Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

El nuevo Cholo Simeone

Lo avisó Koke Resurrección en una entrevista en El País. El Atlético de Madrid quiere ser otro, un equipo más ofensivo, con más variantes y, en definitiva, más preparado para afrontar todos los retos de una temporada. El tradicional 4-4-2 del Cholo Simeone dejó paso, en la primera jornada de liga frente al Getafe, a un 4-3-1-2, un esquema que, sobre la pizarra, parece ser muy corto y estrecho, muy sensible si no se interpreta todo a la perfección. Los primeros 40 minutos de partido, hasta la expulsión de Renan Lodi, vimos a un Atleti que ni se pisaba ni se molestaba; a uno que leyó a la perfección el partido.

La irrupción de la super nova Joao Félix lo ha condicionado todo. Resulta tan insultante su talento y su determinación que el Cholo no ha tardado en entregarle las riendas del equipo, unas que habían estado reservadas a jugadores de mucho mayor peso que la que denota la bisoñez del portugués. Tal es así, que en la primera jornada de La Liga lo metió junto a Álvaro Morata en ese 4-3-1-2, con el francés Thomas Lemar justo por detrás. Lo que a priori podía parecer una fórmula que condujera a la obstrucción de sus piezas, terminó casando a la perfección con los distintos caminos en los que se movieron Félix, Lemar y Morata.

La pasada temporada Thomas Lemar partió desde la izquierda del 4-4-2 y nunca encontró el nivel que mostró en el Monaco.

El papel de los carrileros, Lodi y Trippier, fue capital para el buen funcionamiento de este nuevo sistema, ya usado en la pretemporada. Al no tener hombres en banda, es imprescindible que el aire y la profundidad te la den los laterales. Y así fue. El empeño de la secretaría en encontrar aire fresco en estas posiciones cobra ahora más sentido, viendo las intenciones del técnico argentino. Félix, quien ha partido en pretemproada como «falso volante», jugó acompañando a Morata en una doble punta que terminó por ser una especie de doble mediapunta en la que Lemar se movió con libertad, mostrando un nivel que había escondido el pasado curso, y donde el portugués hizo gala de su lectura para hacer siempre lo correcto.

Está por ver qué hará el Cholo con su centro del campo, acostumbrado al doble pivote, con Koke, Saúl y Thomas ya contrastados en sus posiciones y los fichajes de Héctor Herrera y Marcos Llorente. El doble pivote parece lo mejor para los recién llegados, pero no para Koke y Saúl, que sienten el fútbol más arriba, sobre todo Ñíguez, que ya vimos que con Luis Enrique en la Selección se gustó jugando con mayor libertad, sin responsabilidades creativas. El mismo Koke, en la entrevista en El País, dejó entrever la posibilidad de jugar de pivote «a lo Pirlo». A estas alturas de su carrera sigue siendo un centrocampista que tiene mucha mejor relación con el último pase o lanzando a sus atacantes que gestando la jugada en un primer escalón. Thomas Partey o Llorente parecen los más indicados para ocupar la posición de pivote si se termina instalando el 4-3-1-2.

Este nuevo esquema convivirá con el 4-4-2 que veremos seguro y, puede, que el 4-3-3. A expensas del cierre de mercado y lo que termine sucediendo con alguna posible llegada, el Atlético de Madrid encara La Liga manejando más recursos que nunca.

¿Algo que añadir?