Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

FútFem

Guía BP Primera Iberdrola 19/20

Bienvenidos a la Guía BP Primera Iberdrola 2019/2020

La Primera Iberdrola arranca en breves en la que promete ser la temporada más igualada de todas las ediciones que se han disputado hasta la fecha. En Balón en Profundidad, coincidiendo con la reestructuración de la competición llevada a cabo por la Real Federación Española de Fútbol, iniciamos la cobertura de todo aquello que acontezca en nuestro fútbol y también lo relacionado con los equipos españoles en la UEFA Women’s Champions League. A nivel deportivo, los 16 clubes que participarán en la liga se han reforzado con la intención de conseguir los objetivos fijados a principio de temporada.

Empezando por la parte alta de la clasificación y siguiendo cada uno de los equipos participantes, nos damos cuenta de que ha habido una mejoría en la calidad global de la competición. La inversión de 20 millones de la RFEF, unida a la apuesta de los clubes y la entrada del Real Madrid (todavía como CD Tacón) han hecho que muchas futbolistas se hayan decantado por la Primera Iberdrola esta campaña en detrimento de otras ligas consideradas más potentes hace poco, pero que ahora ya se nivelan a la nuestra. Van a ser 10 meses de espectáculo en los que ser campeón, entrar en Europa o mantener la categoría va a implicar un trabajo descomunal.

En lo más alto de la tabla, Atlético de Madrid y FC Barcelona vuelven a ser los favoritos para alzarse con el título, aunque la nómina de rivales que les quieren alcanzar ha aumentado. Los equipos de la zona media-alta han incorporado jugadoras de nivel para intentar cambiar las cosas y que las dos primeras plazas tengan dueños diferentes. Levante, Valencia, Athletic Club y Real Sociedad son los principales aspirantes para competir por la excelencia en este curso, aunque detrás van a tener a rivales que no les van a poner las cosas fáciles. La realidad es que todos los proyectos tienen mucho que decir, por eso la emoción será la constante durante el campeonato.

La 18/19 terminó con la Real Sociedad levantando la Copa de la Reina ante el campeón de la entonces Liga Iberdrola, el Atlético de Madrid. Fue un triunfo que empezó a marcar el camino de lo que va a ser esta campaña. Esta temporada los puntos van a ser más importantes que nunca, tanto para quienes quieran conseguir alzarse campeones, los que quieran la segunda plaza o los que luchen por mantener la división un ejercicio más. El nivel competitivo y la calidad han subido, contando además con más estrellas de renombre nuestra liga: Hansen, Asllani, Torrecilla, Delie, etc. Bienvenidos a la guerra, bienvenidos a la Primera Iberdrola 2019/20.

Descarga la Guía BP de Primera Iberdrola al completo totalmente gratis en este enlace.
Cualquier donativo de ayuda se reinvertirá en el propio proyecto y nos ayudará a seguir haciendo este tipo de trabajos.

En busca del éxito con Villacampa

Por María Valentina Vega

El Athletic Club llega a la temporada 2019/2020 de la Primera Iberdrola con la ilusión de tener al mando a un nuevo entrenador: Ángel Villacampa, técnico toledano que se alzó con dos Ligas y una Copa de la Reina cuando estuvo al frente del Atlético de Madrid. Ocupa la posición que deja libre Joseba Aguirre, que ahora ocupará funciones de dirección técnica. Villacampa, tras pasar un año muy lejos de nuestras fronteras como seleccionador de la Sub-16 de China, vuelve a nuestra liga para dirigir a las leonas de Ibaigane.

Acabaron en el quinto puesto la pasada temporada, y el club busca volver a sus tiempos dorados: fueron campeonas, al igual que el Atlético de Madrid en las últimas tres temporadas, de tres ligas consecutivas entre 2002 y 2005.

La pasada campaña ganaron 14 partidos, 9 en casa y 5 como visitantes; y perdieron y quedaron en tablas en 8. En la Copa de la Reina, trofeo muy apreciado en Bilbao, cayeron en cuartos de final ante el Atlético de Madrid. La derrota quedó un tanto al margen por el evento que tuvo lugar esa noche: primera vez que dos equipos femeninos se encontraban en un estadio reservado al masculino. Dos equipos unidos por su historia fundacional que aquella noche bajo el cielo de la capital de Vizcaya rompían barreras. Más de 48000 espectadores se reunieron para ver jugar a ambos clubes, cifra que sería superada más tarde en el Wanda Metropolitano, encumbrando al 2019 como un año clave en la progresión del fútbol femenino en España.

Dos futuras estrellas que uno espera ver en su máximo esplendor son Lucía García y Maite Oroz, que regresa de una lesión que la apartó del césped el pasado año. Ha dejado grandes detalles en la victoria del Trofeo Carranza que hacen que el aficionado pueda soñar con ver grandes minutos de esta joven jugadora durante la temporada. Lucía García comenzó a despuntar el pasado año: 13 goles y 6 asistencias, algunos frente a equipos del tamaño del FC Barcelona, después de haber tenido a mitad de año una lesión que la mantuvo alejada de los terrenos de juego unas semanas. Si los comparamos con los 4 que marcó en la anterior, vemos que Lucía, a sus 21 años, está en su momento de explosión. En el pasado Mundial de Francia respondió muy bien al papel que Vilda otorgó: marcó frente a Sudáfrica y en octavos, frente a Estados Unidos, consiguió desbordar con su velocidad a Crystal Dunn y dejar una actuación memorable.

ErIka Vázquez es una jugadora emblema, a la que no podemos olvidar. Aún esperamos sus goles, y es que parece que siga en paralelo la carrera del referente del masculino, el eterno Aritz Aduriz. A sus 36 años sigue siendo clave como figura en el equipo por aportar su experiencia y veteranía. La futbolista ha marcado más de 250 goles en las catorce temporadas que ha disputado como rojiblanca, cien más que Nekane Díez, teniendo por delante en el club solo a Telmo Zarra, goleador histórico. La portería parece asegurada con Ainhoa Tirapu, aunque la llegada de un refuerzo como Andrea de la Nava –que hizo un gran papel en la final del Carranza– también da garantías de cara a un futuro próximo. Hay figuras con un gran papel en este equipo como Vanesa Gimbert, igualmente toda una veterana, quien todavía marcó goles la pasada temporada, uno de ellos frente al Levante con San Mamés como telón de fondo.

Los onces empleados por Villacampa en el Carranza nos dejan dudas de quiénes serán las elegidas para la titularidad en el comienzo de la liga. En la final hizo cambios y escogió un 1-4-3-3. Aparecían Jone Ibañez y Azkona como nuevas incursiones respecto a los utilizados en los tres amistosos disputados anteriormente en Francia, además del importante cambio en portería. Hay que tener en cuenta que jugadoras como Damaris Egurrola –joven promesa del club– o Yulema, que lo más seguro es que formen parte del once titular durante la temporada como lo hicieron en los amistosos, están recuperándose de una lesión.

Veremos si Villacampa sube también a alguna jugadora del filial que cuenta con nombres como Oihane Hernández –ahora lesionada, pero que tuvo un papel notable en el Europeo Sub-19 con España–, y cómo se orquesta el equipo de cara al inicio de Liga. El pasado año fue nombrado por el Comité Técnico de la Organización de apoyo y promoción de la cantera del fútbol español como el club que mayor promoción había hecho de sus categorías inferiores.

Queda claro que en Lezama se respiran aires renovados y hay muchas ganas de que este año el equipo arranque con fuerza y consiga regresar a aquellos días gloriosos en los que se ganó el respeto de todo el fútbol femenino nacional.

Renovadas para seguir en la cima

Por Xavi de la Ossa

Las colchoneras llegan a esta temporada tras sumar su tercera liga consecutiva y perder la final de Copa de la Reina ante la Real Sociedad. En Champions League consiguieron eliminar al Manchester City en dieciseisavos, pero la suerte no acompañó y en octavos fue el Wolfsburgo el encargado de eliminarlas de la competición. Por si fuese poco, este verano han tenido bajas importantes en plantilla, pues Jennifer Hermoso -la máxima anotadora de la competición el año pasado- se ha ido al FC Barcelona. También ha habido otras bajas como las de Aurélie Kaci, Andrea Sánchez Falcón o Esther González; todas ellas han reforzado a rivales directos en la lucha por la liga.

No obstante, el club ha sabido rehacerse en un mercado de fichajes que, por un lado, ha sido muy positivo porque se ha invertido en talento (Virginia Torrecilla, Sarin Van Veenendaal, Toni Duggan, Charlyn Corra. y Kylie Storm), pero por el otro se han incorporado futbolistas desconocidas para el entorno de la Primera Iberdrola (Olga Ovdiychuk, Naiia Pantsulaia y Leicy Santos). En líneas generales, se puede valorar positivamente el papel de las rojiblancas en este mercado porque ha sabido reconstruir la plantilla una vez más y tendrá todas las posiciones dobladas a excepción del doble pivote, donde faltaría un refuerzo o subir a una canterana.

De todos modos, la exigencia vuelve a ser máxima para el Atlético de Madrid. El club quiere seguir reinando en territorio nacional, por lo que el objetivo vuelve a ser campeonar en Primera Iberdrola e intentar alcanzar la Copa de la Reina, que ganó por última -y única vez- en 2016. La temporada pasada se quedaron cerca de conseguir la segunda, pero un gran partido de la Real Sociedad y, en concreto, de Nahikari García les arrebató el título. En clave Champions, las colchoneras quieren seguir progresando. De momento, el sorteo en dieciseisavos ha sido favorables, pues se medirán al ZFK Spartak Subotica.

Con estos objetivos afronta José Luís Sánchez Vera su segunda temporada al frente del equipo. El técnico seguirá con el 4-2-3-1 que tanto le dio en la anterior campaña. No obstante, esta temporada el esquema mejora porque a Meseguer se le incorpora Torrecilla, en lo que va a ser un doble pivote de muchísimo nivel. Las incógnitas, por lo tanto, recaen en la portería, donde compiten Gallardo y Van Veenendaal, mejor guardameta del Mundial y en la parcela ofensiva, donde el técnico tiene múltiples variantes a la hora de elegir a las piezas que van a jugar. Según lo visto en pretemporada, Toni Duggan tiene muchos adeptos para partir como titular.

La mediapunta inglesa ha regresado a su posición natural, que era la que ocupaba Jennifer Hermoso y, junto con Ludmila, han creado una buena sociedad en los primeros partidos de la plantilla. No obstante, arriba también puede partir Charlyn Corral, menos rápida que Ludmila, pero con más olfato goleador. Las bandas son para Ángela Sosa (izquierda) y Amanda Sampedro (derecha) aunque esta última se siente más cómoda cuando ocupa espacios centrales, entonces habrá que ver si Sánchez Vera quita a alguna futbolista para hacerle hueco a su capitana o si utiliza la libertad de movimientos para que la ‘10’ pueda aparecer con más frecuencia en zonas centrales.

El Atlético de Madrid dispone de mucho talento en su plantilla, pero tras la marcha de la futbolista estrella, las colchoneras necesitarán a una referente que futbolística. Esa es Ángela Sosa que, tras brillar con luz propia la temporada pasada, en este ejercicio tiene todos los mimbres para convertirse en la jugadora franquicia del club. Pese al nivel mostrado, Jorge Vilda la dejó fuera del Mundial, una decisión incomprensible pero que ha de servir para que la jugadora siga en su línea. Si mantiene el nivel que consiguió la temporada pasada, estamos hablando no solamente de la estrella del Atlético sino de una pieza importantísima a nivel mediático en la Primera Iberdrola y en España.

Lo que tenemos claro es que, si presentábamos esta temporada como una de las más exigentes e igualadas en los últimos años, los equipos no van a tener nada fácil conseguir las victorias. El Atlético de Madrid, además, pocas veces parte como favorito en alguna competición porque equipos como el FC Barcelona, con mejor plantilla, le hacen sombra. No obstante, la temporada pasada se alzaron con la Liga Iberdrola solamente perdiendo dos partidos ante las culés y ganando los 28 restantes. Lo que está claro es que este club siempre cumple con la exigencia y quiere más. Otra temporada para demostrarlo.

Objetivos acordes al potencial

Por Xavi de la Ossa

La nueva temporada será -una vez más- un reto mayúsculo para el FC Barcelona. Tras un año en el que se destituyó al técnico, pero a la vez se consiguió llegar a la final de la Champions League, el objetivo pasa por volver a liderar en España y seguir dando pasos en Europa. El club busca arrebatarle el primer puesto al Atlético en la Primera Iberdrola y, para ello, la dirección deportiva ha buscado refuerzos y ha prescindido de futbolistas pensando en elevar el nivel competitivo de la plantilla. El Barça 19/20 es un equipo más completo que la temporada pasada y da la sensación de haber subido un escalón en -casi- todas las posiciones.

Lluís Cortés arranca su primera campaña entera al frente del equipo. El técnico, hombre de la casa, sustituyó a Fran Sánchez a mediados del año pasado cuando el club decidió prescindir de sus servicios. La buena relación de Lluís con el vestuario y la recuperación de futbolistas como Lieke Martens o Alexia Putellas le valieron para que desde la directiva se confiara en él para iniciar el nuevo curso. En esta 19/20 el Barça es un equipo con una idea definida y con identidad propia. A lo que había en el vestuario se ha añadido talento contrastado y se espera que haya una gran participación de la cantera para que el talento se quede en casa.

En materia de fichajes, el FC Barcelona se ha movido realmente bien en este mercado veraniego. Las incorporaciones han subido sustancialmente el nivel del equipo, que ahora está más cerca de competirle a las grandes potencias europeas. Caroline Graham Hansen, Jennifer Hermoso, Andrea Sánchez Falcón y Oshoala (ahora en propiedad) conforman la lista de llegadas. Fichajes que mejoran lo que había en Can Barça y que hacen que la pelota esté ahora en el tejado del míster, quien tiene que amoldar todas las piezas para intentar no solamente sacar el mejor once posible sino hacer que todo el talento a su disposición tenga los minutos necesarios.

La plantilla es muy completa, no hay posición que no esté cubierta con, al menos, dos futbolistas (canteranas incluidas). La portería y la línea defensiva están más que definidas, pero el problema -bendito problema- está en la medular, aunque también afecte a las delanteras. Es decir, el técnico tiene mucho talento y no puede hacerlo jugar todo a la vez, por lo que ha de escoger entre varias opciones que siempre perjudican a alguna pieza de calidad. Lo más lógico es que Cortés mantenga el 1-4-3-3, un esquema clásico en el entorno culé. Otra de las opciones que tiene el preparador es partir con un 1-4-2-3-1 con alguna protagonista diferente. El problema en utilizar un esquema u otro es que siempre dejas fuera del once a futbolistas de la talla de Aitana, Vicky, Patri Guijarro, Oshoala o Mariona Caldentey. Ahí estará la evaluación -positiva o no- de la gestión que haga el director técnico de los minutos de todas las futbolistas. Lo que está claro es que el Barça, por variantes y plan B, tiene una de las mejores plantillas del campeonato.

Y entre tanta calidad es difícil conseguir que alguien destaque, pero este Barça tiene una estrella con nombre y apellidos. Por calidad, que va muy sobrada, y por experiencia en una gran liga europea como es la alemana, el principal -que no único- atractivo de este equipo es Caroline Graham Hansen. Los que sigan fútbol internacional lo saben de sobra y los que vieron el Mundial se lo pueden llegar a imaginar, pero es una de las mejores del mundo en su posición y le da al club un nivel superior, como se ha visto en pretemporada. Ahí el Barcelona va a tener el mayor de sus argumentos que, junto con otras variantes de nivel, le va a hacer un equipo casi imparable.

La temporada augura éxitos en la Ciudad Condal, pero harían bien las azulgrana en no confiarse ni lo más mínimo. En las dos anteriores temporadas el club catalán tenía la mejor plantilla de la Primera División, pero en ambas vio cómo el Atlético de Madrid pasaba por delante y se hacía con el título liguero. Por lo tanto, más que en la calidad, la clave de este equipo va a estar en la gestión no solamente de la plantilla a nivel futbolístico, sino de las jugadoras a nivel mental. Lluís Cortés y su equipo -en el que se ha fichado a una psicóloga deportiva- tienen la tarea de sacar lo mejor física y mentalmente de cada una de sus futbolistas. Solamente así podrán combatir a su rival y conseguir lo que llevan tanto tiempo buscando.

Mantener la idea en lo más alto

Por Xavi de la Ossa

La historia del Real Club Deportivo tiene cierto recorrido, aunque a la vez nos encontramos ante uno de los clubes más jóvenes de la Primera Iberdrola. Y es que el club gallego tenía sección femenina en 1980 tras llegar a un acuerdo con el Karbo. El Dépor se hizo cargo del entonces Karbo Deportivo de la Coruña, que se tuvo que disolver en 1988, un año antes de la creación de la liga femenina, por problemas económicos. No fue hasta el año 2015 que se volvió a hablar de esta sección; Tino Fernández, en su candidatura para ser presidente del club, prometió recuperar al equipo femenino y se hizo una recogida de firmas (10.000) entre las que destaca la de Vero Boquete.

La temporada 2016/17 es la primera del Deportivo Femenino, que adquiere la plaza de Segunda División -y la de Primera Autonómica para el filial- tras un acuerdo con el Orzán. La idea del club entonces es partir con un bloque joven para crecer y conseguir el ascenso a Primera División. En las dos primeras temporadas terminan en segunda posición por debajo del Oviedo y es en la tercera temporada cuando consiguen el primer puesto tras una racha de 29 victorias seguidas y en la fase de ascenso -que constan de dos eliminatorias a doble partido- derrotan al Alhama (6-1) y al CD Fermaguín (6-1) para convertirse en el primer equipo gallego en jugar en Primera División.

Todo ello ha sido bajo el mando de Manu Sánchez, quien llevaba 10 años entrenando al Orzán. Cuando se llegó al acuerdo de colaboración pasó a dirigir el primer equipo del Deportivo ABANCA. En tres años, con todo el trabajo que hay detrás, ha conseguido llevar al club gallego a Primera División. En su primer año en la élite, el técnico deberá encontrar la fórmula para tener un equipo lo más compacto posible que pueda conseguir la permanencia. En plantilla hay futbolistas de mucha calidad que deberán compaginar partidos de mucho trabajo con otros en los que podrán desatar su fútbol contra rivales de igual nivel.

Si nos fijamos en los fichajes acometidos por el Dépor en el mercado estival, junto a las futbolistas que se han quedado en plantilla, nos damos cuenta de que sigue las líneas trazadas en el proyecto inicial, el de tener un bloque muy joven, aunque cierto es que se complementa con algunas piezas experimentadas en la categoría. Las gallegas son un equipo sólido en defensa, con creatividad en el centro del campo, con Abelleira como principal baza, y arriba poseen extremas con mucho potencial, como por ejemplo Athenea del Castillo. Es un equipo compensado que en un mismo partido puede activar el modo ofensivo o replegarse con muchas futbolistas por detrás de balón.

La jugadora más destacada del equipo es, sin duda, Teresa Abelleira. Es una centrocampista que se desenvuelve de pivote, pero que también puede ocupar posiciones interiores como ya vimos en el Europeo Sub-19. Como pivote tiene una gran lectura del juego, tanto a nivel ofensivo como defensivo, sabe en qué momento hay que salir y si es mejor presionar arriba o replegarse. Es el gran baluarte de este Deportivo para la próxima temporada. Por las botas de la gallega pasa todo el fútbol que va a practicar el cuadro coruñés. Unido a otras futbolistas, la buena campaña o no de Abelleira irá en línea con los éxitos del equipo.

Con todo, el Deportivo ABANCA es un proyecto nuevo. Va a ser la primera temporada que esté en lo más alto, por lo que tiene un punto a favor y es que los rivales no las conocen tanto. Por otra parte, habrá que ver si se adaptan bien a una categoría superior que te exige mucho como es la Primera Iberdrola. En las últimas temporadas, además, la permanencia cada vez esta más cara por lo que no tienen apenas margen de error. No obstante, la ilusión es su mayor baza y si en tres años han sido capaces de plantarse en la élite, quién dictamina que no pueden afianzarse. Está en su mano.

Las Gaunas en la élite

Por Xavi de la Ossa

¡Hay gol en Las Gaunas! Por segunda temporada consecutiva podremos disfrutar del fútbol de máximo nivel en uno de los estadios más emblemáticos del deporte en nuestro país. Tras una temporada de adaptación, el Logroño consiguió salvar la categoría en la última jornada gracias a la victoria por 4-1 ante el Fundación Albacete, que terminó descendiendo. Las riojanas vuelven a tener como objetivo la permanencia en un ejercicio que promete una exigencia mucho mayor. Sin embargo, los refuerzos que han llegado han subido el nivel respecto a la temporada pasada, por lo que el equipo debería competir con más garantías.

Gerardo García arranca la nueva campaña con la máxima ilusión. El técnico podrá empezar desde el principio, pues en enero sustituyó a Héctor Blanco, que fue destituido al frente del equipo. El ex jugador de Villarreal, Valencia y Real Sociedad, entre otros, se estrenaba así al frente de un equipo de la Primera División Femenina de fútbol. El “nuevo” técnico ha tenido unos meses de bagaje y ha afrontado una pretemporada entera para trabajar con sus futbolistas y hacer las pruebas pertinentes. A priori tiene una columna definida a partir de la cual podrá ir cambiando cosas.

Es importante que el técnico sepa construir el equipo a partir de las jugadoras que conforman esta columna vertebral, pues se antoja clave ante la revolución que ha llevado el club a lo largo del verano. El Logroño ha cambiado a media plantilla para afrontar su segundo ejercicio en la élite, y es que hasta once futbolistas han abandonado Las Gaunas en busca de nuevos proyectos. De ahí la importancia de poder confiar en una base a partir de la cual crecer. El preparador también tiene la misión de hacer que las nuevas incorporaciones se entiendan sobre el verde. Un factor que puede jugar en su contra las primeras jornadas del campeonato.

Una columna vertebral en la que están Line Johansen, Cristina Pizarro y Jade Boho. A partir de estas piezas el Logroño puede construir un equipo capacitado para luchar por algo más que la permanencia. Las incorporaciones sumarán calidad a la par que experiencia, algo que se junta con la juventud y proyección de otras futbolistas llamadas a ser revelación. Es una apuesta algo arriesgada, pero de salir bien las de García pueden cuajar una gran temporada. A nivel de plantilla se han quedado debilitadas en defensa, donde podrían haber sumado una central más y dos laterales para competir con las actuales.

La referencia de este equipo es, sin ninguna duda, Jade Boho. La delantera ecuatoguineana fue la máxima anotadora del equipo la pasada campaña con 9 tantos y, con las incorporaciones en la medular, se espera más de una futbolista a la que -teóricamente- le van a llegar muchos más balones y, por lo tanto, tendrá más ocasiones para materializar. Su rendimiento será clave para el porvenir del club en la Primera Iberdrola. Si su buen rendimiento se complementa con el de otras delanteras como Neném o Barbra Banda estamos hablando de un equipo que puede competir en la mitad de la tabla con cierta tranquilidad.

No va a ser una temporada fácil para las riojanas, que buscarán mantenerse de nuevo en la élite. Tienen mimbres para conseguirlo, pero todo dependerá de cómo se entiendan las nuevas incorporaciones y del rendimiento que tengan sobre el verde. Habrá que ver también el desempeño de sus rivales directos en la lucha por la permanencia, pues equipos como el Sporting de Huelva o el Madrid CFF se han reforzado muy bien. Todas las incógnitas se despejarán en unos días, cuando la Primera Iberdrola dé el pistoletazo de salida. De momento, disfrutemos del fútbol y esperemos que se marquen muchos goles en Las Gaunas para poder cantarlos.

Devolver la confianza en el campo

Por Xavi de la Ossa

El RCD Espanyol es uno de los históricos de la Primera Iberdrola. El club catalán ha militado 25 temporadas en lo más alto y 3 en Segunda División. Desde su creación en 1970 ha levantado una Liga, seis Copas de la Reina y cinco Copas Catalunya. No obstante, con la inversión de otros clubes en sus secciones femeninas, las pericas han ido perdiendo protagonismo hasta convertirse en un equipo que lucha por mantener la categoría. Esto parece que va a cambiar, pues la directiva aumentará el presupuesto de la sección y todas las futbolistas cobrarán el salario mínimo interprofesional. Son pequeños gestos que demuestran la ambición de las blanquiazules por seguir creciendo.

El ejercicio anterior fue complicado en la Ciudad Deportiva Dani Jarque. Con una plantilla confeccionada para luchar en la parte media-alta de la tabla, el equipo estuvo coqueteando con el descenso muchas jornadas y, tras nueve derrotas consecutivas, Joan Bacardit presentó su dimisión como técnico. La dirección deportiva confió en Salvador Jaspe, que se centró en recuperar anímicamente a las jugadoras, algo que repercutió de forma directa en el juego. El Espanyol consiguió 5 victorias, 3 empates y 3 derrotas en 11 partidos, lo que hizo que terminara en novena posición de la entonces Liga Iberdrola. Estos resultados le han valido la continuidad al técnico.

Salvador Jaspe, además de levantar anímicamente al equipo, apostó por el cambio de esquema al 1-4-4-2, un sistema más organizado donde todo el equipo se mueve en bloque y las líneas se mantienen más juntas. El dibujo potenció al Espanyol en fase ofensiva (19 tantos), pero a la vez encajó mucho (13 tantos). Por lo tanto, la tarea de cara a esta campaña es mantener la capacidad goleadora en ataque y ajustar todo lo posible en fase defensiva sin Berta Pujadas, que ha puesto rumbo a Valencia. De conseguir mejorar en esta faceta, estamos hablando de una plantilla capaz de competir por la sexta plaza de la Primera Iberdrola.

En pretemporada se han podido ver detalles interesantes del nuevo proyecto perico, pero los problemas atrás han vuelto a salir a la luz con rivales de altura. El caso más visible fue el encuentro ante el FC Barcelona en la final de la Copa Catalunya, donde el equipo sufrió mucho en defensa. Cuando las azulgrana tocaban rápido, las líneas se separaban y aparecían los espacios. El preparador blanquiazul comentó tras la disputa del mismo que no había tenido tiempo para trabajar con toda la plantilla al completo, algo que ha podido hacer tras ese choque y, en principio, llega con plenas garantías al primer encuentro liguero.

Eli del Estal es, sin duda, la futbolista a tener en cuenta para la próxima temporada. Delantera física, rápida e inteligente y con olfato goleador; su punto fuerte es el remate de cabeza. La ariete de Santander fue clave con la llegada de Salvador Jaspe, consiguiendo anotar 7 tantos en los 11 encuentros. Números espectaculares si se tiene en cuenta que antes de la llegada del nuevo preparador llevaba 3. Con toda la temporada por delante, el Espanyol tiene uno de sus grandes argumentos en la punta de ataque, donde además de Eli suma mucho talento con Paloma Moreno o Yiyi, nueva incorporación procedente del Betis.

Con todo, estamos hablando de una campaña clave en el futuro más próximo para las pericas. Desde los despachos se ha aumentado el presupuesto y, en consecuencia, la apuesta por la sección femenina. Un riesgo que hay que devolver con resultados deportivos en el campo. Salvador Jaspe y las suyas tienen ante sí la posibilidad de volver a ser referencia con un equipo histórico, que ya sabe lo que es estar en lo más alto. Va a ser un ejercicio interesante para analizar al Espanyol y ver cómo evoluciona un proyecto que lo tiene todo para consolidarse en lo más alto. Habrá que esperar a que el campo hable, pues siempre es quien tiene la última palabra.

Las blanquiazules tendrán que lidiar con las expectativas. Algo que parece no preocupar a un técnico y a una plantilla que son ambiciosas, pero que tienen ante sí una temporada de máxima exigencia. Los equipos de la zona baja y media de la tabla han subido considerablemente su nivel, por lo tanto el cuadro catalán necesitará de algo más que mejoría para intentar su objetivo. Por plantilla no debería tener ningún problema para superar la novena posición que consiguió en la campaña anterior, pero en el fútbol nunca se sabe. Lo que está claro es que este equipo parte con ventaja respecto al año pasado, de eso no cabe ninguna duda.

Un nuevo comienzo sobre las mismas bases

Por Xavi de la Ossa

El del Tenerife es otro de los proyectos jóvenes de la Primera Iberdrola. Nació en 2013 y solamente estuvo dos temporadas fuera de la élite. Desde entonces, hablamos de uno de los clubes más atractivos de la competición, que siempre ha sabido competir por encima de los esperado, consiguiendo así tocar zonas altas de la tabla sin tener tanto presupuesto como sus competidores directos. En sus cuatro temporadas en Primera División han terminado siempre por encima del séptimo clasificado y en las últimas dos lo han hecho en cuarta posición por delante de proyectos, en principio, más ambiciosos como son Valencia CF y Athletic Club. Por lo tanto, tenemos motivos de sobra, un año más, para creer en las tinerfeñas como candidatas a dar guerra en la parte noble.

Y eso que vienen de un ejercicio muy complicado a nivel emocional. En septiembre se conocía la noticia de que Toni Ayala, hasta entonces técnico, fue operado de urgencia por un problema vascular. Después de la intervención, estuvo varios meses en la UCI y luego recuperándose de la operación, hasta que en marzo volvió a los campos, pero esta vez de espectador para seguir a su equipo de cerca. Mientras esto ocurría, Antonio González tomó las riendas del equipo de forma temporal hasta que el club incorporó a Pier Cherubino, quien estuvo hasta final de campaña. Un periplo en el que, entre otras cosas, consiguieron batir al FC Barcelona en el último partido disputado en La Palmera.

David Amaral encabezará en la 19/20 el proyecto canario. El técnico toma las riendas para este próximo ejercicio en el que el equipo tiene que volver a competir igual que ha venido haciendo hasta la fecha. En la pretemporada el técnico parece seguir apostando por un equipo que mantenga las líneas muy juntas en defensa para salir con peligro al contraataque. Por ende, el técnico apostará por sistema que potencie esto, que podría ser un 1-4-4-2 con segunda delantera o un 1-4-5-1. Estas son las disposiciones más coherentes con el plan que quiere llevar a cabo Amaral y también las que más ha utilizado el equipo en anteriores temporadas. Sea como fuere, veremos un equipo que, unido a lo comentado, tendrá carácter y será correoso para sus rivales.

La plantilla es mejor que la de la temporada pasada. Al menos por número de fichas, pues tras la marcha de Sara Tui al Madrid CFF, la dirección deportiva se puso manos a la obra para no echar de menos una baja más que sensible. María Tejera será la “sustituta” de Tui en el centro del campo, mientras que Allegra Poljak reforzará la delantera y Juliana Cardozo la defensa. Estas son las incorporaciones realizadas por la UDG Tenerife en el mercado estival y que, en líneas generales, subirán el nivel tanto competitivo como futbolístico del equipo.

La estrella de este equipo es María José Pérez González, a quien recuperaron hace dos temporadas procedente del Levante, con las que había anotado 16 tantos. Ya de vuelta a la UDG Tenerife, la ariete ha realizado dos ejercicios sobresalientes en los que ha sido clave para que el equipo acabe tan arriba en la tabla. En estas dos últimas campañas ha anotado 26 tantos (12 la primera, 14 la segunda), por lo tanto, María José es sinónimo y garantía de gol. Pero además aporta mucho más que eso y es que es una futbolista que trabaja durante los 90 minutos, también sin balón y que asiste si es necesario. Por lo tanto, un perfil muy completo que la está rompiendo en las islas y que esta temporada volverá a ser clave.

Estamos ante la quinta temporada de la Unión Deportiva Granadilla Tenerife en Primera División. La gran duda está en si podrán volver a ocupar la cuarta plaza (o más arriba), pues sus competidores directos se han reforzado muy bien en el mercado para tratar no solamente de estar en la zona noble sino intentar tumbar a los dos grandes. Habrá que seguir de cerca el proyecto tinerfeño para ver si es capaz de seguir peleando entre los grandes. Su fuerte es La Palmera, donde es muy complicado sacar puntos, sino que se lo digan al FC Barcelona. Lo que nos queda claro es que a competitividad, garra y ganas no les gana nadie.

Un tercero con alma de guerrero

Por Xavi de la Ossa

Cuando hablamos de apuesta por el fútbol femenino, el primer nombre que nos viene a la cabeza es el del Levante. Y es que el club demuestra temporada tras temporada que su apuesta es real. Quizás no a nivel económico, lejos todavía de los grandes clubes de la Primera Iberdrola, pero sí a nivel social y de igualdad con el masculino en muchos aspectos. Todo ello viene respaldado por un trabajo deportivo excelente en las últimas temporadas en las que el conjunto granota está intentando equipararse a los dos titanes de la competición. Pese a que todavía no lo han conseguido, en el anterior ejercicio cosecharon la tercera plaza, superando a un histórico como el Athletic Club. En la 19/20 el objetivo del club vuelve a ser el mismo y quizás pueda acercarse un poco más a los dos primeros puestos de la tabla.

La pieza más importante para conseguir de nuevo el objetivo está en el banquillo y se llama María Pry. Tras 7 años como técnica del Real Betis Balompié, la sevillana decidió sumarse al proyecto levantinista, uno de los más ambiciosos de toda la Primera División. Se trata de una preparadora que ha llevado al conjunto verdiblanco a pelear en la parte media-alta de la tabla y que sabe sacar el máximo rendimiento de sus futbolistas. Además, destaca por practicar un fútbol vistoso siendo protagonista con la pelota. Algo que tratará de hacer también en tierras valencianas, esta vez con un objetivo de altura, pero que no le asusta para nada. Además, la plantilla se ha reforzado muy bien con jugadoras de nivel que no contaban en sus equipos, pero que aquí pueden sumar.

El Levante UD destaca por tener una plantilla compensada entre futbolistas jóvenes con mucha proyección como Ona Batlle o Alba Redondo y otras más experimentadas con calidad de sobra como Sonia Bermúdez o Banini. Pese a tener un equipo con nuevas incorporaciones que han subido el nivel como Jucinara, Rocío Gálvez o Gemma Gili -entre otras- las blaugrana dan la sensación de ser un equipo descompensado en cuanto a variantes por posición. Es decir, mientras que en la parte alta hay más de cinco jugadoras para dos o tres posiciones, en defensa nos encontramos con 5 futbolistas para 4 puestos. Cierto es que alguna pieza del centro del campo podría retrasar su posición, pero a este Levante le falta algo de fondo de armario. Habrá que ver si Pry lo suple con canteranas o apuesta por lo que tiene hasta final de temporada.

En una plantilla con tanto nivel siempre es complicado escoger a una por encima de las demás porque, como pasa en todos los equipos de la parte alta, hay muchas piezas que lo harán bien y tirarán del equipo. Sin embargo, uno de los nombres propios del proyecto levantinista es Alba Redondo. Quizás no sea la futbolista con más calidad de la plantilla, pero la temporada pasada consiguió ir con la Selección Española estando en el Albacete Balompié, equipo que descendió y del que era la buque insignia. Sin desmerecer a las manchegas, la delantera está ahora en uno de los mejores equipos a nivel nacional, por lo que su temporada dictará si lo del año pasado fue un espejismo o está preparada para competir en lo más alto.

Con el Levante perfilado para la 19/20, solamente queda sentarse para disfrutar y analizar la evolución de este equipo. Como principales bazas tiene a una de las mejores entrenadoras de la liga y el haber realizado fichajes de nivel. En contra, la adaptación que vayan a tener las nuevas piezas en el proyecto. Si nada se tuerce, estamos hablando del tercer clasificado de la Primera Iberdrola una temporada más. Ahora bien, este equipo tiene que empezar a mirar seriamente a la segunda plaza y, de no conseguirla, han de quedarse cerca. Lo ideal para las granota sería terminar la temporada y que tanto FC Barcelona como Atlético de Madrid se acuerden de ellas. Las cartas están sobre la mesa y es el Levante quien tiene en su mano hacer -o no- una buena partida.

Apuesta firme en Madrid

Por Jesús Burgos

Contextualizar lo que realizó el Madrid CFF la pasada temporada podría servir a pequeños rasgos, pero en lo general es pasear en el pasado de un equipo completamente nuevo hoy. Aun así, caeremos en el tópico y quizás así, si el equipo de la capital logra algo “grande” este año, se valore más su hazaña. La 18/19 fue su segunda campaña en la máxima categoría del fútbol femenino español, sin embargo, le costó mucho más aguantar en Primera División que en el año de su debut. Tuvo hasta tres entrenadores para, al final, conseguir el objetivo. Ahora, tras uno de los mejores veranos del fútbol femenino en la Comunidad de Madrid, el Madrid CFF es totalmente otro.

En este verano donde el Real Madrid ha surgido en el fútbol femenino de La Capital, el Madrid CFF no se ha querido quedar atrás, ni de Atlético de Madrid -aunque la suya es otra guerra- ni del CD Tacón. No quiere ser el tercero en discordia en la capital española y lo ha demostrado con la reestructuración del equipo y no solo con fichajes. Este verano el club ha salido reforzado en todos sus aspectos. En lo económico firma dos grandes contratos con Adidas y con Coca-Cola y refuerza así la confianza en el fútbol femenino. Además, también ha firmado un acuerdo con BeSoccer, que aparecerá en la parte trasera de las equipaciones.

En el marco deportivo, además de nuevo staff técnico, el verano ha sido muy movido. Revolución en San Sebastián de los Reyes. Ocho bajas y ocho altas. Respecto al equipo del año pasado ya no se encontrarán en las filas blancas en la 19/20: Ainoa Campos, Lucía Rodríguez, Irene López, Laura del Río, Eunice Beckmann, Yanira Ortigosa, Noelia Villegas y Agustina Barroso. Algunas marcharon a otros equipos, como Irene al RCD Espanyol o Lucía Rodríguez a la Real Sociedad, mientras que otro caso muy distinto es el de Laura Ríos que ha colgado las botas y será la próxima entrenadora del Flat Earth de Tercera División. Será la primera mujer en dirigir a un equipo masculino en España.

En cuanto a las nuevas incorporaciones darán un salto de calidad brutal a la plantilla madridista. Ocho nombres, algunos muy conocidos que dan un vuelco de 180 grados a las aspiraciones blancas. En la parcela defensiva el nombre propio es Monica Hickmann Alves. La central brasileño acabó decidiéndose por el proyecto del Madrid CFF tras negociar también con el Tacón. Sin duda, es el primer tanto que el conjunto de la capital marca al futuro Real Madrid. En la línea de atrás también se han incorporado Claudia Roldán, joven defensa española con mucha proyección, y la catalana Marta Turmo después de su experiencia americana. También en calidad de cedida llega, procedente del Atlético de Madrid, Alejandra López. En el terreno de la creación y el control la responsabilidad ha sido dada a Sara Tui. Experiencia y galones para el medio del campo. Tiene 30 años y viene procedente del Granadilla, donde ha jugado más de cien encuentros.

Arriba, la guinda del pastel. Primero la madrileña Macarena Portales, que intentará asentarse en el equipo y mostrar su talento con mejor suerte que en Sevilla. Y para cerrar la plantilla, junto al fichaje de Mónica, quizás las mejores incorporaciones del panorama futbolístico femenino español. Bruna Tavares y Marie-Laure Delie. La extremo brasileña procedente del Franklin Pearce University que aportará rapidez, habilidad y desequilibrio en tres cuartos de campo. Delie, si consigue volver a ser aquella delantera que lo metía todo, puede incluso disputar el trofeo de máxima goleadora a las Jenni Hermoso o Ludmila.

La única duda entre tanta estrella es la disposición táctica y la adaptación de la plantilla al trabajo de Óscar Fernández y todo su equipo. Quien durante esta pretemporada ya ha dejado entrever algún secreto de cómo puede ser el equipo esta campaña. Polivalencia en muchas jugadoras, rotaciones y una plantilla de veinticinco jugadoras -si contamos a Belén Peralta y Giovana Queiroz del filial- para empezar a asomar la cabeza entre las grandes del fútbol español.

Un equipo que quiere triunfar

Por Ana Moreno

Las de la franja arrancan una nueva temporada tras pasar un año complicado en el que cuajaron una primera vuelta excelente que les permitió terminar sextas con 22 puntos. Durante el desarrollo del ejercicio hubo grandes resultados: victorias ante Real Sociedad o Granadilla y empates contra Athletic o Valencia en Vallecas. La segunda vuelta fue sinónimo de mala racha, pues el Rayo perdió 7 partidos consecutivos y llegó a temer por mantenerse en Primera División. Sin embargo, dos victorias clave en La Orden y en el Antonio Puchades fueron suficientes para conseguir la permanencia en la máxima categoría.

Las franjirrojas estuvieron marcadas por hasta tres lesiones de ligamento cruzado anterior que apartaron a jugadoras importantes como Carla Guerrero, Jelena Cubrilo y Laura Codonal, lo que dio oportunidades a canteranas como Eva Alonso y Eva Masdeu. Con la salida de Natalia Pablos, emblema del Rayo Vallecano, llegó el momento de Sheila García, quien, a pesar de su juventud, ha conseguido ser muy importante para el equipo al que aportaba puro desequilibrio por banda. Dejando atrás la temporada pasada, pasamos a analizar la actual, que ha empezado con mucho movimiento en los despachos. Y es que el club ha dado hasta 12 bajas: Inma Martínez, Marta Perarnau, Raquel Candelas, Raquel Carreño, Amaia Mendioroz, Ana Valles, Cristina Portomeñe, Jelena Cubrilo, Naima García, Laura Teruel, Emma Marqués e Irene Ferreras (técnica).

Un total de 16 futbolistas han renovado con el club y a ellas se han sumado 6 incorporaciones: Saray García (Logroño), Bulatovic (Fundación Albacete), Patricia Larqué (Zaragoza CFF), Ruth Bravo (CD Tacón), Paula Fernández (Málaga) y Jessica Rodríguez, que venía como nueva entrenadora, pero fue destituida el pasado 1 de julio por no convencer a los responsables de la entidad. Carlos Santiso, hasta ahora en el filial, tomó las riendas de la primera plantilla hasta que se encontrase a alguien para la temporada, pero su buen trabajo hace dudar al club sobre si darle continuidad o no.

Cogiendo referencias de la pasada campaña, el Rayo Vallecano fue el tercer equipo que menos goles anotó (27). Además, debutaron 7 canteranas e Irene Ferreras utilizó un total de 28 jugadoras en liga. En Copa de la Reina ganaron al Sporting de Huelva en la tanda de penaltis en un partido en el que el Rayo terminó con 3 lesiones: Jeni (esguince de tobillo), Shelia (luxación en su hombro derecho) y Carla Guerrero (ligamento cruzado anterior). Se clasificaron para cuartos de final y cayeron eliminadas ante la Real Sociedad.

En cuanto a esta pretemporada han jugado un torneo en Pozoblanco en el que ganaron al Santa Teresa y al propio Pozoblanco, proclamándose campeonas de este. Más adelante disputaron un amistoso ante el Madrid CFF en el que empataron con tanto de Estela y de Bulatovic. Después se midieron ante el Levante, con derrota por 5-0 en la Ciudad Deportiva de Buñol.

El Rayo Vallecano se ha reforzado bien respecto a la temporada pasada según se ha podido ver en los partidos de pretemporada. Bulatovic es una gran delantera que pelea mucho sobre el césped y dará mucho que hablar esta temporada. Patricia Larqué, otra de las incorporaciones, está disputando todos los partidos a la espera de que Alicia se recupere de su lesión. De momento, se la ve con mucha confianza, algo muy necesario en el equipo. Tienen una nueva temporada para demostrar lo que es el Rayo y poder quedarse en Primera de sobra. Las que hemos visto su desarrollo hasta la fecha esperamos y deseamos que así sea.

Nuevas caras, mismos objetivos

Por Chantal Reyes

Resulta muchas veces curioso comprobar que el Betis tan solo lleva en la máxima categoría desde la temporada 16-17, siendo el presente su cuarto año en la élite. La competitividad de las andaluzas y los buenos resultados obtenidos desde que lograron el ascenso, peleando por estar en la parte noble de la clasificación, demuestran la buena labor que se ha realizado desde el conjunto bético, en el que siempre se depositan muchas esperanzas y del que se espera un buen hacer en la recién renombrada Primera Iberdrola.

No obstante, será una temporada relativamente complicada en cuanto a transición. Son varias las salidas importantes a las que tendrá que hacer el Betis, entre las que destaca la de su entrenadora, María Pry, que esta temporada dirigirá al Levante. Precisamente si algo caracterizaba a las béticas era lo que transmitía Pry. Pero el recambio es bueno y Antonio Contreras, que la temporada pasada dirigió a un Málaga que descendió, se pondrá al frente de un equipo que a pesar de también tener que contar con salidas como las de Rocío Gálvez -que acompaña a María Pry-, su portera titular Erina Yamane o Virgy, entre otras, también ha buscado reforzarse y aspira a realizar una nueva buena campaña.

Para ello contará con incorporaciones de jugadoras ya conocidas en nuestra liga como lo son Ana Hernández, que reforzará la medular procedente del Sporting de Huelva, Rosa Otermín, que principalmente se desenvuelve en el lateral zurdo y viene del equipo campeón, Martina Piemonte, que tras un breve paso por el Sevilla recaló en la Roma y ahora vuelve a la liga española, y Marta Cazalla, que viene junto a Contreras del Málaga y que juega de central, habiendo sido una de las jugadoras revelación en el club malagueño. A ellas se les suman también Maikerlin Astudillo (centrocampista venezolana), Michaela Abam (delantera camerunesa), Marina Fedorova (extremo rusa), Méline Gerard (portera francesa) y Marta Perarnau (defensa procedente del Rayo Vallecano).

Todas ellas suponen un buen recambio para las ya mencionadas, que junto a las hermanas Andrea y Claudia Roldán, Marta Pérez y Yaiza Relea “Yiyi” abandonan la entidad bética. De esta forma, las posiciones quedan todas cubiertas. Además, a pesar de las salidas, el Betis mantiene gran parte de las jugadoras que forman el esquema principal del Betis; Priscila Borja en la referencia ofensiva, Bea Parra, Rosa Márquez e Irene Guerrero en la medular, Paula Perea y Merel van Dongen en la zaga… Se verán por tanto nuevas caras pero también muchas otras conocidas de las que han hecho de este Betis un equipo tan competitivo.

Antonio Contreras será el encargado de dar forma a este nuevo Betis. Un entrenador que, a pesar de no haber podido mantener al Málaga en la máxima categoría -también fue quien lo ascendió-, tiene las ideas claras. Quizá su mayor problema en el Málaga fue el aspecto defensivo, ya que el equipo se lanzaba mucho al ataque y les costaba después replegarse, siendo así sometidas a mucho daño y encajando muchos goles. Pero como se ha visto en pretemporada, esta campaña apostará por un mayor control en el centro del campo para contener esas posibles llegadas, y para ello ha alternado entre el 1-4-4-2 y el 1-4-3-3, teniendo el primero mayores papeletas para ponerse en práctica una vez llegada la competición.

Tiene buenas jugadoras para ello, y es que sumado a la veteranía de Bea Parra, que en pretemporada ya ha demostrado que sigue enchufada y en modo goleador, cuenta con la calidad técnica de Irene Guerrero y Rosa Márquez, a la que se le suma ahora la de Ana Hernández, sin duda alguna la que fue la columna vertebral del Sporting de Huelva. Partiendo de esta base, y con una defensa ordenada entre la que destaca la mundialista Van Dongen, las béticas se aprovecharán de su peligro a balón parado, como se ha visto en los partidos previos a la competición, para hacer daño. Y arriba tendrá a su referencia ofensiva, Priscila Borja, que a sus 34 años buscará igualar o superar su registro de la temporada pasada; 13 goles.

Así las cosas, a pesar de contar con bajas sensibles, el Betis ha formado un equipo compacto del que se esperan ver buenos resultados en competición. Peleará nuevamente por estar entre la parte alta de la clasificación, y si bien la baja de María Pry es notoria, Antonio Contreras tendrá bajo sus órdenes a un grupo de jugadoras con nivel suficiente como para igualar la sexta plaza de las dos últimas temporadas y, por qué no, mejorarla. No lo tendrá fácil ante rivales muy parejos como Valencia, Granadilla, Real Sociedad o Athletic, pero si algo ha demostrado el conjunto bético es que jugar con alegría se premia.

A por el siguiente nivel

Por Jesús Burgos

Las ‘txuri-urdin’ empiezan una nueva temporada con las pilas y la ilusión recargadas. Y no es para menos. La Real Sociedad acabó la campaña pasada de la mejor manera posible. De menos a más. En la recién renombrada Primera Iberdrola, las jugadoras de Gonzalo Arconada terminaron en séptima posición, pero fue en Copa de la Reina donde consiguieron las mayores alegrías. Nahikari, que anotó el tanto de la victoria en el minuto 60, fue el nombre propio de una final de récords, en la que no solamente batieron al Atlético de Madrid sino también los datos de audiencia: 1,6 millones de espectadores (14,8% del share) según datos de la Real Federación Española de Fútbol.

Nahikari también ha sido protagonista en el mercado estival, pues anunció su renovación con las donostiarras teniendo cerrado un acuerdo con el club colchonero. La ariete se ha convertido así en el mejor fichaje para la plantilla ‘txuri-urdin’ en esta nueva campaña 2019/2020. El plantel guipuzcoano ha variado respecto al de la temporada pasada. El club ha sufrido hasta cinco bajas, unas ausencias que han afectado a todas las líneas del terreno de juego. Estas bajas son las de Oihane Aldai , Sandra Ramajo , Paola , Bea Beltrán y ‘Chini’. Sin embargo, las vigentes campeonas de la Copa de la Reina se han reforzado bien. Tres incorporaciones, una para cada línea del campo. Juventud, calidad y experiencia.

En la defensa la madrileña de 20 años, Lucía Rodríguez, joven perla del Madrid CFF. Central con buen manejo del balón, contundencia y mucha proyección. También llega la centrocampista Ana Tejada, de 17 años, procedente del EDF Logroño, aportando juventud, buena lectura del juego y recuperación del balón para el medio del campo. Arriba la Real ha sumado experiencia a la par que juventud con una Bárbara Latorre que pondrá la calidad en tres cuartos después de cuatro temporadas en Can Barça. Poca presentación más necesita la futbolista de Zaragoza. Además de estas tres, el club ha mostrado su confianza en la cantera con la ‘subida’ de Adriana Nanclares y Elene Lete, guardametas del filial, que completarán el trío de porteras del primer equipo.

Asimismo, Carla Bautista ya es propiedad de la Real Sociedad tras haber estado cedida al Atlético y llegar libre a San Sebastián. Se hacen así con los servicios de una de las delanteras españolas más prometedoras del panorama nacional. Con su ficha serán diecinueve las jugadoras con las que contará Arconada y su staff técnico formado por Goikoetxea, el segundo entrenador; Ander Ruiz, entrenador de porteros; Domínguez, preparador físico; Berastegui, encargado de la estructura emocional; Leyre Eleizegi, delegada del equipo; y Murua, el fisioterapeuta. Una familia 26 integrantes y ciento ochenta y seis mil almas donostiarras que intentarán luchar por el objetivo de pelear esa tercera plaza a un UD Levante que no parece que lo vaya a poner fácil y, tras lograr la Copa, empezar a mantenerse entre los grandes clubes del fútbol femenino español.

Obligado a despegar

Por Alejandro Pecci

El conjunto hispalense ha realizado una fuerte apuesta este verano por su sección femenina. Tras las dificultades vividas durante la pasada campaña, en esta nueva temporada que comienza, se espera que el equipo dé un paso al frente y se consolide en la zona media-alta de la tabla. Para ello, han realizado un lavado de cara en la plantilla incorporando hasta ocho futbolistas nuevas.

Este debe ser el año del Sevilla FC por muchos motivos: se han incorporado a futbolistas que suben el nivel de la plantilla, el club da un paso importante en la profesionalización de la sección permitiendo que estas entrenen por las mañanas y al frente de la nave estará Cristian Toro, buen conocedor de la competición y pieza clave en la consecución de la permanencia el curso pasado. En el seno de la entidad hispalense no se quiere ni oír hablar de las penurias vividas la temporada pasada y para ello han querido confeccionar un proyecto ambicioso. El Sevilla FC, como institución reconocida en España y Europa, quiere ver también refrendadas esas acepciones en el fútbol femenino, a lo que se suma, la superioridad de sus vecinas del Real Betis durante los últimos cursos. Por ahora, jugar competición europea para un equipo como el andaluz es una tarea prácticamente imposible, pero sí que hay recursos como para dar una buena imagen en la Primera Iberdrola y no pasar apuros.

El proyecto sevillista gira en torno a la figura de Cristian Toro. El entrenador argentino cogió al equipo como colista en diciembre y logró salvarlo en la última jornada. Una historia calcada a la que vivió en Valencia cuando se hizo cargo del banquillo che en 2011 (un equipo en aquella época abocado al descenso) y tras casi 6 temporadas, logró posicionar al conjunto valenciano como uno de los mejores del panorama nacional. La historia se repite e indica que el porteño quiere hacer lo mismo en Sevilla. Bajo la supervisión de la dirección deportiva liderada por Amparo Guitérrez, se ha confeccionado un equipo al gusto de Cristian con futbolistas que conocía de antaño como Yanara Aedo y otras más que se ajustan a su forma de jugar: equipo aguerrido, intenso y directo. Además, ha incorporado esta temporada a David Barranchina que ya lo acompañó en Valencia para ocuparse de la parcela física.

Ocho han sido las incorporaciones efectuadas en esta ventana de fichajes por la entidad hispalense. Destaca sobre todo el gran nivel existente en la portería, uno de los más altos de la categoría. Las encargadas de defender la meta de Nervión en este nuevo curso son Noelia Ramos, que se mantiene, Sara Serrat, guardameta internacional procedente del Sporting de Huelva y Cata Coll, llamada a ser el relevo generacional de Sandra Paños en el FC Barcelona y en la Selección Española que llega en calidad de cedida. En ese puesto, Cristian tendrá auténticos dolores de cabeza para decantarse por una de ellas.

En defensa destaca las incorporaciones de Sabrina Flores, lateral que llega del Sky Blue norteamericano. La medular ha sido la parcela donde más movimiento ha habido este verano. Han llegado hasta 6 incorporaciones que pueden ocupar posiciones en el centro del campo. La más sonada ha sido la de Virgy García, futbolista que ya vistió de rojiblanco y que llega del Real Betis. Tras ella, llegaron: Yanara Aedo, jugadora que bien conoce Cristian Toro tras su paso por el Valencia, Isabella Echeverri, que puede jugar tanto de central como mediocentro defensiva y ha sido reciente medalla de oro en los Juegos Panamericanos con la selección colombiana, Claire Falknor, que se desempeñará en el pivote y dotará el equipo de salida de balón y equilibrio, y por último, Emilia Dzunek, el fichaje más talentoso que ha realizado el Sevilla FC. La internacional con Polonia, puede aportar en la media punta y en posiciones más adelantadas en el ataque. Posee un último pase muy preciso y una gran visión de juego.

El cuadro hispalense ha subido el nivel en todas sus líneas de cara a la próxima campaña. El centro del campo es la posición junto a la portería, que más se ha reforzado en el mercado de verano. En el caso de la medular, Virgy aportará criterio y experiencia, Falknor equilibrio, Aedo aceleración en transición, Echeverri contención y Dzunek imaginación. La zaga por su parte contará con la jerarquía de Maite Albarrán y Aldana Cometti, juventud con Nazareth y laterales profundas y físicas como Bores, Pancha Lara y Sabrina Flores.

En ataque, Toro contará con múltiples variables. Las bandas serán un arma importante en este equipo y tendrán protagonismo tanto Olga Carmona como Toni Payne. Las dos futbolistas destacan por verticalizar el juego y abrir el campo. En la punta, Raquel Pinel volverá a llevar el peso del gol junto a Jeni Morilla. Por otro lado, se espera mucho de Nadya Kaporva tras cuajar una sensacional pretemporada. Si se centra, puede dar mucho de sí.

La portería ha sido sin duda la línea que más ha reforzado el Sevilla FC. Las nervionenses cuentan en sus filas con tres porteras de un alto nivel: Sara Serrat, Noelia Ramos y Cata Coll. Uno de los grandes debates del verano ha sido quién se alzará con la titularidad en el seno de la meta hispalense. Las tres han participado prácticamente lo mismo en pretemporada. Toro no es un entrenador que suela rotar la portería una vez comenzada la competición, por lo tanto, cuando tome una decisión, puede ser la definitiva. El tener a tres grandes porteras aumentará el nivel de competitividad entre ambas haciéndolas mejorar, pero por otro lado, puede ser contraproducente puesto que una de ellas, tendrá un papel muy secundario.

Cabe destacar la polivalencia de algunas futbolistas que conforman la plantilla nervionense. Echeverri puede jugar tanto de mediocentro como central. Sabrina Flores, lo puede hacer de pivote y en ambos laterales y Dzunek podría ocupar tanto la mediapunta como la delantera.

Pero sin duda el aspecto que mejora el Sevilla con respecto a la temporada pasada es el nivel de competitividad y la capacidad de reacción ante situaciones desfavorables. La plantilla ha dado un salto con respecto a hace un año.

El principal aspecto que mejorar es la defensa del balón parado. El equipo continúa sufriendo en esta faceta. Pese a contar con más centímetros en la plantilla, no terminan de ser contundentes a la hora de defender este tipo de acciones. Es un problema para tener muy en cuenta ya que muchos clubes, utilizan esta vía a la hora de sacar adelante sus partidos. En ataque las aprovecha, pero en defensa debe mejorar.

Las contrarias suelen hacerle daño al conjunto hispalense a través de centros laterales. Aquí será fundamental la concentración defensiva en las marcas y las ayudas al lateral. El rival, también puede generarle estragos al Sevilla si presionan su salida de balón. El equipo suele desplegarse mucho y una pérdida en una zona comprometida del campo, la adversaria puede encontrarse en una situación de superioridad y multitud de espacios.

El sistema más utilizado durante la pretemporada ha sido el 4-4-2 y el 4-3-3. Ambos sistemas se ajustan al perfil de futbolistas que hay en la plantilla. El cuadro dirigido por Toro llevará a cabo un juego vertical por bandas, de mayor control en el centro del campo comparado con la temporada pasada y siempre comenzando a jugar desde atrás. Alternará transiciones rápidas con otras de mayor pausa según lo requiera el encuentro y el rival, pero siempre mirando hacia la portería contraria. No se descarta que, durante el curso, pruebe con un sistema que ha utilizado tanto en Valencia como en su primer año en Sevilla. El 3-4-2-1 o 3-5-2 con seguridad, salgan a escena.

Por Alejandro Pecci

Una nueva era en Huelva

El club andaluz espera tener un año tranquilo en lo deportivo. En la 18/19 estuvieron al borde del abismo. Un empate in-extremis ante el Málaga en la jornada 28 les hizo ganar el goal average al conjunto de la Costa del Sol y poder así salvar la categoría. Un año de sufrimiento que tuvo un desenlace feliz. Con el objetivo de no volver a pasar por una situación parecida, la entidad blanquiazul le ha dado un giro de 180 grados al equipo realizando numerosos cambios en la plantilla y estableciendo su nueva sede en el Nuevo Colombino.

Año de cambios en el conjunto onubense. El primero y el más ilusionante es el acuerdo que han firmado con el Recreativo de Huelva por el que el Decano se compromete a ceder sus instalaciones a sus homólogas femeninas, incluyendo el Nuevo Colombino donde jugará sus encuentros en la Primera Iberdrola, dejando así, un campo clásico como La Orden. Por otro lado, hasta 11 (en un principio fueron anunciadas 12 pero renovaron en última instancia a Meryem Hajri) fueron las bajas confirmadas por el club ‘choquero’ de cara a la presente temporada; entre las que se encontraban dos pesos pesados como Sara Serrat y Anita Hernández. Un lavado de cara en toda regla y por el que se espera, al menos, no sufrir tanto como en el curso anterior.

Un año más al frente de las espartanas estará el técnico con más partidos dirigidos en la Primera División Femenina, Antonio Toledo. Más de 400 encuentros avalan al técnico andaluz que ha vivido de todo en sus 14 años entrenando al Sporting de Huelva. Sin duda, una figura importante en el avance que está experimentando actualmente el fútbol femenino. Con él, las onubenses consiguieron la Copa de la Reina en 2015, el único título a nivel nacional que ostentan en sus vitrinas. La experiencia a Antonio le da una ventaja con respecto al resto de entrenadores en la Primera División, sobre todo en las situaciones límite. Ahí se mueve como pez en el agua. En esta temporada que se presenta, tendrá el reto de encajar todas las nuevas piezas y de ajustar su forma de jugar al Nuevo Colombino.

En el apartado de las incorporaciones, un verano más el Sporting ha contratado a futbolistas poco conocidas por el público general del fútbol femenino como por ejemplo la canadiense Aidou, la japonesa Tanaka Yoku o la guardameta belga Nicky Evrard. No obstante, como es habitual, ha vuelto a peinar el mercado latinoamericano en el caso de Korina Clavijo y africano con Peace Efih y Adubea. A ello, se han sumado futbolistas con experiencia en la competición como Patricia Mascaró y Chelsea Ashurts y otras jóvenes con potencial como Marta Peiró, Fatou Kanteh y Sara Navarro.

Las zonas que más ha querido reforzar la dirección deportiva sportinguista han sido la portería (por necesidad) y la delantera. Bajo los palos estarán; Chelsea y Nicky que llegan por Serrat y Fomchenko. En la medular se han incorporado tres futbolistas: Efih, Tanaka Yoku y Aidou y en tres cuartos, han sido sin duda las posiciones en las que más movimiento ha habido con el objetivo de mejorar las marcas de cursos anteriores. El año pasado, le pasó mucha factura al equipo la falta de gol. Las espartanas fueron la escuadra que menos goles marcó con 22 en la 18/19, un problema que apunto estuvo de costarle la categoría. Ni Bonsegundo, ni Raquel Fernandes ni Ludmila Barbosa lograron ser regulares de cara a portería. Por ello, Toledo ha incorporado hasta 4 futbolistas que se desempeñan en el ataque. Las bandas han sido reforzadas con Sara Navarro, Fatou Kanteh y la polivalente Adubea. Esta última, puede jugar tanto pegada a la banda como de referencia en ataque o unos metros por detrás. Las puntas de lanza serán Mascaró, que acumula una dilatada experiencia en Primera División y Marta Peiró, futbolista joven procedente del Valencia y con un gran potencial. Por último, la cantera tendrá protagonismo con Natalia Nogareda que llega del filial.

El Sporting de Huelva ha mejorado su plantilla con respecto al año pasado. La defensa, ha sido la posición que menos se ha tocado y en la que tan solo, se ha incorporado a Korina Clavijo. Uno de los puntos tradicionalmente fuertes del club onubense no necesitaba de muchos retoques. Una temporada más contará con la seguridad que otorgan Elena Pavel, Patri Ojeda, Cinta y Bernal. No ha sido así en la delantera, donde no se obtuvo el rendimiento esperado el curso pasado. Para no pasar las mismas necesidades de cara al gol, la dirección deportiva se ha movido a consciencia en este mercado estival y ha proporcionado a Toledo una serie de futbolistas muy interesantes. El experimentado técnico contará con los goles de Peiró, la experiencia de Mascaró, el descaro de Sara Navarro y la velocidad de Fatou. En pretemporada, Peiró y Navarro han demostrado entenderse a la perfección y apuntan a ser una de las parejas en ataque a tener en cuenta en esta temporada.

Una de las grandes novedades en el seno de la familia sportinguista de cara a la 2019/20 es que disputará sus encuentros en el Nuevo Colombino, estadio del Recreativo de Huelva y entrenará en la ciudad deportiva del Decano. Las instalaciones mejoran muchísimo con respecto a años anteriores. La Orden es un campo que no está en las condiciones necesarias para la disputa de un encuentro de Primera División Femenina. En su césped, era una tarea complicada llevar a cabo un juego de combinación, por ello las espartanas lo han utilizado como un fortín de cara a sus rivales y han ajustaron su forma de jugar a dichas condiciones a través de un identificativo juego directo. Sin embargo, las nuevas condiciones en las que se verá rodeado el Sporting, le obliga a desplegar un juego de mayor control y combinación. Jugadoras como la japonesa Tanaka Yoku, Peace Efih, Alidou, Hajri, Irene Rodríguez (también puede jugar de lateral izquierdo) y Castelló llevarán la manija y el control en la medular.

En la presente temporada hay dos incógnitas que rodean a la escuadra andaluza. La primera de ellas será si el abandonar La Orden, un campo donde los grandes han perdido ligas y el club ha cosechado permanencias, les afectará mucho en su rendimiento. Cierto es, que las condiciones con el Nuevo Colombino mejoran de forma ostensible, pero abandonar un lugar trece temporadas después y mudarse a otro nuevo, llevará un tiempo de adaptación que por el bien del club, no sea muy prolongado.

La segunda incertidumbre es el rendimiento que puedan dar los fichajes exóticos. En la 2018/19 hubo futbolistas que no llegaron a cumplir con las expectativas como Kornievets, Vera Djatel, Lice Chamorro o Geraldine Leyton.

La forma de jugar del Sporting de Huelva va a cambiar. Ya se han visto las primeras pinceladas en pretemporada de lo que va a ser el nuevo Sporting. La solidez e intensidad defensiva y el balón parado serán innegociables. Las espartanas volverán a ser un equipo rocoso atrás y poderoso en el espacio aéreo. Sin embargo, su forma de generar peligro cambiará con respecto a temporadas anteriores. Se pasará de un juego puramente directo a uno de mayor combinación y control en el centro del campo que estará secundado por bandas abiertas y veloces. El sistema que previsiblemente utilice Antonio Toledo será el 1-4-3-3, aunque puede variar al 1-4-2-3-1.

A un paso de la élite

Por María Valentina Vega

Tacón es un acrónimo que significa: trabajo, atrevimiento, conocimiento, organización y notoriedad. 

El atrevimiento lo demostraban creando un nuevo equipo de fútbol femenino en Madrid, el trabajo, conocimiento y organización con todo lo conseguido para llegar a Primera División, y la notoriedad la han obtenido no solo por su ascenso a Primera Iberdrola, sino por su unión con el Real Madrid, representado su acrónimo. Este club deportivo nacía hace cinco años, un 12 de septiembre de 2014. Una ex futbolista del mayor equipo rival del masculino en la capital, el Atlético de Madrid –pero socia del equipo blanco–, tomó la decisión de fundarlo. Su nombre es Ana Rossell, a la que hemos podido escuchar en Cuatro (donde narró junto a Manu Carreño los amistosos de la absoluta femenina pre-Mundial 2019), en Teledeporte y en GOL. Buscaba crear lo que ella llamó en un inicio un equipo modesto, aunque ya con ver sus siglas quedaba claro que aspiraban a llegar a lo más alto. 

En Hortaleza comenzó todo, con la colaboración de la agencia de representación AR10 dirigida por René Ramos, hermano del central madridista, vicepresidente en sus inicios.  En la actualidad, Rossell y Manuel Merinero son la presidenta y el director deportivo, en una directiva que poco a poco irá contando con mayor representación del conjunto blanco. Un año más tarde de su fundación firmaron con el CD Canillas la absorción de su sección femenina. Este club es conocido por haber estado vinculado con el equipo de Valdebebas. El objetivo inicial, según su presidenta, era establecer un lugar en el que las niñas pudieran comenzar su carrera para poder acceder luego a clubes de la máxima categoría. Pero, siempre, siguiendo de cerca a la élite y un posible acercamiento al club presidido por Florentino Pérez. 

Ha sido en el 2019, con el Mundial de Francia dando mayor visibilidad al fútbol femenino, cuando se ha dado el paso que muchos reclamaban: que un equipo tan influyente como el Real Madrid tuviese su división femenina. Tendrá que haber una votación de los socios, asambleas y todas las gestiones administrativas y burocráticas necesarias, pero desde el club se ha garantizado en un comunicado oficial que en 2020 el Tacón dejará su nombre y pasará a llamarse, a todos los efectos, Real Madrid Femenino. 

Al frente del cuerpo técnico se encuentra ahora mismo David Aznar. Es el entrenador del primer equipo de la entidad desde la 2018/2019. Llegó a un equipo que competía en Segunda y buscaba el ascenso. La pasada temporada fueron campeonas del Grupo V, invictas, demostrando su superioridad al ganar con goleadas y la portería a cero a algunas de sus contrincantes. Los equipos que más difícil se lo pusieron fueron el Rayo Vallecano B y el segundo equipo del Atlético de Madrid. La promoción de ascenso la ganaron frente al Zaragoza CFF y el Santa Teresa. Una de las mayores protagonistas de estos encuentros fue la internacional argentina Ruth Bravo, conocida como ‘Chule’, mediocampista que llegó a nuestra liga desde Boca Juniors y que este verano hemos conocido que abandonaba el equipo camino del Rayo Vallecano. 

Lorena Navarro fue una de las jugadoras destacadas, delantera que ha acumulado minutos también en pretemporada, aunque ahora tiene una gran competencia en las filas del equipo, además de Mery Ruiz y Sara Ezquerro, portera que llegó al Tacón tras su paso por el Atlético Féminas B. Habrá cambios profundos en la titularidad, dado que ahora cuentan con futbolistas de renombre como las medallistas de bronce mundiales con Suecia en Francia 2019, Kosovare Asllani y Sofia Jakobsson. Ambas tuvieron una gran actuación y fueron determinantes con sus goles para que su selección alcanzase las semifinales y el tercer puesto. Igualmente se ha incorporado a las filas del futuro Real Madrid la internacional brasileña Daiane Limeira. 

En la pretemporada han tenido resultados irregulares, llegando a caer ante el Athletic Club en las semifinales del primer Trofeo Carranza disputado entre equipos femeninos, que acabaron por llevarse las de Ibaigane. Es un equipo en formación, pero con el talento que tiene arriba y en el centro del campo, puede pelear por mantenerse en un puesto cercano a los grandes equipos clásicos de la Primera División femenina de nuestra liga, aunque esté por debajo de ellos. 

Abrirán la 2019/2020 el 7 de septiembre frente a uno de los equipos más fuertes, las finalistas de la pasada Champions, el Fútbol Club Barcelona. Quizá en un año podamos ver este partido en el Bernabéu, repleto de aficionados, como hemos visto el Metropolitano o la Catedral, San Mamés. 

Volver a competir

Por Chantal Reyes

No lo tendrá muy difícil el conjunto ché para mejorar su papel de la pasada temporada, donde terminó en octava posición, siendo este su peor registro liguero desde la temporada 2012-13 cuando acabaron en decimotercera lugar. Tampoco en Copa destacó tras caer en primera ronda. El Valencia, que a falta de tres jornadas para terminar la competición destituyó al por entonces entrenador -Óscar Suárez- tras un sonrojante 6-0 encajado en Zubieta contra la Real Sociedad, tendrá esta temporada el objetivo de volver a la parte alta de la clasificación. Para eso tendrá que hacer frente a salidas de jugadoras importantes como Débora García y Jucinara Soares, pero lo suplirá con refuerzos jóvenes y de proyección además de con nueva cara en el cuerpo técnico.

La dirección deportiva ha sabido buscar calidad nacional para reforzar su zaga con Berta Pujadas y Bea Beltrán, siendo la primera una de las jugadoras con más proyección del panorama español. Además, Asun Martínez y María Jiménez también se unen a este proyecto que apuesta por la juventud. También contarán con refuerzos internacionales como los de Viola Calligaris, Florencia Bonsegundo y Cara Curtin, siendo las dos primeras internacionales con sus respectivas selecciones. Bonsegundo fue una de las destacadas con Argentina en el pasado Mundial de Francia. De esta forma, las valencianas podrán hacer frente a salidas como las ya mencionadas pero también a las de jugadoras como Yanara Aedo, Marta Peiró, Sara Medina y Anair Lombi, esta última por retirada.

Tras realizar un mercado de fichajes equilibrado con el que suplir esas bajas, al Valencia se le presenta esta temporada una oportunidad para borrar la irregular actuación de la pasada campaña y volver a ser el club competitivo por el que se ha destacado en los últimos años. Con el título todavía lejos de sus manos al tener por delante contrincantes como Atlético de Madrid, FC Barcelona o su vecino, el Levante,  el objetivo del conjunto ché pasa por pelear para estar entre los primeros cinco puestos y por dar la sorpresa en la Copa de la Reina, donde ya alcanzaron la final la temporada 14-15 pero cayeron ante el Sporting de Huelva. No lo tendrá fácil, ya que rivales como Real Sociedad, Athletic Club, Betis y Granadilla también aspiran a lo mismo. La competencia esta temporada está servida.

Para hacerse un hueco entre tantos equipos, la mayor baza de este conjunto pasa sin duda alguna por el banquillo, donde Irene Ferreras, que realizó una campaña notable con el Rayo Vallecano, tomará las riendas del conjunto valenciano. La temporada pasada el esquema fue alternando entre el 1-3-5-2 y el 1-4-4-2, en los que Óscar Suárez prestó especial atención en las bandas, donde Jucinara Soares y Débora Garcia tuvieron un papel destacado. Ahora sin ellas, falta por ver el sistema por el que Irene Ferreras apostará. La referencia ofensiva será sin duda alguna Mari Paz Vilas, que a pesar de no haber disputado tantos minutos como se esperaban -bien por lesión bien por decisión técnica-, volvió a ser la máxima goleadora del equipo con 14 goles.

Vilas estará acompañada por jugadoras como Carol Férez, Zenatha Coleman y las recién incorporadas Calligaris, Curtin y Asun Martínez. La primera es toda una garantía, ya que su polivalencia la permite jugar en cualquier parte del campo y se espera ver de ella el rendimiento que no se pudo ver en el Atlético de Madrid por la falta de minutos. Pero será en la medular donde el Valencia sacará más provecho con una Sandra Hernández que fue de las jugadoras más regulares y destacadas de la pasada campaña.

Para ser justos con el club, también la temporada pasada el conjunto ché acuso muchas bajas que limitaron su actuación a lo largo de la temporada, especialmente en defensa, donde se vieron muy perjudicadas. Paula Nicart, Marta Carro, Mandy van den Berg, Naiara Beristain, Cristina Cubedo… Todas ellas tuvieron que parar por lesiones de larga duración que impidieron su participación en gran parte de la temporada. La recuperación de estas jugadoras será también una baza importante para el conjunto de Irene Ferreras, que a pesar de no haberse hecho con jugadoras de tanto renombre como otros equipos, ha logrado crear un conjunto equilibrado con el que competir bien.

El Valencia tiene que dar un paso al frente si quiere seguir los pasos de su equipo vecino, el Levante, que parece estar cogiendo la delantera en cuanto a objetivos de presente y de futuro. Si bien al conjunto ché le colocamos un par de escalones por debajo del equipo campeón y subcampeón de Liga, la plantilla que presenta la próxima temporada es una con la que competir y con la que mejorar la actuación de la pasada campaña. Las jugadoras, las tiene. Y también la entrenadora. Ahora solo faltan los resultados.

¿Algo que añadir?