Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

FútFem

La guerra continúa

Por desgracia, es el tema por excelencia en este inicio de temporada. Desde que arrancó la Primera Iberdrola hemos tenido problemas para seguir algunos partidos por televisión o streaming. Esta situación alcanzó un límite el pasado sábado con el FC Barcelona – Atlético de Madrid. Ante la imposibilidad de ver el partido, las redes sociales -a través de los aficionados- manifestaron su desacuerdo con la situación actual a través del hastag #BarçaAtletiSeEmite, que llegó a ser tendencia en España. Finalmente, el club azulgrana antepuso los intereses del deporte a una guerra ridícula -otra más- y emitió el encuentro a sabiendas de las consecuencias que podría acarrear.

Un conflicto que ha sido objeto de cuantiosos artículos para explicar con la máxima clarividencia cómo hemos llegado hasta aquí. Tenemos claro que el conflicto viene cuando se enfrentan dos equipos que tienen diferente titular de sus derechos. En este caso, un Sevilla – Tacón se podría emitir a través de los canales de cualquier club, un Atlético de Madrid – Espanyol también porque ambos pertenecen a Mediapro, pero un Athletic Club – Deportivo se quedaría sin emisión si las leonas no tuviesen el permiso de la productora para emitir el encuentro. De momento la negociación parece la última baza y habrá que conformarse con poder ver -con suerte- cuatro o cinco encuentros por jornada.

El Barça antepuso los intereses del deporte a una guerra ridícula -otra más- y emitió el encuentro a sabiendas de las consecuencias que podría acarrear.

En esta situación la pregunta que nos tenemos que hacer todos es bien sencilla: ¿Sale favorecido el fútbol femenino? La respuesta es clara: no. Lo fácil es buscar culpables, hay quien señala a la Federación, otros apuntan a Mediapro y los pocos que quedan optan por los clubes. La realidad es que todos los actores implicados en este guerra tienen parte de culpa en un conflicto que no va a ninguna parte. El organismo presidido por Rubiales por interferir cuando el modelo ya funcionaba y Mediapro junto con los clubes por no ser capaces de sentarse a negociar por y para el bien de futbolistas, aficionados y profesionales vinculados a la Primera Iberdrola. La negociación es la vía para que esto se solucione, pero parece que es más fácil seguir peleando que buscar alternativas viables para todos.

Sin ir más lejos, Inglaterra está avanzando de maravilla en la difusión de su fútbol femenino. A parte del trabajo que llevan a cabo los equipos en redes sociales, la FA ha puesto a disposición de los aficionados GIF’s de casi todas las jugadoras de todos los equipos y emite todos los partidos de Primera y Segunda División, Copa y Selección a través de ‘The FA Player‘, una plataforma gratuita disponible para todo el mundo. Esto sí es promocionar bien el producto.

Los sindicatos han rechazado la última oferta de la ACFF, que ha elevado la propuesta en cuanto a salarios.

A todo esto, seguimos sin firmar el Convenio Colectivo. El pasado jueves tuvo lugar la enésima reunión para desatascar una situación que lleva mucho tiempo estancada. El resultado: los sindicatos han rechazado la última oferta de la ACFF, que ha elevado la propuesta en cuanto a salarios. Por lo tanto, sigue la incertidumbre en un tema que está perjudicando a las protagonistas, que todavía no disponen de unas condiciones mínimas para la práctica del fútbol. Una situación paralela a los derechos televisivos que pone de manifiesto la negativa por avanzar pese a las constantes promesas de que el fútbol femenino va a avanzar. Ojalá menos guerra y más trabajo.

Mientras los dos equipos españoles vuelven a conseguir el pase a octavos de la Women’s Champions League por segunda temporada consecutiva, las futbolistas de talento deciden venir a España o el Deportivo nos deleita con una valentía impropia en un recién ascendido, nada cambia en las oficinas. Nos llenamos la boca con promesas y buenas palabras, pero a la hora de la verdad no hay evolución. Ya es hora de que, como en Inglaterra, miremos hacia otros países en busca de la mejor manera de promocionar el producto. Hay ejemplos de éxito, pero todo pasa por la voluntad de trabajar y querer mejorar las cosas. Hasta entonces, todo seguirá igual.

¡Comenta!