Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Cucurella como clave de Bordalás

El Getafe made in José Bordalás está ya muy cerca de presentarse en competición europea tras una temporada escandalosa. El conjunto azulón debe fichar en consecuencia, y tratar así de no pasar apuros en liga. Con la irrupción en La Liga, participación europea y caché del entrenador, el mercado se amplía para un club que normalmente no realiza esfuerzos económicos grandes. Han llegado ya hombres como Enric Gallego o Jack Harper para apuntalar el ataque, pero faltaba reforzar los flancos. Para eso llega un fichaje de esos que encajan a la perfección con el equipo, el técnico y el sistema: Marc Cucurella.

El zurdo del FC Barcelona, al cual no se le puede encasillar ya en ninguna demarcación, llega cedido con opción de compra al Coliseum Alfonso Pérez para ‘triplicar’ puestos. ¿Por qué? Porque va a ejercer de comodín en la banda izquierda. Llega, en teoría, para doblar posiciones en ese flanco, donde ya están Raúl Carnero, Leandro Cabrera, Mathias Oliveira, Vitorino Antunes o incluso Amath Ndiaye. Parece probable que esté a caballo entre las dos posiciones de ese carril, con más opciones de jugar arriba que abajo, después de demostrar su enorme valía como extremo en el Eibar de Mendilibar.

Encaja en el Getafe como anillo al dedo tras su paso por las manos de Mendilibar.

Al rastrear el mercado de fichajes, hay pocos futbolistas zurdos para el carril del Getafe que encajen mejor con Bordalás y todo lo que le rodea que Marc Cucurella. Y no solo por sus virtudes y características, sino por su máster en fútbol en la universidad de José Luis Mendilibar, donde ha finalizado con un expediente de matrícula de honor.

El canterano del FC Barcelona es un proyecto de jugador espectacular, que ya es presente. Su temporada en Eibar da para mucho, siendo reubicado casi desde el principio a la posición de extremo y consiguiendo ser clave en el equipo desde esa ubicación. Su presión tras pérdida y sobre todo su habilidad para llegar y poner centros jugosos van a dar muchas alegrías a los Enric Gallego, Jaime Mata, Jorge Molina y compañía. Su capacidad de trabajo sedujo el verano pasado a Mendilibar, y lo hará seguro a partir de ahora a un ‘enfermo’ del orden como Bordalás. Además, es innegable que un futbolista que a los 21 años ya ha pasado por la Masia, con lo que ello conlleva futbolísticamente, y por las manos de Mendilibar, y ahora Bordalás, es una bomba de recursos y estilos distintos que puede explotar, en el buen sentido, en Getafe.

Polivalente para cubrir cualquiera de las posiciones requeridas en la banda izquierda.

El joven futbolista criado en La Masia es más que válido para actuar en cualquiera de las dos posiciones del flanco izquierdo. De lateral no tiene experiencia en Primera más allá de minutos puntuales y residuales con el Eibar, aunque era su posición habitual en la cantera blaugrana, mientras que de extremo ha acumulado mucho rodaje esta temporada, y encima en un equipo con un estilo no parecido, pero sí compatible con el del Getafe. Puede apuntalar de manera perfecta ese doble lateral que dispone habitualmente Bordalás y ser un manantial de balones de gol para los delanteros, por alto y por bajo.

El hecho de que haya más jugadores zurdos de la zona trasera que extremos quizá decante la balanza para que el catalán juegue por delante del lateral izquierdo. Eso, y que en Eibar, de la mano de José Luis Mendilibar, lo ha hecho a las mil maravillas en esa posición. En el Barça siempre se le buscaba hueco como lateral, pero parece que el catalán puede que triunfe más jugando más arriba. El tiempo dirá si Bordalás lo quiere para un puesto u otro, pero supone una llegada interesante para afrontar el reto de disputar la Europa League mientras evita desinflar sus pretensiones en La Liga.

¿Algo que añadir?