Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Reguilón y la polifuncionalidad de un latetal

La evolución en cualquier ámbito siempre deja tras de sí un rastro de nostalgia mezclada con el típico inconformismo reacio a los cambios. Todo cambia y evoluciona más rápido de lo que nos damos cuenta, pero cuando nos cercioramos de esos cambios solemos dejarnos llevar por los demonios antes de pararnos y recapacitar a qué se pueden deber. El fútbol, como todo lo demás, no es inherente al cambio, a la evolución. La adaptación al paso del tiempo es lo que marca el progreso de un deporte que si lo comparamos con lo que era en su nacimiento se aprecian innumerables diferencias. Pese a que el VAR esté en boca de todos, la mayor (re)evolución en el fútbol está en los terrenos de juego. A nivel táctico, todo cambia mucho más rápido y nada es vinculante. Si hay una posición que no ha estado del todo valorada en la historia de este deporte ha sido la de lateral. Todos asumimos la importancia de las posiciones de la columna vertebral de un once tipo (portero, central, mediocentro y delantero). Tampoco nos cuesta hacer un poco de nostalgia con lo que eran los mejores extremos en su posición. Actualmente, parece que esta nula concepción del lateral está virando. La evolución táctica a sistemas que pueblan el centro del campo han reclamado la acción de jugadores por banda y que se encarguen de toda ella, además de cumplir funciones interiores. Hoy en día, el buen lateral es polifuncional y un portento físico. Esas dos acepciones nos llevan a mencionar a Sergio Reguilón, clave e inamovible en un Sevilla en cambios de la mano de Lopetegui.

Sergio Reguilón ha encontrado en Sevilla, y de la mano de Lopetegui, un ecosistema perfecto para continuar una progresión muy llamativa.

El entrenador nacido en Asteasu ya demostró en sus anteriores equipos su especial gusto por un tipo de fútbol vistoso y que diera importancia a tener el balón con el único objetivo que atacar. Para esta meta, poblaba el centro del campo y dejaba los carriles para la acción de dos laterales de perfil ofensivo, pero que no descuidaran en demasía su espalda y la parte defensiva. En Sevilla está poniendo en marcha el mismo plan. Por la derecha se ha aprovechado de la reconversión de Jesús Navas en lateral derecho que ya comenzó a realizar Guardiola en su etapa en el Manchester City y que tan buen rendimiento está dejando en el capitán sevillista. Por la otra banda pidió refuerzos. Pese a que Sergio Escudero había desempeñado una buena labor en ese carril en los últimos años, quiso reforzar esa demarcación con aire fresco. Reguilón llegó buscando continuar una progresión estelar que había disfrutado con Solari y que se había frenado en seco con la llegada de Zidane y un nuevo refuerzo para su misma posición como Mendy.

Sergio Reguilón ha encontrado en Sevilla, y de la mano de Lopetegui, un ecosistema perfecto para continuar una progresión muy llamativa. Sin haber destacado enormemente en las categorías inferiores, debutó en el Real Madrid y se ganó un puesto con Solari en detrimento de Marcelo. Esa oportunidad llegó por la tremenda madurez que aparenta en el campo pese a su edad (22 años) y por sus grandes dotes para aportar en la parcela ofensiva sin descuidar la defensiva haciendo gala de un gran compromiso a la hora de retroceder. Reguilón fue una grata sorpresa que ahora aprovecha un Lopetegui que en el Real Madrid tampoco supo ver el diamante en bruto que tenía a su disposición. Sin embargo, fue llegar a Sevilla y debutar en el primer encuentro como titular -con gol- y no ha abandonado la titularidad desde entonces. Ha jugado todos los partidos que ha podido disputar de La Liga. Solo se ha perdido el de Ipurua por molestias físicas y, casualmente, se cerró con una derrota para el conjunto hispalense. Lopetegui ha aprovechado los encuentros de Europa League para que el madrileño descanse, dando prioridad a La Liga en este comienzo de temporada.

Y es que la progresión ascendente de Reguilón continúa en Sevilla. Con confianza y en un equipo que quiere competir con el balón, se está viendo una versión de Reguilón que antes no habíamos observado. El lateral, además de todo lo comentado anteriormente, posee un gran sentido de juego pese a que su demarcación lo relegue a estar encorsetado a la banda. Lopetegui se ha dado cuenta de este buen criterio de Reguilón a la hora de repartir juego y, en ciertas situaciones del encuentro, le otorga cierta libertad para que no sea profundo por banda y se venza hacia posiciones interiores para sumar superioridades en el centro del campo, fundamental a la hora de dominar los encuentros desde el balón. Para poder ejecutar ese buen sentido del juego del que Reguilón hace gala hace falta también un buen pie, del que el lateral zurdo no anda exento. Una jugada se repitió varias veces en el encuentro que disputó el Sevilla en el Camp Nou. Pese al resultado, el primer tramo del encuentro fue sevillista y Reguilón contribuyó mucho a que los suyos fabricaran peligro gracias a que cuando él subía por banda con espacios y acumulaba marcadores, no dudaba ni un segundo en descargar el juego hacia el costado contrario de Ocampos con un desplazamiento de balón perfecto en carrera que dejaba al argentino con espacio libre para llegar al área o a la línea de fondo. Esta jugada se repitió unas tres o cuatro veces y, en todas ellas, el pase fue directo al pie de Ocampos.

Reguilón llegó buscando continuar una progresión estelar que había disfrutado con Solari y que se había frenado en seco con la llegada de Zidane.

La polifuncionalidad de Reguilón es lo que más llama la atención en un jugador que, hasta el momento, no ha acumulado la suficiente experiencia en la élite para que juegue en ella con tal desparpajo. Cuando se dan las condiciones adecuadas para que luzca el talento puro, este nunca engaña. Un talento al que también le gusta pisar área cuando la situación de juego se lo permite. La posición que ocupa no debe engañar a nadie, ya que Reguilón es uno de los jugadores de la línea de atrás que más ocasiones crea y finaliza. Fruto de todo este trabajo, saber esperar su momento y, sobre todo, elegir el lugar adecuado para dar rienda suelta a todo el fútbol que aglutinan sus botas, ha llegado la llamada de la Selección Española para los encuentros que se disputarán en Noruega y Suecia. Seguramente las lesiones de Jordi Alba y José Luis Gayá han influido en el estreno de Reguilón en una convocatoria internacional. Pero eso no debe engañar, porque méritos estaba haciendo de sobra para ganarse una oportunidad con «La Roja». Si su progresión continúa como hasta ahora, podemos estar hablando de uno de los fijos en ese lateral izquierdo tanto del equipo que tenga el placer de tener al jugador como de la propia selección.

Christian Sánchez de la Blanca (@delablanca10)

Aitor Alcalde / Getty Images Sport

2 COMENTARIOS

  1. A mi la verdad es que me resultó sorprendente que el Sevilla fuese a por Reguilón teniendo a Escudero. La verdad es que son dos jugadorazos

    • El nivel que tiene en los costados este Sevilla es bestial, coincido. El año pasado, Sergio Escudero, jugó todo lo que las lesiones le permitieron. El problema es que este año ha llegado una bestia para competir por un puesto en el lateral izquierdo. Siendo Escudero ideal para el puesto, Reguilón lo supera en dominio de registros y dentro de la idea de juego de Lopetegui encaja algo mejor que Escudero.

      Sergio Escudero, de momento, está teniendo sus opciones en Europa League, donde Julen ha dado descanso a Reguilón ante Qarabaj y Apoel.

¿Algo que añadir?

A %d blogueros les gusta esto: