Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Salisu y Olivas, pilares en Pucela

En el Real Valladolid, hablar de seguridad es hablar de dos nombres propios. En el caso de uno de ellos, la temporada actual significa la tercera como central del Pucela. El caso del otro, es su primera temporada en el primer equipo, tras pasar varios años en las categorías inferiores del conjunto blanquivioleta. Se trata, como habrán podido adivinar, de Kiko Olivas y de Mohamed Salisu y ambos componen la pareja de centrales titular del equipo de un Sergio que está más seguro si puede contar con ambos. Como pareja de baile, el Valladolid no ha errado un paso, consiguiendo una estabilidad siempre importante en la hoja de ruta del técnico catalán.

Gran parte de la buena cara que está mostrando el Valladolid, a pesar de no haber conseguido aún la victoria en casa, es precisamente la estructura defensiva. Desde la llegada de Sergio González, el Valladolid ha construido sus equipos con un especial mimo en la línea defensiva, encarando en esa área sus más grandes esfuerzos para tratar de encajar pocos goles y poder desde ahí trabajar todo lo demás. No es mala decisión, sabiendo que con esa herramienta consiguieron el ascenso a La Liga hace dos temporadas, asegurando un bloque firme y confiando en el talento de la gente de ataque. A pesar de que las cosas por el área rival no acaban de encajar del todo, el Valladolid sigue siendo un reloj suizo en cuanto a lo que la defensa se refiere, con dos piezas con diferentes procedencias pero con características tremendamente interesantes a la hora de evaluarlas juntas. Es por eso que funcionan tan bien Salisu y Olivas en La Liga 19/20: su complementariedad en el terreno de juego es total.

Con Salisu y Olivas, el Valladolid al menos tiene la seguridad de poder encarar la temporada con la fiabilidad intacta.

Con un amplio historial en su hoja de servicios (Málaga, Villarreal, Sabadell o Girona), Kiko Olivas no cuajó de primeras en el cuadro pucelano, generando algunas dudas en sus primeros partidos. No obstante, pronto se hizo con la batuta en un puesto de central que ha sabido cubrir con grandes aptitudes y desempeñándose de menos a más, convirtiéndose, ya el año pasado, en un insustituible junto a Calero en la zaga pucelana. Con su corpulencia, anticipación y juego aéreo, Olivas garantiza que los balones que lleguen al área propia sean corregidos con celeridad, alejando el peligro y tratando, de un tiempo a esta parte, de sacar el balón jugado, buscando encajar en el modelo ideado por Sergio para el cuadro blanquivioleta.

Por su parte, Salisu ha entrado con buen pie después de despuntar en Zorrilla, jugando la Copa del Rey ante el Getafe. A pesar de algunas dudas a la hora de sacar el balón en esos primeros minutos como central en Pucela, el ghanés ha ido puliendo su juego para hacerse con un puesto en la zaga vallisoletana. Para Sergio ha habido pocas dudas a la hora de contar con este canterano, que a pesar de contar con un plus en su zurda (es del gusto de Sergio jugar con un central de cada perfil) se enfrentaba al hándicap de hacer olvidar las aptitudes de Fernando Calero, un jugador de la casa que se había ganado el cariño y el respeto de la afición blanquivioleta. Hoy, tras la marcha del canterano de Boecillo, otro producto de las categorías inferiores suma en ese puesto, mostrando cualidades más que suficientes para hacerse con el puesto con garantías. Velocidad, anticipación, poderío físico y buena salida de balón son armas más que suficientes para convencer a Sergio de su viabilidad como titular. Aunque tiene que pulir algunos detalles de su juego, que a veces peca de enérgico en zonas peligrosas, el canterano pucelano es sin duda uno de los descubrimientos de La Liga.

Con todo esto, el Valladolid al menos tiene la seguridad de poder encarar la temporada con la fiabilidad intacta, tratando de mejorar ofensivamente sabiendo que atrás tiene dos columnas que los protegen de cada ocasión rival, siendo conscientes de que, con la portería a cero, siempre será más sencillo trabajar y sumar.

Miguel Ruiz Ruiz (@migruizruiz)

Denis Doyle / Getty Images Sport

¿Algo que añadir?