Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

FútFem

El valor del cambio

La vida es cambio constante. En un mundo tan evolucionado donde predomina muchas veces la incertidumbre, nosotros tenemos la capacidad de adaptación a diferentes situaciones. Siempre vamos en busca de lo diferente, sea por necesidad o por un nuevo reto. Cuando uno quiere ser mejor de lo que era ayer, se mantiene insaciable en la lucha por llegar a lo más alto. Una realidad que no escapa al fútbol, donde el cambio es parte del camino y muchas veces hacerlo te acerca a tu mejor nivel. Y lo que pasa con eso es que cuando eres más joven, aprendes más de lo que pierdes si sale mal al final.

El cambio, también en el fútbol, forma parte del progreso y crecimiento de un futbolista.

Como cualquier futbolista que milita en las categorías inferiores del FC Barcelona. Acomodadas en un club con unas condiciones -casi- inmejorables, los años de formación pasan y en la cabeza solamente hay un objetivo. Una meta, por cierto, que es sumamente complicada de alcanzar y, ante la incertidumbre o la falta de oportunidades, son muchas las que deciden separar sus caminos del club azulgrana, buscando una nueva motivación que les haga llegar al mismo sitio. Se trata de arriesgar por aquello que quieres. Y claro, cuando uno/a arriesga, hay dos caminos bien marcados.

Un camino que han tenido que tomar muchas canteranas del club en las últimas temporadas. Uno de los casos más sonados es el de Berta Pujadas, que era una de las zagueras con más futuro de la entidad culé, pero que entonces decidió poner rumbo al RCD Espanyol, consciente quizás de la dificultad que había para llegar arriba. En el club perico Berta encontró un sitio en el que crecer a partir de disputar muchos minutos y, cuando se consolidó, siendo una de las piezas clave de la plantilla, decidió volver a hacer las maletas en busca de un proyecto más ambicioso donde pudiese seguir creciendo, el Valencia CF.

¿Por qué el club ché? Por edad y proyecto. Con 19 años lo que una futbolista necesita son minutos para seguir creciendo. Y en tierras valencianas, la zaguera se encuentra un contexto idóneo para ello. El Valencia es uno de los equipos que esta temporada quiere acercarse a Barcelona y Atlético de Madrid, pero a la vez la exigencia no es la misma que en estos dos equipos. Por lo tanto, el club tiene una hoja de ruta marcada en la que se buscará quedar entre los cuatro primeros en la Primera Iberdrola e intentar el asalto a la Copa de la Reina. En definitiva, Berta Pujadas ha encontrado un grande en el que tener la continuidad necesaria.

Hablamos de una defensa fuerte físicamente, que destaca por su contundencia y por su anticipación.

La opción de verla en unos años en lo más alto toma cada vez más tintes de realidad. Es cuestión de tiempo que recale en un ‘club Champions League’; aunque habrá que ver si en España o en el extranjero, pero condiciones tiene. Hablamos de una defensa fuerte físicamente, que destaca por su contundencia y por su anticipación. Sale muy bien con el balón jugado en corto, además de dominar a la perfección el juego aéreo. Por ello, no solamente hablamos de una pieza destacada a nivel de clubes sino, junto con Laia Aleixandri, de las futuras centrales de la Selección Española.

El éxito de Berta Pujadas es, en parte, gracias a los cambios que se ha atrevido a hacer en los últimos años. Lo fácil para muchas hubiese sido quedarse en el FC Barcelona, pero su atrevimiento la ha llevado a probar experiencias en un club que la ha ayudado a seguir progresando y ahora aterrizar en otro que le ofrece un reto muy atractivo. Porque la vida es cambio, seguir evolucionando en busca de nuevas metas que superar cada día. Vuelva a la Ciudad Condal o no para enfundarse la elástica culé, ella es el ejemplo de que arriesgar también puede ser sinónimo de ganar.

¿Algo que añadir?