Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Guía BP LaLiga 19/20

Guía BP LaLiga 19/20: Real Betis

Un nuevo Betis para volver a empezar

El Betis necesita volver a creer y sus aspiraciones solo pasan por conseguir retornar a Europa. Argumentos como Pedraza, Fekir o Borja Iglesias dan al nuevo proyecto de Rubi una intención clara de continuar siendo protagonista en los partidos para lograr el mejor éxito en el cuadro verdiblanco.

Un texto de Alberto Pintado (@Pintadolozano)

El periplo verdiblanco se ha tornado diferente. La mala temporada de los de Setién dejó al Betis fuera de Europa y el nuevo proyecto tiene unas expectativas muy altas. Con Rubi al mando, el equipo debe avanzar en la línea que dejó el cántabro tras su marcha. No será fácil: el juego posicional de la era Setién era complejo, trabajado y con la clara intención de favorecer la fluidez del cuero entre las líneas (más allá del resultado final). Rubi contará con perfiles como los de Canales, Pedraza, William, Fekir o Borja Iglesias para potenciar esta idea y hacerla suya.

¡Descarga la Guía BP del Betis en pdf o la Guía BP de La Liga al completo siguiendo este enlace!

Porque Rubi es el técnico del Betis y quiere hacer de él un conjunto que irradie ofensividad a raudales. Los carrileros serán piezas clave y Fekir, mariscal del campo. Ya sea con un 4-3-3 puro con William como pivote o con un 4-2-3-1 más móvil que libere a Fekir en tareas ofensivas, el Betis cuenta con un fondo de armario impresionante. No obstante, la tarea del entrenador catalán no será fácil. Tiene que suplir el milimétrico estudio posicional que realizaba Setién con trabajo versátil y agresivo en la fase ofensiva. El equipo anterior a Rubi era más dinámico y realizaba un ataque más asentado con piezas que fluían entre las líneas rivales. El nuevo Betis es vertical, agresivo y ofensivo como pocos. Es, quizá, el principal mal de un equipo que debe apretar y trabajar mucho en defensa, su principal punto flaco.

Es meridiano que Rubi no ha llegado a Sevilla para hacer del Betis un bloque sólido, compacto y fiable en defensa. En su ADN va implícita la ofensividad y planea implantarla en el equipo verdiblanco. Piezas como Emerson, Pedraza, Fekir, Borja, Tello o Joaquín son los estandartes de un conjunto que generará transiciones ofensivas endiabladas, con mucha intención, pero que sufrirá en el repliegue con asiduidad y que, seguramente, pierda puntos por no ser lo suficientemente contundentes en defensa.

Con todo ello, hablar del nuevo Betis es hablar de cambio. La línea, con Rubi, es continuista, pero el catalán no es Setién. Hay que ser consciente que el trabajo dará sus frutos con alta probabilidad, pero es un árbol que tardará en crecer hasta alcanzar su apogeo. La ardua tarea de generar una ramificación diferente del antaño Betis es compleja para Rubi, que ya ha demostrado querer ser protagonista con galopadas y golpes asestados con furia, pero que deberá atar en corto a sus futbolistas para que sincronicen sus movimientos, junten sus líneas y defiendan como un conjunto. Y puede ser el factor diferencial de su temporada y el devenir del proyecto y del propio Rubi.

Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’

Hablar de Rubi es hablar de un fútbol concienzudo. Comenzando como entrenador del Vilassar y pasando por el Sabadell, Ibiza, Girona, Levante o Sporting de Gijón entre otros, llegó al Espanyol para llevarlo a la gloria: alcanzó la Europa League con un equipo sorprendente. Y es que su estilo es directamente ofensivo, pero cuidando el balón y mimándolo. Soba el cuero buscando un ataque vertical, pero siempre apoyado sobre el juego posicional.

Para Rubi, las bandas son oxígeno puro para su fútbol. Constantes subidas y bajadas liberan el carril central y otorgan libertad a los mediocentros, sobre todo, al mediapunta. Esta es la pieza clave de su filosofía, la que le permite conectar directamente a todo el equipo sin estar fijado a un rol concreto.

Rubi quiere hacer un fútbol protagonista y eficiente y, para ello, define un esquema que cuenta con centrocampistas por doquier que controlen el flujo del encuentro. El 4-2-3-1 es el esquema predilecto para el catalán, con un pivote algo más posicional, un centrocampista más todoterreno y un enganche liberado que caiga al centro del campo y al área. Y, por supuesto, un delantero referencia para generar peligro constante.

Nabil Fekir

Nabil Fekir es la estrella del Betis y no otro. Podrían serlo Canales, Tello o Borja Iglesias, pero el galo se ha echado al equipo a la espalda desde que aterrizó en Heliópolis. Mediapunta con una calidad innata, se libera con facilidad de las marcas y le gusta regatear en corto con el balón en los pies. Saca petróleo de donde no hay ni tierra.

Con Rubi, siempre gozará de libertad al jugar entre el centro del campo y la delantera. Su rol será el de comandar la ofensiva y hacer que fluya el balón, algo que le hará ser la figura más determinante de este nuevo Betis. Sin más, es uno de los fichajes del año y puede convertirse en uno de los jugadores de La Liga si logra adaptarse a la idea de Rubi, con quien puede casar gracias a su fijación por mirar la portería con verticalidad y ataque a los espacios constantes.

Una obra de arte

Las ventas de Pau López o de Giovani Lo Celso han generado bastantes dudas en la afición bética. Se entienden, pues eran jugadores capitales del Betis, pero la llegada de Fekir o Borja Iglesias han levantado los ánimos al máximo. Sin embargo, jugadores como Dani Martín, Álex Moreno o Lainez son melones casi por calar y no dejan fácil la gestión del vestuario a Rubi. Aun así, el catalán es conocedor de lo que tiene y ya sabe cómo comenzar su obra. Joel Robles será el meta titular, a expensas de cambios que puedan obligar diversas circunstancias deportivas o médicas.

En la zaga, la opción de jugar con dos centrales es la que más enteros gana. A Rubi le encantan Bartra y Sidnei, dos centrales de corte contundente y rápidos, con buen trato de balón. Sin embargo, Mandi fue imprescindible para Setién y casa bien con el fútbol posicional del catalán, algo que abre la posibilidad a una defensa de cinco jugadores. Como alternativa estará Feddal, un central con buenos argumentos también. En los costados, Emerson y Pedraza son las preferencias de Rubi, pero la apuesta de Álex Moreno podría hacer rotar con asiduidad al jugador cedido por el Villarreal. Como suplentes del brasileño están Francis y Barragán, pero no cuentan con la misma estima que causa Emerson a su técnico.

El mediocampo puede ser la zona más compleja de encajar para Rubi. William Carvalho es un fijo y le acompañarán Fekir y Guardado casi siempre, pero Kaptoum gusta al catalán y Javi García es un jugador experimentado que aportará templanza en momentos de nervio. En las bandas, Tello y Canales apuntan a indiscutibles, con la rotación en la zona de influencia del cántabro con Fekir. Y, arriba, la gran apuesta es Borja Iglesias, que relevará en casi todos los compromisos a Loren como revulsivo, al igual que el fichaje de Juanmi, que aportará polivalencia y agilidad en partidos atascados en esa línea ofensiva.

Millones van, millones vienen

Pau López, Junior y Lo Celso han causado baja este verano en un Betis que ya les echa de menos. También se han ido Sergio León, Boudebouz, Inui o Camarasa, además de los descartes Brasanac, Tosca y Alex Alegría, pero las entradas tampoco han sido malas decisiones. Sobre todo, la gestión de Nabil Fekir ha colocado a los verdiblancos un escalón por encima del resto. 20 millones de euros por uno de los jugadores más talentosos de Europa le permiten sustituir con facilidad a Lo Celso, gracias al bagaje y a la calidad del francés. Pedraza, por su parte, es otro futbolista con experiencia y unas cualidades interesantes, que podrán luchar con el recuerdo de un Junior que iguala condiciones ofensivas con el cordobés.

Sin embargo, la portería ha sido el principal lunar de la planificación. La llegada del joven Dani Martín, suplente en el Sporting, suscitó muchas dudas que se confirmaron en las dos primeras jornadas. Joel Robles será el titular, pero el sustituto de Pau está lejos del nivel del catalán. Por otro lado, Juanmi puede ser una pieza interesante para aportar la verticalidad que ha perdido sin Sergio León y Álex Moreno dotará de competitividad y futuro al carril izquierdo.

¿Algo que añadir?