Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

Las bandas de Julen Lopetegui

El nuevo Sevilla de Julen Lopetegui ya va dejando detalles tácticos a tener en cuenta. El más destacado es el papel que llevan a cabo lateral, interior y extremo de ambas bandas, o mejor dicho, un triángulo que se forma para transitar mejor y llegar con más frecuencia y una estructura definida al área rival. Todo esto con protagonistas esperados como Jesús Navas, potenciado con dicha variante, u otros jugadores llamados a serlo como Joan Jordán. El 1-4-3-3 es el sistema base del Sevilla de Lopetegui y sobre él, dejando a un lado piezas importantes como Fernando o Diego Carlos, se asientan estos triángulos ya mencionados.

El mecanismo que se lleva a cabo está siendo, en gran parte de las ocasiones, indefendible para la defensa rival, sobre todo en banda derecha. Porque Ocampos interioriza mucho su posición, Jesús Navas ataca el espacio que genera el argentino y Joan Jordán aparece a la espalda del mediocentro y entre central-lateral. Una serie de movimientos muy trabajados en los que la pizarra de Julen se nota. Pero todo esto está teniendo más impacto en el carril derecho que en el izquierdo, provocando un cierto desequilibrio en el esquema. Reguilón sí que tiene el impacto que su rol le demanda, pero la altura en la que juega Banega no es la misma que la de Jordán, ni los movimientos de Nolito -veremos si Lopes puede aportarlo- son los mismos que los de Ocampos.

Nueva temporada, nuevo entrenador, mismo Jesús Navas.

Una pieza que se ha visto potenciada con el sistema y las variantes de Lopetegui es Jesús Navas. Llega más a línea de fondo y, sobre todo, llega mejor; y esto es un aspecto muy positivo para el Sevilla. Ocampos limpia la zona con sus movimientos al centro y Jordán le busca y le encuentra con una facilidad pasmosa. El socio ideal y el mejor trabajador previo a la acción.

Pero vamos a hablar de Joan Jordán porque se lo merece. El exjugador del Eibar, con tan solo dos jornadas disputadas en La Liga, se ha convertido en una pieza indiscutible para Lopetegui. Por lo que genera con balón, pero también sin él con movimientos determinantes para el funcionamiento colectivo. Su zona de actuación está siendo indetectable para el rival. O aparece en la base o actúa por detrás del mediocentro rival y ataca el espacio entre el central y el lateral. Y todo esto con una finura en cada toque y una visión de juego excelente con Jesús Navas como el más beneficiado.

Dos jornadas disputadas en La Liga, y la pizarra y el trabajo de Lopetegui ya deja huella.

Finales de agosto y el Sevilla de Julen Lopetegui ya tiene unos mecanismos más que estudiados, un plan de juego y, sobre todo, es un bloque en su conjunto. Quedan retoques, como por ejemplo que el carril izquierdo tenga el mismo impacto que el derecho, la altura de juego de Banega, lo que pueda ofrecer De Jong en punta o cómo Nolito se puede adaptar a lo que el sistema le pide al extremo -tendencia al carril central-. Lo que está claro, es que los triángulos que se forman en ambas bandas están llamados a ser muy importantes durante toda la temporada.

¿Algo que añadir?