Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

¿Dónde ubicar a Kubo?

Una cuestión tan necesaria como compleja. El Mallorca de Vicente Moreno ha arrancado como se esperaba; siendo firme a su idea bajo el orden táctico como principal virtud. El innegociable modelo cercano al 1-4-4-2 del técnico valenciano permite al cuadro bermellón pasar la mayor parte de los encuentros defendiendo sin balón, incomodando al rival desde su presión en una altura media y jugando en vertical por los costados en un bloque trabajado y cuya virtud reside en el esfuerzo coral.

En ese contexto, Vicente Moreno está demostrando su apuesta por el grupo con el que ha devuelto al Mallorca a La Liga. Un conjunto de jugadores definido y que hasta la fecha ha coontado con muy pocas variaciones. Hasta esta jornada intersemanal, Moreno tan solo había introducido a Rahman Baba en el lateral izquierdo por problemas burocráticos de Lumor en su país de origen durante el parón FIFA, además de la inclusión de Xisco Campos en el once por la importante lesión de Raíllo. Ha tenido que ser en esta sexta jornada de Liga cuando hemos podido disfrutar de uno de los mayores talentos de la plantilla bermellona aparecer en el once titular.

Hemos tenido que esperar a la sexta jornada de La Liga para poder ver la primera titularidad de Takefusa Kubo con el Mallorca.

Takefusa Kubo salió de inicio en el duelo ante el Atlético de Madrid partiendo desde el costado diestro en la posición fetiche del nipón. Aunque el sistema no le beneficiase tanto. El japonés supone ese upgrade que necesita el Mallorca en términos de calidad técnica, un plus diferencial con balón que hasta la fecha solo estaba siendo capaz de aportar Febas desde posiciones más interiores. Sabiendo de lo reacio que se ha mostrado Vicente Moreno a modificar su idea, la inclusión del asiático en el once se estaba demorando más de lo esperado dadas las necesidades del conjunto balear con balón, pero también hay factores sin él que juegan a favor de esta decisión.

Y es que el compromiso defensivo y especialmente la buena lectura posicional son claves para el planteamiento de Vicente Moreno. En el primer término, Kubo cumple con lo que se le pide, algo que va inherente prácticamente a la idiosincrasia nipona, pero es en el segundo aspecto donde le ganan la partida. Los dos hombres de banda mallorquines son jugadores a los que le gusta recibir al pie, con gran capacidad para conducir las transiciones y muy verticales. Premisas que, en mayor medida, Kubo puede representar, pero no tanto en un sistema que le exija más defender que atacar. El nipón encaja más siendo un extremo que no un volante, y ahí, por dibujo, parte en desventaja respecto a Lago Junior y especialmente Dani Rodríguez, que viene ocupando la posición predilecta del jugador cedido por el Real Madrid.

La exigencia defensiva, y especialmente el contexto del equipo mallorquín, juegan en contra de lo que Kubo puede ofrecer.

Si la banda es una opción compleja, no lo es menos el carril interior. El doble pivote formado por Salva Sevilla y Baba es innegociable para Moreno, aportando despliegue, trabajo y oficio para que sea Aleix Febas, con mayor libertad, quien aporte parte de la calidad que necesita este Mallorca. Piezas clave en cada una de las zonas que podría pisar Kubo y que le están dificultando su asentamiento en el once. Sin duda, un cambio de sistema a uno más flexible, como un 1-3-4-2-1, podría ser la solución para dar cabida a Takefusa sin perder ninguna de las piezas clave de Vicente Moreno, pero dada su escasa tendencia al cambio, esta parece ser la vía menos probable para que Kubo termine acoplándose al once titular.

Dani Souto (@Daniisouto)

David Ramos / Getty Images

¿Algo que añadir?