Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

El Mallorca de Vicente Moreno

El Mallorca de Vicente Moreno es uno de los equipos más trabajados de La Liga. Y esto no solo se ha visto en estas cuatro jornadas, que también, sino que el trabajo que está haciendo el técnico valenciano era, es y será excelente. Combinando jugadores que vinieron desde abajo como Salva Sevilla o Dani Rodríguez con otros que acaban de llegar para potenciar el sistema como Febas o Kubo

De abajo hacia arriba. El eje de la defensa del Mallorca está mostrando una seguridad y una fiabilidad necesarias para un equipo recién ascendido. Por anticipación, por el juego aéreo y por la lectura de juego que tienen ambos centrales. Y más, con dos laterales (Sastre y Baba/Lumor) que están siendo igual de importantes en tareas defensivas como ofensivas. En estas primeras jornadas estamos viendo cómo los laterales del Mallorca vuelan, profundizan mucho y estiran al equipo.

Ambos laterales son muy importantes dentro del sistema. Por cómo profundizan y estiran al equipo, y por las variantes que ofrecen.

Pero hay que hacer hincapié en el carril izquierdo, porque el entendimiento entre Lago Junior y el lateral, ya sea Baba o Lumor, es muy importante para el juego ofensivo del Mallorca. Si Lago ataca por fuera, el lateral debe aprovechar los espacios por el centro; y si Lago interioriza, el lateral debe atacar por la cal. Tanto Baba como Lumor son dos laterales con una zancada y una potencia increíble, capaces de profundizar hasta línea de fondo y recuperar posición tras pérdida. Dos jugadores a tener en cuenta. 

El bloque del centro del campo hacia adelante parece inamovible para Vicente Moreno. Primero, una medular formada por tres jugadores con perfiles diferentes: Iddrisu Baba, el todocampista que llega a todo; Salva Sevilla, el organizador; y Aleix Febas, un jugador con una calidad tremenda que con sus conducciones y visión de juego es capaz de ir superando líneas defensivas con una facilidad pasmosa. Tres perfiles diferentes, pero muy complementarios. 

En el 1-4-2-3-1 del Mallorca con balón, 1-4-4-2 sin él con Febas acompañando a Budimir en tareas de presión, las bandas cobran una importancia capital. Y en esto, tanto Dani Rodríguez y Lago Junior (más Takefusa Kubo) son los protagonistas. Dos extremos diferentes, uno, Lago, más desequilibrante, y el otro, Dani, con más tendencia a pisar el carril central y donde Sastre, el lateral de su banda, aprovecha el espacio que genera. Y por delante de todos está Budimir, un delantero que está dando mucho al Mallorca por sus movimientos sin balón y por sus apoyos, aunque tiene un ‘pero’, y muy importante, el gol; le está faltando una pegada necesaria al delantero bosnio. Y dentro de toda esta ecuación entra la calidad y el impacto de Takefusa Kubo y su posible encaje.

Takefusa Kubo es diferente. Partiendo desde el carril diestro puede ser la posición en la que más pueda aportar.

Jugadores con la calidad del nipón deben, siempre, estar sobre el verde. Porque en los minutos que ha disputado con el equipo balear ya ha demostrado de lo que es capaz. Todo lo que toca, lo mejora. Es muy bueno, pero el bloque consolidado en la parcela ofensiva del Mallorca parece, hasta el momento, inamovible para Vicente Moreno. 

¿En banda o por el carril central? Esta es la gran incógnita por el encaje de Kubo en el Mallorca. Pero viendo sus características, su posición ideal es la banda derecha, partiendo desde esa zona sería donde Take podría aportar más al juego ofensivo. Abandonando la cal, generando espacios para Sastre, pisando el carril central y combinando con Febas. No son malas variantes, no. El ‘damnificado’ sería Dani Rodríguez, pero ver a este y a Febas compitiendo por el puesto en la mediapunta sería una gran noticia para el conjunto balear. 

El Mallorca está mostrando un nivel competitivo muy bueno. Ideas claras con balón, los de Vicente Moreno cuando recuperan el esférico implantan un juego directo imperial, y seguros en defensa. Con unos mecanismos muy interiorizados y donde el trabajo del entrenador cada vez se refleja más. Este Mallorca ha llegado para quedarse. 

¿Algo que añadir?