Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Guía BP LaLiga 19/20

Guía BP LaLiga 19/20: RCD Mallorca

Más calidad para competir mejor

El Mallorca ha pasado de competir fuera del fútbol profesional en Segunda B a la máxima categoría del fútbol español en apenas dos años. Dos ascensos seguidos basados en un grupo que tendrá que subir un peldaño de calidad para competir ante los mejores.

Un texto de Joan Cloquell (@JoanCloquell)

Hace dos años, el equipo mallorquín se veía inmerso en uno de sus momentos más delicados de su historia moderna, viendo cómo quedaba relegado a una Segunda B de la que equipos históricos del fútbol español les costó sudor y lágrimas volver a salir. Además, no había un sistema de club y técnico para ser optimistas en ese momento.

¡Descarga la Guía BP del Mallorca en pdf o la Guía BP de La Liga al completo siguiendo este enlace!

Pero entonces se cruzó en su camino Vicente Moreno Peris. El entrenador valenciano sentó las bases de un equipo sólido, optimizó las cualidades de todos sus jugadores y consiguió devolver al Mallorca a la división de plata del fútbol español. Y en la siguiente temporada, hizo el más difícil todavía. El conjunto bermellón era un equipo claramente candidato para luchar por la permanencia debido a su falta de calidad y muchas de sus piezas eran veteranos o no habían competido nunca en Segunda. Pero Vicente Moreno volvió a armar un grupo difícil de batir e hizo de Son Moix un fortín que le llevó primero a disputar los playoffs por el ascenso y finalmente a ascender a la máxima categoría del fútbol español, a La Liga.

¿En que se ha basado ese ascenso meteórico del Mallorca? Vicente Moreno ha construido un bloque compacto, donde todo el equipo trabaja con solidaridad y armonía, siendo muy difícil de batir. Es un equipo que no quiere llevar el protagonismo del partido, pues se siente cómodo cediendo la posesión del balón al contrario y siendo totalmente reactivo. A pesar de ello, el Mallorca tiene la capacidad de generar muchas ocasiones de gol, cimentadas en el juego de espaldas de su delantero centro y de la velocidad que le dan sus bandas. Por contra, es un equipo con una falta de calidad preocupante, incapaz de generar fútbol con personalidad, aunque algunos fichajes que han llevado a cabo van en el camino de paliar ese defecto. Jugadores como Febas, Kubo o Cucho Hernández deben elevar el nivel técnico de la plantilla y dar más variantes a Vicente Moreno para ser menos reactivos y no ser tan dependientes de contrarrestar el juego rival.

Vicente Moreno

Vicente Moreno Peris es el gran ‘culpable’ del ascenso meteórico del Mallorca desde su llegada en 2017. El entrenador valenciano hizo prácticamente toda la carrera como jugador en el Xerez, donde tuvo su primera experiencia como entrenador allá por 2011. Después cogió la selección valenciana sub-23 en 2013 antes de recalar en el Gimnàstic durante tres años antes de fichar por el Mallorca. Vicente Moreno se encontró un equipo y una institución deprimidos, pero en base a tener un perfil bajo, sin estridencias y usando el sentido común ha conseguido armar un conjunto compacto, con una confianza alta en sus posibilidades. Para su llegada a La Liga Santander necesitará un punto más de calidad para conseguir el objetivo de la permanencia, pero el trabajo será innegociable.

Salva Sevilla

La pieza que deterrminará la capacidad de competir al RCD Mallorca será Salva Sevilla. El experimentado jugador almeriense llegó en la temporada del descenso a Segunda B y en ese periodo ya recibió críticas respecto a su edad para poder llevar al equipo bermellón hacia el ascenso. Pero a base de trabajo y calidad, Salva Sevilla se ha convertido en un jugador indispensable para la idea de juego que tiene Vicente Moreno. Sevilla será el encargado de aportar calidad, sentido y orientación en el centro del campo bermellón. Se tiene que aprovechar de que el trabajo más físico lo llevará a cabo Baba, y desde la posición de mediocentro generará juego y lanzará los ataques del Mallorca. Además, tiene un guante en su pierna derecha, por lo que será clave para las jugadas a balón parado desde donde quiere sacar puntos Vicente Moreno ya sea a partir de córners o faltas laterales como de lanzamientos directos.

Calidad al servicio del conjunto y no al revés

Vicente Moreno durante esta temporada se basará en construir un sistema que le dé estabilidad, compromiso y capacidad de salida rápida en la recuperación de balón. Para ello usará un 1-4-2-3-1, con dos centrales indiscutibles como Valjent (al que han fichado este verano tras superar las expectativas que había generado durante su cesión) y Raíllo (emblema del club). Jugadores como Xisco Campos o Sedlar tendrán difícil entrar desde la titularidad, aunque lucharán por un puesto. A partir de ahí, las dos bandas son tremendamente diferentes. En el costado izquierdo encontraremos jugadores más rápidos como Lumor, partiendo desde el lateral, y Lago Junior, ocupando la posición de extremo pero con un posicionamiento defensivo menos estable. En cambio, en el sector diestro podremos encontrar a Joan Sastre y Dani Rodríguez, más disciplinados tácticamente pero con menos capacidad de sorpresa en ataque. Todo ello a la espera de la aclimatación de Takefusa Kubo, un jugador privilegiado técnicamente y que si se adapta bien a la idea de Vicente Moreno dará ese salto de calidad que tanto necesita para competir de tú a tú con todos los equipos de La Liga Santander.

Por el centro, encontraremos dos mediocentros antagónicos. Salva Sevilla es ese jugador veterano que aportará experiencia en la competición y además un toque exquisito de balón y creación de juego. Baba, en cambio, es un jugador joven, con un físico imponente y capacidad de trabajo infinito. Será el encargado de cortocircuitar el juego del equipo contrario y liberar de trabajo defensivo a los jugadores más creativos. Después de ellos dos, encontraremos a Febas en la posición de mediapunta, aunque esa zona podrá ser ocupada por Dani Rodríguez si Kubo consigue hacerse con la titularidad. Desde ese rol en el campo se encargará de lanzar los ataques y transiciones hacia las bandas o el delantero. El punta es la última pieza del puzzle de Vicente Moreno. En esa demarcación, el jugador titular es Ante Budimir, ya que desde su llegada la temporada pasada se ha hecho un hueco importante para el técnico valenciano debido a su excelente juego de espaldas que permite oxigenar el juego hacia las bandas y su excelente definición cara a puerta. En ese rol también ha llegado un jugador con un punto más de calidad como Cucho Hernández y Abdón Prats también será competencia en esa demarcación.

Bandazos en busca de calidad

La ventana de incorporaciones del Mallorca ha sido intensa durante este verano con el objetivo de dotar de más variantes a Vicente Moreno y aumentar la competitividad y calidad de la plantilla. Primero se confirmó la continuidad de Valjent y Budimir, jugadores clave del ascenso, pero seguidamente llegó un central como Sedlar para dar más profundidad en la posición de central. También se reforzó la posición de delantero con Chavarría y Alegría, aunque su puesto en la plantilla es una incógnita debido a llegadas posteriores como Cucho Hernández o Takefusa Kubo.

El puesto de lateral izquierdo es la posición que más se ha debilitado debido a la salida de Pervis Estupiñán rumbo a Osasuna mientras que su sustituto ha sido Lumor, un jugador con perfil similar al ecuatoriano pero que es una incógnita cómo puede rendir en la máxima categoría.

Para la mediapunta y zona de creación ha llegado cedido Febas para dar más velocidad y calidad de balón y también Trajkovski para la posición de extremo derecho donde dará más capacidad de rotación y velocidad en el juego bermellón en ataque.

Por último, han llegado dos incorporaciones ilusionantes para la afición bermellona. El primero es Takefusa Kubo que llega cedido por el Real Madrid por una temporada. El extremo nipón es un elegido técnicamente, capaz de pensar muy rápido y ejecutar todavía más fugazmente. Es un futbolista muy joven (18 años) que tiene todo para adaptarse al máximo nivel competitivo, capaz de asociarse con la mediapunta y con el delantero. Si consigue equilibrar ese gran potencial en ataque ayudando también a su equipo a ganar en estabilidad, puede llevar al Mallorca a cotas más elevadas que la permanencia. El otro jugador es Cucho Hernández. El delantero colombiano llega cedido del Watford y es un perfil parecido a Budimir pero con más calidad y con experiencia en La Liga de la mano del Huesca. Refuerzos en todas las líneas para lograr competir.

¿Algo que añadir?