Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Odegaard redondea el proyecto realista

La Real Sociedad está inmersa en una etapa de inversión económica en talento joven para formar un proyecto interesante alrededor de piezas fundamentales de Zubieta como Mikel Oyarzabal, entre otros. Tras una temporada un tanto extraña donde se han matizado las formas para llegar al objetivo con el cambio de entrenador, toca dar el callo en San Sebastián, y para redondear el equipo llega la perla noruega por excelencia, procedente del Real Madrid, Martin Odegaard.

El media punta, o mejor dicho centrocampista ofensivo zurdo, viene de ser absolutamente determinante en el Vitesse holandés en la Eredivisie y le llega la oportunidad de recalar en La Liga para seguir evolucionando en un equipo que trabaja tan bien el talento joven. A las órdenes de Imanol Alguacil deberá medirse con jugadores de nivel por hacerse un hueco en el once en un equipo que solo disputará dos competiciones la próxima temporada y una de ellas, la Copa del Rey, podría ser cuestión de un partido con el nuevo formato.

El talento del rubio noruego está evolucionando.

Odegaard firmó sorprendentemente con el Real Madrid en enero de 2015 tras haber debutado con 15 años con la selección absoluta de Noruega y dejar múltiples destellos en el Stromsgodset de su país natal. Desde entonces y tras jugar en el filial blanco, Heerenveen y Vitesse, el exquisito zurdo ha evolucionado como futbolista y ha adquirido la experiencia que te da la edad y el poso de juego que te da la experiencia. Convirtiéndose así en un jugador más hecho y, por consiguiente, mucho más apetecible que antaño.

Su calidad técnica y visión de juego está fuera de toda duda. Su habilidad para romper líneas, conducir, crear y liderar ataques tampoco. Posee una zurda de seda que enamoró en su día al encargado de ficharle para el Real Madrid, que ha enamorado esta temporada a toda la afición del Vitesse y que puede terminar encandilando a toda la parroquia txuri urdin si prosigue con su proyección. Anoeta espera a la joven perla noruega.

Centrado o escorado a la derecha.

El fútbol del noruego se aleja bastante de lo que es un extremo al uso, pero lo cierto es que debido a la tendencia actual de los jugadores de banda a pierna cambiada con mucha calidad, bien podría partir desde el costado derecho. Su perfil, sin embargo, encaja más como media punta en San Sebastián, jugando entre líneas, desbordando y dando últimos pases a la vez que participa en la creación de juego.

El problema que tiene el noruego en su llegada a Donosti es la dura competencia que se le presenta ante sí: Ander Barrenetxea, la joya de la corona de la cantera txuri urdin por izquierda, Mikel Oyarzabal, emblema del club y líder del equipo en cualquiera de las posiciones de ataque, y Adnan Januzaj, estrella mediática y muy habilidoso en derecha. A esos hay que sumar a Portu, que tiene una posición incierta todavía en el esquema realista, y Mikel Merino, que es centrocampista, pero si Imanol opta por la fórmula del trío en la medular, quitaría sitio en tres cuartos a un hombre de ataque.

Al fin y al cabo es Imanol quien va a definir la importancia de Odegaard en la Real. Si el 4-2-3-1 con Oyarzabal de media punta gana enteros, el noruego tendrá que verse relegado a la banda y pelear por el puesto con extremos puros para evitar la suplencia. Difícil asunto. Sin embargo, la polivalencia de Oyarzabal, demostrada con la Real y con la sub-21, podría dar más opciones a Odegaard de hacerse un hueco. También es cierto que visto el historial de lesiones del equipo txuri urdin, minutos y oportunidades va a haber para todos.

El centro del campo va a marcar mucho las opciones del noruego. Si en vez del 4-2-3-1 Imanol ajusta el esquema a un 4-3-3 más clásico, Oyarzabal se escoraría a una banda, y la otra se disputaría entre Portu, Januzaj, Ander Barrenetxea y el propio jugador del Real Madrid. Aunque no es descartable la opción de jugar con dos puntas ni tampoco la de escorar a Willian José a una banda con Alexander Isak en punta. En un 4-4-2 el jovencísimo zurdo perdería opciones, pero lo cierto es que, de una manera u otra, parece que el perfil de Martin Odegaard va a encajar a las mil maravillas en Donosti.

¿Algo que añadir?