Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Partidos

Arturo Vidal como recurso

El duelo de Champions League entre FC Barcelona e Inter de Milán nos dejó de todo. Una primera parte en los que los muchachos de Antonio Conte dominaron todos los registros del juego; presión perfecta, bien posicionados atrás y haciendo daño al Barça constantemente en transición con Lautaro y Alexis siendo muy superiores a Piqué y Lenglet. Primeros 45 minutos de dominio de los Nerazzurri. El plan de partido del técnico italiano estaba saliendo a la perfección, el Barça estaba muy incómodo sobre el verde del Camp Nou y ni el equipo ni Ernesto Valverde encontraban reacción alguna. Las jugadas que generaban Arthur Melo y Frenkie De Jong no tenían continuidad, el Barcelona tenía un problema de alturas y poca profundidad por los costados. Costó mucho.

La dirección de campo de Ernesto Valverde fue, una vez más, excelente.

Si en la primera parte destacábamos el buen planteamiento de Antonio Conte, también tenemos que resaltar las decisiones de Ernesto Valverde en el segundo tiempo. Volvió a acertar, y el Barcelona mejoró mucho. Arturo Vidal fue clave, y el cambio de posición de Luis Suárez también. El urugayo pasó de atacar a Skriniar a su compatriota Diego Godín. Suárez estuvo más cómodo, con muchos más espacios; y el resultado ya sabemos cual fue: doblete.

Arturo Vidal como recurso es oro para este FC Barcelona. Ernesto Valverde modificó el esquema, del 1-4-3-3 al 1-4-2-1-3. Con el chileno de enganche por detrás de Luis Suárez y dejando a Frenkie De Jong y a Arthur Melo en el mediocentro, muy juntos y siendo claves en cuanto a posicionamiento. Arturo lo cambió todo, y el Barça mejoró. Liberó mucho a Messi, permitiéndole gozar de mayores espacios, ofreció apoyos clave en zona de tres cuartos, facilitó las tareas de Luis Suárez -que demostró otra vez que sus contactos con el balón deben ser, mayoritariamente, disparos a puerta- y, sobre todo, fue clave en la presión alta. Y ya sabemos que si el conjunto de Ernesto Valverde presiona arriba y, además, roba, el equipo está mucho más cómodo. Vidal permitió esto y fue una de las causas de la mejoría del Barça en los segundos 45 minutos.

Arturo Vidal actuó en zonas clave. Fue la llave para romper al Inter de Milán.

Apareciendo por detrás del pivote y ofreciendo apoyos de espaldas a la portería rival, Arturo Vidal fue la clave para poder romper el sistema defensivo de Antonio Conte. Además, Frenkie De Jong y Arthur (más liberado) -gran partido de ambos- encontraron un apoyo entre líneas muy importante para el juego ofensivo del Barcelona. Y no solo esto, Messi encontró más espacios y Suárez estuvo mucho más cerca del área.

Ernesto Valverde volvió a dejar su marca en el partido. Fue clave en las decisiones desde el banquillo. Ousmane Dembélé fue, también, muy importante, porque aportó profundidad y desequilibrio en el costado contrario al de Leo Messi -aspecto clave en este Barça-. Pero la clave de todo fue Arturo Vidal: hizo que el Inter de Milán perdiera metros, fue clave en la presión y, en fase ofensiva, aparecía en zonas indetectables. Multiplicando, así, los esfuerzos defensivos de los de Conte. Resumiendo, Arturo Vidal como recurso es oro para el Barcelona de Ernesto Valverde. Más, en noches de Champions League como esta.

Albert Quera (@AlbertQuera)

David Ramos / Getty Images

¿Algo que añadir?