Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

Jugadores

Joselu con el plan de Garitano

Hay jugadores de esos que cuando un determinado entrenador y modelo llaman a su puerta este encuentra su lugar, su razón de ser. Por cualidades y estilo de juego, esto parece haber sucedido en la carrera de Joselu en su llegada al Alavés de Asier Garitano. El de Vergara, que venía acostumbrando en su larga etapa en el Leganés a apostar por un sistema de un único punta, encuentra en el delantero gallego ese perfil de futbolista que le permite dar sentido a todo su plan sin necesidad de cambiar su sistema predilecto.

Se esperaba que el Alavés de esta temporada 19/20 en La Liga fuera, en cierto modo, similar al de la pasada. No tanto desde el dibujo, pero sí en intenciones. Al menos, por los movimientos dados en el presente mercado de fichajes, así lo podíamos ir atestiguando antes incluso de verlo ponerse en marcha. Mantener las piezas clave del equipo tanto en la parcela defensiva como en la medular nos hacía prever que los cimientos se mantienen sólidos y estables y eso, a pesar de la llegada de un nuevo técnico, no podría ser mejor síntoma para encarar la nueva temporada.

Desde esa solidez atrás que tanto ha caracterizado al Alavés en la etapa de Abelardo y la que también ha acompañado a Garitano en su trayectoria en La Liga, el cuadro babazorro debía despejar las incógnitas que surgieran unos metros más arriba. Nombres e ingredientes no le faltaban con los fichajes de Luis Rioja, Lucas Pérez y Joselu. Y en el debut liguero este último fue protagonista esencial para entender la victoria de los blanquiazules mucho más allá de su gol.

Gol al margen, el rendimiento de Joselu y su entendimiento de lo que le pedía su técnico dejan un debut para confiar.

En un encuentro en que el Alavés planteó un juego más reactivo que proactivo, los de Garitano cedieron el control de balón al Levante, no así el del propio partido. El conjunto vasco no se sintió incomodado en demasía durante la primera hora de encuentro, precisamente hasta que logró ponerse por delante en el marcador. Con el equipo más resguardado y plantado sobre el césped en un bloque medio-bajo, los babazorros trazaron un plan que, si bien le faltaba algo más de pólvora arriba, buscaba equilibrar las fuerzas y sacar provecho de sus virtudes. Una de estas fue la capacidad de Joselu de bajar cualquier envío en largo, imponiéndose a Vezo y Postigo en cada disputa aérea y ofreciendo soluciones con su constante movilidad lejos del área, cayendo indistintamente a los dos costados pero activando especialmente a un Aleix Vidal más productivo en ofensiva por el carril diestro.

Fue esta solución para el juego directo, sumado al criterio del delantero nacido en Stuttgart para aguantar el balón y ofrecer alternativas a la hora de combinar, lo que permitió al Alavés ganar metros y trasladar el juego al campo contrario con suma velocidad. Clara intención de Garitano el hecho de no hacer partícipes en la construcción de forma habitual a los centrocampistas y buscar alternativas más directas hacia el área rival. El Alavés no conseguía salir con el balón jugado y aliviarse de la presión de los de Paco López, pero tampoco le preocupaba. Mientras Joselu se mantuviese como vía de escape a la posesión, el plan iría según lo previsto.

La búsqueda constante de Joselu en largo no respondía a una necesidad del partido planteado por el Levante, sino a una voluntad propia del técnico guipuzcoano.

Más allá de que su gol certificara la victoria de los locales en el debut en La Liga 19/20, su incidencia fue incluso más determinante en el juego que en el marcador, donde al final terminó repartiéndose los méritos con un Fernando Pacheco que volvió a brillar y maravillar con una soberbia actuación bajo palos en esa última media hora en la que el Alavés tuvo que defender su ventaja en el marcador. Ese quizás fue el único pero en el debut de los chicos de Garitano, la gestión de su ventaja. Fue justo cuando más de cara logró poner el partido cuando más sufrió, y en esas el impacto de Joselu en un área pasó a personificarse en Pacheco en la otra. Sea como fuere, una primera toma de contacto con muy buenas sensaciones de un jugador que parece haber llegado al lugar correcto en el momento justo.

¡Comenta!