Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Volver a ser

Han cambiado bastante las cosas en Anoeta los últimos meses. La distancia que separaba la pretensión de Asier Garitano y la realidad lo acabó apartando de su aventura realista. El conjunto txuriurdin volvió a confiar en Imanol Alguacil para revertir la dinámica del equipo y la puesta en escena mejoró de manera significativa por la proximidad entre propuesta y realidad. La diferencia entre ambos recorridos tuvo su clave en el actor: el jugador. Si con Garitano el equipo no sentía lo que quería el entrenador, el plan de Alguacil ha calado más en el grupo a partir de un enlace emocional. La continuidad del de Orio transmite seguridad en San Sebastián, una seguridad más estimulante con la llegada del mercado, cuando podrá adquirir piezas que permitan concretar la propuesta y darle alternativas que la completen. Con la incerteza de si se convertirá en lo primero o lo segundo, Christian Portugués, ‘Portu‘, es un jugador que debe volver a ser lo que no ha sido este año.

Portu aterriza en Anoeta para recuperar su mejor versión en un equipo que conecta con su propuesta.

Los dos últimos cursos en Montilivi en La Liga han sido muy dispares para el de Beniel puesto que ha tenido dos relaciones distintas con el rol que debía obedecer. El primero, con Machín al mando, era su segundo curso en Girona, en una temporada en la que rindió muy bien desde una mediapunta que explotaba lo que viene siendo Portu: verticalidad con balón, explosividad en el último tercio y gol. La negativa final del Sevilla deterioró su imagen dentro del campo, pero el cambio de entrenador modificó el paradigma y el murciano casi nunca se sintió el futbolista que era. La desorientación táctica en la parcela ofensiva le exigía una autosuficiencia que no tiene y le incomodaba. En este sentido, Portu es un jugador emocional, más extremo en esa rama, que si le gusta lo que juega va a ser de los mejores, pero si no le convence le puede costar mucho adaptarse.   

En Anoeta, aun así, esta desconexión entre entrenador y plantilla no la va a encontrar. El conjunto realista tiene claro a lo que juega, sobre todo en campo rival, a diferencia de la etapa de Garitano. Cuenta con un abanico de jugadores de técnica exquisita y capacidad asociativa que permitirán al murciano ser el elemento sin balón que permita romper hacia delante lo que hagan sus compañeros. El ex del Girona busca siempre la portería, es insistentemente vertical. Cuando le llega el balón, trata de inventar la manera que sea para generar peligro ya sea asociándose con un compañero exterior o interior o desde el uno contra uno.

En la Real de Alguacil, Portu se va a mover por zonas que no tenía la costumbre de pisar, teniendo más impacto sin balón que con él.

Portu es un perfil más de romper al vacío con el balón que jugarlo en espacios reducidos, es decir, es poco técnico con el esférico en los pies. Aunque normalmente necesita de ayuda para progresar, le gusta ser algo individualista en este sentido y aprovechar su recorrido físico para dar ese punto de desequilibrio necesario en un equipo con tanto juego posicional como la Real. Algo que tiene más sentido desde la posición donde se encuentra más cómodo. Al nuevo jugador realista le gusta más jugar a pie natural, donde ahora mismo se puede encontrar con dura competencia tanto por la presencia de Januzaj como por la llegada de Odegaard y su versatilidad. Eusebio lo ha probado este año en el costado contrario y le ha costado algo más expresarse porque depende bastante de su pierna buena, la derecha.    

Sin embargo, la competencia por derecha puede no ser un quebradero de cabeza para el murciano, dado que puede encajar perfectamente por dentro, jugando por detrás de un nueve fijo. La llegada de Portu puede suponer un intento de suplantar a Juanmi, aunque se trate de un jugador de características algo diferentes. El del Betis tenía más gol y mejor relación con el balón, aunque no la misma explosividad de Portu. A pesar de que pueda atacar el espacio partiendo desde dentro, no es un movimiento que se le haya visto mucho en Montilivi, no de forma diferencial, puesto que la profundidad la daban, sobre todo, los carrileros. En el esquema habitual de Alguacil, carente de mediapunta, Portu jugará en un lugar nuevo, algo distinto a ese rol interior en la zona de tres cuartos, y en un contexto de poco balón, más pegado a la cal. Esto va a ser algo que le exigirá sumar eficiencia en su toma de decisiones, puesto que en el exterior estará más liberado, y conocer su labor sin balón más representativa.

Así pues, Portu intentará volver a ser aquel jugador singular que conocimos en la temporada 17/18 en un contexto nuevo para su fútbol. Tan estimulante será ver qué se desprende de este nuevo Portu como la manera en la que Alguacil decide incluirlo dentro de su esquema. Más estímulos para una Real que continúa aglutinando altas dosis de talento en su parcela ofensiva.

¿Algo que añadir?