Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Ferland Mendy, Marcelo Vieira y el Real Madrid

La historia reciente del Real Madrid no se entiende sin su lateral izquierdo. Las dos generaciones que han rellenado las vitrinas del Santiago Bernabéu con más Copas de Europa que nadie en el continente guardaban siempre un arma secreta indetectable para sus rivales, siempre preparada para marcar la diferencia en los partidos más calientes y competidos de la temporada. Roberto Carlos y Marcelo Vieira, diferentes y fabulosos al mismo tiempo, cada uno con sus virtudes, han sido fundamentales en todo este desenlace. Y ahora, ya en la segunda mitad del 2019, se atisba un periodo de transición en el que ese puesto puede quedar sin claro dueño. La última temporada del 12 fue la primera pista de que, desde la llegada del 3 en 1996, el Madrid no va a poder seguir enviando balones a esa zona con la intención de que aparezca la jugada definitiva. Puesto que eso es lo que han supuesto ambos brasileños: un foco continuo de determinación.

Tras Theo Hernández, llega al Real Madrid otro candidato a ocupar la banda izquierda y competir con Marcelo.

Hace dos veranos, el club blanco se fijó en la gran temporada del Alavés y su carrilero izquierdo para ir pensando en el relevo de Marcelo a medio o incluso corto plazo. Theo Hernández destacó por su profundidad, potencia y verticalidad, cualidades que no lucieron en Chamartín debido a una falta de correspondencia técnica y emocional. La temporada pasada fue un canterano, Sergio Reguilón, el que consiguió desplazar de su puesto al segundo capitán con solo mayores dosis de concentración, compromiso y solidaridad. La banda izquierda del equipo fue siempre una incógnita, y en este mercado de fichajes el Real vuelve a buscar una pieza que equilibre la plantilla y dé certezas en esa zona de la defensa. La llegada de Ferland Mendy, de 24 años, pretende ser cura para las dudas y solución ante las situaciones adversas que se presentaron la pasada campaña y que en esta que se avecina no serán menos.

El lateral francés, aunque joven, tiene ya experiencia tanto en la Ligue 1 como en Champions League. Se caracteriza fundamentalmente por su potencia y movimientos ofensivos, que le hacen sentir el juego con una sola dirección hacia campo rival. Conduce con velocidad y determinación, y puede incidir tanto por dentro (al más puro estilo Marcelo) como por fuera, por lo que añadirá tanto cantidad como variedad cuando Zinedine Zidane le dé la oportunidad de recorrer la banda izquierda. Incansable, podrá ser foco de desequilibrio desde el vértigo hacia el pico del área o línea de fondo, movimientos que serán más provechosos cuanto más coordinación tengan con los de Eden Hazard. El belga, que presumiblemente ocupará en ataque zonas cercanas a las de Mendy, tendrá bastón de mando en el ataque blanco, y el espacio y distracciones que pueda recibir del francés le darán aire y rendijas que le ayudarán a marcar la diferencia. En campo propio, además, Ferland ha demostrado ser aseado, pudiendo cubrir zona y corregir en transición defensiva, tapar el agujero que ha supuesto ese carril y responder las preguntas que este curso se le han resistido a los que lo han ocupado.

Probablemente, la falta de técnica y finura alejen a Ferland Mendy de la élite absoluta de laterales europeos.

La cantidad y variedad de recursos ofensivos que presumiblemente aportará Mendy puede verse feamente matizada por su déficit de técnica para el gesto final cuando la defensa ya esté aculada en su área. Quizá para ese último pase, centro o pared el francés se quede corto, pese a que para el desborde e incluso el regate sí esté bien dotado. La extrema finura que ha demostrado en los últimos años Marcelo para condicionar con su zurda a la hora de sacar el balón jugado, combinar y tejer jugadas en el centro del campo y, sobre todo, parar el tiempo para decidir en la frontal del área y dentro de ella, quedan lejos del francés. Por tanto, Sergio Ramos en los primeros pases, Toni Kroos en la circulación y Eden Hazard en la aceleración final, podrán contar con una pieza de frecuencia asegurada en el flanco izquierdo, aunque no le deberán exigir lo que un día Marcelo ofreció y que llevó al club blanco a dominar el fútbol europeo con el lateral izquierdo como uno de sus valores competitivos más incontrolable, decisivo y desequilibrante.

¿Algo que añadir?