Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

El ala derecha del Atlético de Madrid

Nos hemos acostumbrado, en los últimos años, a utilizar (quizá demasiado) el término ciclo dentro del fútbol. Su gran protagonismo actualmente se explica por delimitar, de forma muy sencilla, algo que tiene principio y fin y que, tras ese final, vuelve a generar un nuevo comienzo. Es la palabra ideal para evidenciar cuando una generación de futbolistas, normalmente ganadora, decide finalizar su carrera o cambiar de aires de forma muy consecutiva. Justo en este mismo periodo de la temporada pasada se hablaba de que la salida de un número importantes de jugadores de ese Atlético de Madrid ganador que construyó el Cholo Simeone y la llegada de savia nueva debía ir acompañada de un golpe de timón en cuanto a filosofía y estilo de juego. La temporada, sin embargo, se desarrolló sin llegar a los objetivos marcados. Y en ese mismo punto de hace un año nos encontramos actualmente. El Atlético de Madrid ha tenido que despedir a bastiones importantes como Juanfran, Godín, Filipe Luis, Rodri o Griezmann; por lo que ha tenido que realizar una renovación muy drástica. Ese cambio nos lleva a imaginar un centro del campo con gran tendencia a jugadores interiores. Así pues, el protagonismo de los nuevos laterales de Diego Pablo Simeone cobra una grandísima importancia. Kieran Trippier aterriza en un Atlético de Madrid tratando de identificar su nuevo rumbo, pero con su rol bien claro.

El Atlético de Madrid también gana peso en el balón parado con la contratación del futbolista inglés.

El lateral derecho de Bury aterriza en España con la intención de ser uno de los escasos jugadores de las islas que haya logrado destacar en La Liga. Salido de los equipos juveniles del Manchester City, Trippier tuvo que estar emigrando a Barnsley para poder ir acumulando minutos en una edad donde coger experiencia es clave. En la temporada 2011/2012, estancado en el equipo reserva del City, decidió desvincularse del club mancuniano y poner rumbo al Burnley. Allí es donde Kieran Trippier comenzó a destacar en Championship y donde consiguió el último ascenso de los Clarets en la temporada 2014/2015. Su gran desempeño esa campaña le valió para que el Tottenham de Pochettino lo contratara y allí incrementase su valor y caché. Trippier fue adquiriendo protagonismo muy paulatinamente en el norte de Londres. Los pocos minutos que disfrutó en sus dos primeros años con los Spurs provocaron que se hablara sobre su posible salida del club. Sin embargo, la venta de Kyle Walker al City le abrió una gran oportunidad que finalizó con una final de Champions como titular y un año con marcado protagonismo. Su evolución positiva con el Tottenham le brindó la oportunidad de disputar un genial Mundial con Inglaterra que le puso en el punto de mira de varios clubes.

Cualquier nueva contratación de Simeone, llegue con la etiqueta de estrella o no, debe permanecer un tiempo en cuarentena para poder comprobar su adaptación a los requerimientos tácticos del entrenador argentino. Como lateral, Trippier deberá asumir mucho peso ofensivo por la banda derecha, siendo el principal encargado de aportar profundidad por ese flanco del campo. Las últimas incorporaciones y probaturas del Cholo nos permiten poder pensar en una ordenación del centro del campo en rombo: Llorente como pivote central ayudando a la salida de pelota entre los dos centrales junto a dos escuderos con recorrido, que se repartirán dos puestos como interiores. Esta ordenación sobre el tapete permitirá crear la demarcación del enganche o mediapunta, donde se espera ubicar a uno de los fichajes más sonados de este mercado estival: Joao Félix. Así pues, y con este panorama, los costados quedarán ciertamente libres, por eso el cuerpo técnico ha incidido tanto en la contratación de dos laterales que cumplan con un perfil muy específico: aportar mucha profundidad y tener recorrido, pero, además, presentar aptitudes defensivas que en el conjunto rojiblanco puedan implementar.

El protagonismo de los nuevos laterales de Diego Pablo Simeone cobra una grandísima importancia.

El Atlético de Madrid también gana peso en el balón parado con la contratación del futbolista inglés. En los últimos tres años, Trippier ha demostrado una gran ejecución en el golpeo parado, tanto con Inglaterra como con el Tottenham. El de Bury ha dejado algún que otro gran gol de falta directa y fue clave en la Inglaterra que compareció en Rusia 2018 por la gran importancia que tuvieron para los Three Lions las jugadas a balón parado. Southgate cargó un gran peso en el ejecutor de este tipo de jugadas y ese no fue otro que Kieran Trippier. Con centímetros, una buena estrategia y el gran golpeo de Trippier, Simeone quiere que su Atleti vuelva a ser temido en jugadas paradas. La huella de Juanfran va a ser imposible de borrar, pero ese no es el cometido de Trippier. El británico llega para consolidarse como titular en un nuevo proyecto colchonero que, sobre el papel, rebosa calidad y grandes intenciones. Después de aquel ascenso con el Burnley, superando una de las divisiones más complicadas a nivel europeo, Trippier quiere convertirse en un fijo para Simeone en un Atlético de Madrid que demuestra querer luchar por todo en la nueva temporada.

¿Algo que añadir?