Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

FútFem

España se queda a las puertas

Adiós al sueño. España se despidió del Campeonato de Europa Sub-19 tras caer en semifinales ante Francia. Tras una trayectoria positiva en cuanto a resultados, las de Pedro López no superaron la última prueba y finalizan un torneo en el que no se han dado las sensaciones que se esperaban de este equipo. La Selección sigue con su (exitoso) plan de trabajo para llevar al fútbol a lo más alto. Este campeonato ha de servir para corregir errores de cara al futuro y reforzar lo que se ha hecho hasta la fecha.

Llegar a unas semifinales no es nada fácil y España lo ha conseguido otra vez, aunque es cierto que con la sensación de que se podría haber hecho más. La dificultad de los rivales ha ido in crescendo hasta encontrarse con las dos selecciones que estarán el próximo domingo en la final. Ante Alemania y Francia, ‘La Roja’ no ha podido sacar el resultado esperado. La realidad es que el nivel de exigencia ha sido mayor en estos dos últimos partidos, algo que el equipo pudo salvar con más acierto ante las germanas con una buena actuación en defensa, pero que ha sido el detonante ante las galas.

Este campeonato ha de servir para corregir errores de cara al futuro y reforzar lo que se ha hecho hasta la fecha.

Y es que el partido contra Francia ha sido de un nivel muy alto -especialmente en el plano físico-. El rival, además, tenía clara la fórmula para minimizar a España: bloque medio con poco espacio por el centro y una presión intensa cuando no disponían del balón. Las de Pedro López acusaron el ritmo alto que impuso el contrario y fue hasta pasados 15 minutos que se asentaron sobre el césped. A partir de entonces se vio otra cara, pero aconteció un problema que ha venido acompañando durante todo el torneo: la falta de acierto de cara a gol. Situaciones que se han de trabajar de cara a próximas competiciones.

Una vez asentadas sobre el terreno de juego, se vio a un equipo más reconocible (proponiendo a través de la posesión, presión alta tras pérdida e intensidad en cada acción) aunque la sensación de peligro real no llegó hasta la prórroga. España dispone de futbolistas de mucha calidad arriba, pero el sistema planteado por el técnico no encontró la manera de conectar con las piezas de ataque. Ante el plan galo, la mejor solución era intentar penetrar por bandas aprovechando la amplitud y profundidad que ofrecen Eva Navarro y Olga Carmona, algo que se consiguió en contadas ocasiones y en estas no pudieron conectar con Claudia Pina ni con las centrocampistas que se incorporaban de segunda línea.

Tampoco pudimos ver la mejor versión defensiva de un equipo armado con una columna vertebral defensiva de nivel (Laia Aleixandri, Berta Pujadas y Anna Torrodà). En zonas cercanas a portería, España estuvo muy insegura e imprecisa, en parte por el gran trabajo de Francia a la hora de presionar. Quien destacó por encima del resto fue Laia Codina, la futbolista del FC Barcelona, que cuajó un encuentro sublime, demostrando estar preparada para asumir retos mayores tanto a nivel de club como de selección.

Esperemos que todo el trabajo y éxito dentro del campo se plasme fuera, es el próximo paso a dar.

Una vez en la prórroga, un error en la retaguardia propició el primer tanto de Francia. Ya con el equipo volcado para intentar conseguir darle la vuelta al marcador, las bleuettes aprovecharon para hacer leña del árbol caído y consiguieron una renta mayor con la que certificaron su billete a la final. España no había dicho su última palabra, porque ya saben la dicha: «Morir de pie o vivir de rodillas». Las de Pedro López murieron intentándolo y, finalmente, consiguieron anotar mediante Athenea del Castillo, quien dejó destellos de mucha calidad.

Las sensaciones ahora no serán las mejores, pero cabe recordar que en el deporte ganar es la excepción. Con perspectiva es fácil ver que el trabajo que se está haciendo es positivo -especialmente a nivel deportivo-. En menos de un año la Selección Española (comprendiendo todas sus categorías) ha llegado a una final de Mundial Sub-20, ha ganado un Campeonato de Europa Sub-19, ha llegado a las semifinales de otro, ha levantado un Mundial Sub-17 y, por primera vez en la historia, la absoluta ha disputado una eliminatoria en una Copa del Mundo. Esperemos que todo el trabajo y éxito dentro del campo se plasme fuera, es el próximo paso a dar.

¿Algo que añadir?