Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

A distintas alturas

Con la llegada de Lopetegui el Sevilla pretende ganar la solidez que ha faltado en el proyecto. El estilo vertical del técnico de Asteasu y el retorno de Monchi invitan a mirar a la hemeroteca y ver lo que fue el Sevilla en el último período de oro de su historia. Con este cambio de rumbo, con estos nuevos argumentos, el conjunto hispalense va a intentar calmar la inestabilidad deportiva que ha vivido en las últimas temporadas. Dentro de esta nueva estructura, Luuk De Jong va a aportar un fútbol concreto y claro que puede acentuar la idea ofensiva de Lopetegui.

El ex del PSV Eindhoven tiene virtudes tanto dentro del área como fuera de ella. En ambas zonas funciona sobre todo a partir de su capacidad corporal. Fuera del área, su altura promueve el juego en largo y permite situar la jugada en cotas más avanzadas. En otras palabras, si un extremo suma metros a la transición desde el regate individual, De Jong los va a sumar desde su eficacia diferencial en el duelo aéreo. En espacios reducidos también va a ser un elemento al que apoyarse de forma sólida, más por su dominio corporal que por su habilidad técnica. Sin balón, como único punta, el neerlandés va a servir sobre todo como fijador.

«El neerlandés va a ser una variable con la que progresar la jugada des del juego vertical.»

Dentro del área, De Jong va a ser el principal activo rematador tanto por capacidad personal como por ser el único representante puro en la punta. La intuición que posee dentro del área le va a dar al conjunto sevillista esta determinación goleadora necesaria. Su virtud en el remate de cabeza le va a hacer protagonista en los centros laterales, variable importante en el juego exterior de Lopetegui, así como en las jugadas a balón parado. También es especialista en el golpeo al primer toque con ambas piernas, sabiendo leer el remate antes de la llegada del esférico.

«El nuevo delantero sevillista tiene un valor rematador especial en el área.»

El neerlandés es un actor que hace jugar pero que no juega tanto como remata. De ahí que no sea tan autosuficiente y dependa más del contexto que le haga llegar la jugada en zona de tres cuartos. Un nueve más clásico que moderno. En esta situación, De Jong va a tener más relación combinativa con los elementos del pasillo central que con los exteriores, pues a partir de ellos va a activar su cuota de profundidad. Ahí va a tener un papel importante Joan Jordán llegando desde segunda línea. Con Banega sin embrago, el neerlandés va a tener que atacar el espacio sin movimientos muy largos, algo que no beneficia a sus condiciones más por contexto que por condiciones, puesto que ambos extremos no tienden al vacío, siendo receptores del balón al pie. Por el contrario, De Jong va a corresponder a las asistencias de ambos costados con su versión finalizadora, tanto con la cabeza como con su pierna diestra.

La llegada del neerlandés es estimulante desde la claridad de su juego, pero hay una incertidumbre: su competitividad. Si bien tiene un estilo marcado, sus experiencias fuera de la Eredivisie (Bundesliga y Premier League) no terminan de acompañar su recorrido destacable en la liga neerlandesa, además de tener que acomodarse a una nueva competición para él como es La Liga. Lopetegui le va a dar un contexto sólido con el que poder explotar, pero dependerá de él dar este paso. Y eso solo lo sabremos cuando llegue la hora de la verdad.

¿Algo que añadir?