Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

¿Necesita el Real Madrid a Donny van de Beek?

La pregunta es clara y concisa: ¿Necesita el Real Madrid a Donny van de Beek? Está claro que en la última temporada del cuadro merengue dejó en evidencia la necesidad de ciertos perfiles que se perdieron en la ofensiva blanca especialmente con la salida de Cristiano Ronaldo. Karim Benzema fue quien tomó las riendas del gol mientras un joven Vinícius aportaba desborde y descaro en una plantilla incapaz de general ilusión en la grada y sensación de peligro sobre el césped.

Especialmente preocupante era -y sigue siendo- ver el estado de forma de algunas de sus piezas clave en las últimas temporadas. Si los Marcelo, Ramos o Carvajal no estaban al 100% esto repercutía en el rendimiento general del equipo, pero es en la medular donde parece que se le acumulan los problemas a Zinedine Zidane. Kroos y Modric parecen -también esta pretemporada- lejos de nivel necesario para el juego del Real Madrid fluya adecuadamente. Con Hazard el equipo de la capital gana de una tacada el gol y desborde que demandábamos, aunque el otro costado, más tras la lesión de Asensio, supone un interrogante mayúsculo en la temporada del Real Madrid.

Si el peso ofensivo recae sobre el belga, y Benzema, como aparentemente hemos podido ver también durante esta pretemporada, continúa ejerciendo de líder en el carril central, el principal foco problemático para Zinedine Zidane se encuentra en la generación de juego. Ahí, Kroos o Modric tendrían mucho que decir, pero ninguno de los dos están ahora mismo en ese punto. Sin embargo, ese no parece el rol ni la posición adecuada para un Donny van de Beek que viene de hacer otras cosas.

El joven futbolista neelandés, al que hemos visto brillar con luz propia en la última Champions League con el Ajax más estimulante de las dos últimas décadas, solía desempeñarse en Ámsterdam en una posición más adelantada de lo que requiere -a mi parecer- el Real Madrid a día de hoy. Su zona de influencia del pasado curso ya está ocupada por un jugador clave en estos momentos como es Karim Benzema. A pesar de haber jugado también como interior, el punto álgido en la corta carrera de Van de Beek se dio actuando en esa posición de falso ‘9’, con una amplia variedad de movimientos entre líneas que generaban los espacios suficientes para la verticalidad de la línea de tres cuartos de ataque ajacied. Un caos ordenado en el que Donny se sentía realmente cómodo.

Vista su mejor versión, podemos garantizar que el mejor Van de Beek se ve sin balón y no con él. Algo que precisamente a día de hoy es lo contrario de lo que necesita el Real Madrid; un buen gestor de balón y creador de juego. En resumidas cuentas: un Modric tres años más joven. Algo que no es Van de Beek. Pero, lógicamente, su fichaje también tiene puntos a su favor. Por un lado, es un jugador que, además de generar espacios, puede dinamizar, con su fútbol en pocos toques, los ataques y las transiciones blancas, un estilo que con Zidane parece recuperarse en Chamartín tras la frágil intentona de Lopetegui el curso pasado.

Lo más difícil sería situarlo en un once sobre el papel, pero en un tapete verde, la cosa cambia. La movilidad de Van de Beek entre líneas no la tiene nadie en las filas de la primera plantilla del Real Madrid actualmente, y supone un perfil de futbolista diferente a los recursos que posee el técnico francés. Tras finalizar una decepcionante temporada en la que no se pudo luchar por nada en un club que lo quiere todo, lo primero que se pensó en la capital fue la necesidad de una revolución que no terminó por llegar. Varios jugadores jóvenes -al margen de Hazard- arribaron al Santiago Bernabéu llamados a tener un rol secundario, pero quizás esa ansiada revolución llegue de la mano de un jugador tan anárquico como influyente. Van de Beek podría llegar al Madrid rodeado de incógnitas propias de su fútbol y su edad, pero la principal es: ¿Necesita el Real Madrid a Donny van de Beek?

¿Algo que añadir?