Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

Talento sin sistema

Rafinha, Denis Suárez, Brais Méndez, Santi Mina y, por supuesto, Iago Aspas. Esta es la nómina de futbolistas que tiene en plantilla el Celta de Vigo. Quizás uno de los planteles más talentosos que ha tenido el conjunto vigués en la última década, sobre todo a partir de tres cuartos de campo. Pero, en estas primeras jornadas, el talento no está encontrando forma ni fondo en el verde, sino que se reproduce de forma inconsistente y con cuentagotas.

El 1-4-4-2 de Fran Escribá está queriendo juntar a Denis y Rafinha en las bandas, con Iago -acompañado por Mina o el «Toro» Fernández- arriba. Es decir, a sus mejores jugadores. Este sistema se está encontrando con algunas dificultades. La primera es que Lobotka, quien puso las expectativas por las nubes hace un par de años, no está siendo lo que imaginábamos. No es, aún, el jugador capaz de crear sistema en el centro del campo, de unir las piezas con sentido. Esto está obligando a Denis y Rafinha a bajar mucho, a abandonar las zonas donde son realmente dañinos y crear una serie de desbarajustes tácticos que Escribá no está sabiendo compensar.

El Celta dispara 7,5 veces por partido; la peor cifra de La Liga.

El Celta es el equipo que menos dispara de toda La Liga. Y esto, con Iago Aspas en plantilla, es preocupante a la vez que sorprendente. Los de Balaídos se ven obligados a tirar paredes para progresar, a filigranas técnicas que son insostenibles en el tiempo, a acciones individuales de valor altísimo. Denis, que arrancó de forma extraordinaria, se ha ido diluyendo por la exigencia del sistema, que le obliga a ser interior y extremo a la vez. Porque el Celta ni se junta ni desborda. Además, la movilidad de Rafinha sumada a la omnipresencia de Iago Aspas y el dinamismo de Denis está siendo contraproducente; aún no han encontrado la forma de hacerlo sostenible.

Hay otro dato que es demoledor en este sentido y que ayuda a ver la enorme incongruencia que sufre el Celta. Es uno de los equipos de La Liga que más regatea solo superado por el FC Barcelona y el Real Betis. ¿Qué hay detrás de este dato? Lo comentado anteriormente; el Celta es un equipo exuberante en lo técnico, obligado a driblar para progresar y no para finalizar. Usan el quiebro y el regate para prácticamente todo, no como algo positivo, sino por una carencia táctica, de salida de balón. Y es que Lobotka, Fran Beltrán u Okay no están siendo la bisagra que una una parte con otra. Ahora el Celta es dos equipos en uno. Los celtiñas tienen argumentos y mimbres para soñar; hay pocos equipos que tengan más talento. Pero Aspas (1 gol y 0 asistencias) aún no ha empezado a volar, y el sistema no está sabiendo potenciar a ninguno de sus mejores jugadores. Queda tiempo, pero el Celta ya ha vivido situaciones similares de colapso colectivo en el que el talento termina siendo un reflujo que aprieta aún más las tuercas.

Albert Blaya Sensat (@blayasensat)

Octavio Passos / Getty Images

¿Algo que añadir?