Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

El espacio del ‘Monito’ Vargas

El Espanyol 2018/19 empezó a crecer y se desarrolló a partir de tres futbolistas, uno por línea. El primer de ellos fue Mario Hermoso, construyendo desde el balón y anticipándose sin este. El segundo, Marc Roca, el eje de Rubi, el termómetro que pasó por mejores y peores momentos. Y, finalmente, Borja Iglesias: un delantero al que se le ofreció un rol importante y cumplió en su debut en La Liga. Con aspectos potenciados y puntos sin explotar -como las bandas, por falta de perfiles- y aún con incertezas, Matías Vargas llega al Espanyol para hacer crecer al equipo.

El ‘Monito’ procede de Vélez Sarsfield, convirtiéndose en el fichaje más caro de la historia de los blanquiazules. Como extremo izquierdo, capaz de recibir pegado a la línea de banda o en posiciones interiores, con tendencias hacia el clásico diez argentino, es un generador. Se le puede definir como tal, pese a partir desde un costado. No es un goleador, aunque arma muy rápido la pierna, pero es diferencial a partir del pase. Con un tren inferior muy potente, en Argentina se le ha llegado a comparar con Eden Hazard.

El ‘Monito’ Vargas es un generador que parte desde la banda.

La apuesta del Espanyol por David Gallego es, con matices, continuista respecto a la ideología de Rubi, con una acentuada apuesta por los jugadores de la casa. Vargas encaja con un su entorno más cercano. Imaginar a Matías tomando posiciones centrales nos lleva a combinar en la ecuación, principalmente, dos nombres: Adrià Pedrosa y Wu Lei. Gallego tiende a mandar a los laterales muy arriba y el ‘Monito’ se siente cómodo cuando le doblan y puede partir hacia el centro. El emparejamiento numérico ante los defensas le permite explotar la diagonal, no siempre en pos de finalizar, sino también de asistir. Precisamente uno de los delanteros que mejor domina el desmarque de ruptura es Wu Lei, mientras que a su lado puede estar Facundo Ferreyra o Borja Iglesias. Vargas tiene como detalle característico el centro con rosca al segundo palo. Así pues, conecta con el cercano y mantiene activo al delantero más alejado. El extremo argentino será una fuente de generación a los puntas que trabajen al espacio.

El contexto y la idea de juego de Gallego obligará a Vargas a estar conectado y ser partícipe en el juego, no únicamente de cara a dar el último pase o finalizar. Otro de los jugadores llamados a ser importantes en el Espanyol 2019/2020 es Óscar Melendo. El canterano ha ido sumando minutos exponencialmente las dos últimas temporadas. Aun con un potencial por explotar, se le otorga una libertad de movimiento absoluta. Se acerca a la base de la jugada, donde aparece Sergi Darder, pero su mejora de lectura en las apariciones entre líneas le ha permitido que sus excelentes gestos técnicos y su visión de juego tengan un peso importante en el juego, para desarrollar y verticalizar. Con Vargas, el Espanyol suma a otro creador, no acerca el equipo al gol, pero sí a la portería.

Vargas tiene una gran visión de juego y se complementa con delanteros con rupturas al espacio.

Pese a que no es un jugador que destaque en la velocidad, permitirá a los catalanes mejorar en las transiciones ofensivas, un aspecto poco potenciado pese a cómo gestionaba los espacios Borja Iglesias en sus aperturas a banda cuando el equipo corría. Vargas es un perfil de extremo que el Espanyol no tenía. De hecho, la falta de desequilibrio en las bandas fue una de las losas del equipo la pasada temporada, algo que tampoco ofrecían los laterales, hasta que emergió la figura de Pedrosa.

El ‘Monito’ Vargas es un extremo que mejora a los extremos de la plantilla. Y a los que actuaban como tal. Además, se adapta al rol que busca Gallego: jugando a pierna cambiada y capaz de percutir por el carril central. Tangibles en los que ni Pablo Piatti o Hernán Pérez consiguieron ser diferenciales con Rubi. Además, tiene una capacidad de trabajo y un carácter que hace de él un jugador persistente y atrevido. Vargas, con un espacio reservado para él, apunta a ser uno de los nombres importantes de la próxima temporada, por sí mismo y por todo lo que puede aportar a su entorno.

¿Algo que añadir?