que menos derrotas ostenta (cinco, al igual que el Atlético de Madrid). Eso le permite seguir en la lucha por sus objetivos de Liga de Campeones, donde la lucha parece haberse cerrado a tres equipos. Valencia, Getafe y Sevilla pugnarán por esa cuarta plaza en las cinco jornadas que restan para el final de la temporada. Los madrileños la ocupan en estos momentos manteniendo a valencianos y sevillanos a dos puntos. Sin embargo, el Valencia posee una cierta ventaja sobre ambos equipos: les ha ganado el gol average. La lucha está abierta y el Valencia tratará de cumplir, pese a tener las distracciones de la Europa League y la final de Copa del Rey. Si su triplete particular llega estará basado y gestado desde la defensa, como hace 15 años atrás.

¿Algo que añadir?