Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Otra vuelta a la banda derecha del Villarreal

Desde que Javi Calleja llegó al banquillo del primer equipo del Villarreal CF ha ocupado las bandas de forma muy distinta. Su forma de entender la plantilla que tenía a su disposición y los diferentes sistemas que ha ido empleando han ido cambiando los movimientos de las piezas de fuera a dentro y de dentro a fuera según le fuera conveniendo, llevando hacia la cal a extremos, interiores y laterales. En su primer proyecto trató de dar vitalidad al dibujo planteando un rombo en el centro del campo en el cual Samu Castillejo era el interior derecho, empleando ahí a su único extremo para verticalizar de otra forma y dejando las bandas a los carrileros. Posteriormente, en su vuelta a La Cerámica, cambió el paso y prefirió un sistema más ancho para que Cazorla mandara por dentro y la gran aparición de la temporada pasada, Samu Chukwueze, amenazara desde fuera en la banda derecha.

Samu Chukwueze se postula como foco de peligro al que buscar tirado a la banda derecha.

El futbolista nigeriano supuso un soplo de aire fresco al plantel amarillo. Su autosuficiencia para crear la jugada y su agresividad con el balón para buscar el pico del área le dieron herramientas a Calleja para construir un ataque que siempre pudiera intimidar y hacer dudar a la defensa contraria, ya atacara el submarino en campo contrario o transitara desde el propio. Sus movimientos más naturales nacen hacia dentro, y es ahí donde, a la hora de compensarlos hacia fuera, menos rédito sacó el Villarreal. Pues Mario Gaspar no fue capaz de completar ese lado y, aunque Chukwueze abarcara por sí mismo todo el carril, se quedó sin un distractor que al quitarle algún rival seguro le podría allanar el camino. Y para eso llega este verano uno de los traspasos internos de La Liga Santander que más inmediato rendimiento puede aportar; un Rubén Peña que se ha hecho especialista en las funciones de lateral derecho en una plaza, la de Ipurua, donde el juego por bandas constituye un santo y seña de los planteamientos habituales.

En el 4-4-2 de Mendilibar, Peña ha tenido un papel fundamental a la hora de gestionar la banda derecha. Si en otras temporadas habían sido jugadores que desde el volante derecho fueron epicentro del sistema, como Keko Gontán o Pedro León, en esta ocasión fue el lateral el que empujaba al grupo al otro campo desde ese lado. Con ello, el técnico vasco conseguía sumar a zonas centrales al centrocampista que ocupara esa zona (Orellana fundamentalmente) con la tranquilidad de que el futbolista abulense cubriría toda la vertical con eficiencia. Pues, a su intensidad en cada acción y a la frecuencia en el esfuerzo, fue siendo capaz de añadir, y esto es fundamental, verdadero conocimiento de los movimientos y el timing que se precisan para hacer daño en cada incorporación. Y todo sin descuidar sus obligaciones defensivas a la hora de replegar o de corregir cuando el equipo rival ataca por su zona.

Rubén Peña llega preparado para rendir de inmediato en defensa y en ataque.

Su adaptación al Villarreal se intuye muy natural. Su puesto está claramente ubicado en ese lateral derecho que será protegido por Albiol e Iborra, y cuyo punto por delante -que siempre tendrá que tener ubicado- será el de Samu Chukwueze. Su conexión con el nigeriano se antoja arma básica del arsenal que manejará Calleja, pues el recorrido reciente de Rubén Peña nos hace pensar que será capaz de compenetrarse con Samu cuando este arranque y se aleje de la cal. Ese será el momento en el que la nueva incorporación groguet saltará para estirar hasta la línea de fondo y, arañando otras miradas o asistiendo al área, constituir un elemento de sorpresa y versatilidad en un ataque con talento suficiente para hacer girarse con continuidad a las defensas contrarias.

¿Algo que añadir?