Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Un perfil necesario para Calleja

En un proyecto de tal calidad y aspiraciones como el del Villarreal de Javi Calleja es difícil encontrar nuevos recursos y argumentos para enriquecer su andadura en La Liga. Aunque es lógico que, viendo su rendimiento la temporada pasada, el submarino amarillo necesite reformular ciertas cosas desde lo futbolístico para acercarse al nivel competitivo que su plantilla debería alcanzar. Tras una temporada ciertamente convulsa empezando desde las decisiones en los despachos, el club groguet está firmando un mercado de fichajes tan movido como estimulante.

Reforzando posiciones clave para la idea de Calleja, especialmente una zona defensiva que fue el principal lunar en una difícil temporada para los castellonenses, su último refuerzo está orientado a completar un ataque de mucho vértigo y capacidad para hacer daño en diferentes registros. Javi Ontiveros, que viene de ser uno de los jugadores más destacados de la Segunda División, da su merecido salto a La Liga para darle verticalidad, desborde e intenciones a la ofensiva groguet.

Si traslada su descaro y capacidades técnicas en su salto a la élite, Ontiveros puede significar un fichaje de nivel para el Villarreal.

El joven extremo marbellí de 21 años, internacional Sub-19 con España, viene a cubrir un perfil de futbolista que el Villarreal no tenía en su costado izquierdo. Ontiveros, en un rol similar al que puede cumplir Samu Chukwueze por derecha, viene para aportar profundidad y desborde a una banda izquierda amarilla que puede dar mucho de sí con las incorporaciones de sus laterales, que cumplen con ese cliché de laterales ofensivos de largo recorrido. El binomio Ontiveros – Moreno (o Quintillà) parece encajar a la perfección. El joven extremo andaluz juega a pie cambiado, por lo que su intención natural será la de buscar el carril central para asociarse y orientarse hacia el área con la intención de finalizar la jugada, algo que daría vía libre para las subidas del lateral de turno.

Aunque en banda derecha encontramos un Chukwueze que a priori tiene muchos argumentos para desbordar hacia fuera, cada vez estamos viendo al nigeriano romper más hacia dentro, compensando las caídas al costado de Toko Ekambi y temporizado sus internadas para dañar lo máximo posible al espacio. Como vimos ante el Levante en el Ciutat de València, en una primera parte primorosa de los de Javi Calleja, Ekambi prácticamente hacía las veces de extremo mientras generaba el espacio necesario para un Chukwueze tan punzante como ya nos viene acostumbrando desde la pasada campaña. Algo que contrastaba mucho con un carril izquierdo ocupado por Moi Gómez y más orientado a la recepción al pie y la combinación con la zona de influencia de Gerard Moreno y Santi Cazorla.

Futbolísticamente Ontiveros viene a aportar más pólvora a un Villarreal cuyos problemas parecen ir más allá del talento.

En ese contexto de compensación por su carril y combinación con las piezas interiores, zona en la que el Villarreal acumula su principal talento, Ontiveros encaja como un guante, siendo igualmente capaz de jugar en estático como al espacio, situaciones que el submarino amarillo siempre termina combinando a lo largo de un mismo partido. Esa banda izquierda, carente de un jugador de su perfil, demandaba el talento ofensivo que ya se trasladaba a otras zonas del campo. El desborde, la picardía y las intenciones siempre resolutivas de Ontiveros vendrán bien al Villarreal para sumar argumentos en su ataque. Una pieza más de calidad que al fin podremos disfrutar en La Liga y que, una vez logre acomodarse a las exigencias de Calleja, supondrá un recurso más a un equipo que, desde lo estrictamente futbolístico, está llamado a ser mucho más de lo que sus últimos resultados demuestran.

¿Algo que añadir?