Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

La anunciada caída del United

La temporada 2019/2020 del Manchester United comienza a dar a luz las consecuencias que su reciente trayectoria competitiva y su muy dudoso mercado de verano nos hicieron pensar que debían terminar por ocurrir. Con su derrota contra el Newcastle United suma tan solo una victoria en los últimos seis partidos, con lo que se coloca en una discretísima decimosegunda posición. El club vive sus peores momentos desde la nostálgica marcha de Sir Alex Ferguson, poniendo en peligro ya no la presente campaña, sino un deterioro todavía mayor de un prestigio ganado durante años a base de grandes jugadores y legendarias victorias en la Premier League. Old Trafford ya no impone como antes.

Globalmente, la plantilla del United no terminó saliendo bien parada del mercado de fichajes 2019.

Ole Gunnar Solskjaer no pudo salir satisfecho del pasado mercado de fichajes. Con la excepción de la defensa, donde las llegadas de Harry Maguire y Aaron Wan-Bissaka han subido el nivel significativamente (quinto equipo menos goleado de la Premier), al técnico noruego le están faltando piezas para marcar la diferencia en campo contrario. Las bajas fundamentalmente de Ander Herrera y Romelu Lukaku no se vieron repuestas, y esto está incidiendo de manera directa en el plan de juego que Solskjaer desea implementar en su equipo, un estilo agresivo y vertical que casaría perfectamente con el ambiente del Teatro de los Sueños. Desprende impotencia para imponer su idea, para llevar el ritmo del partido, para jugar en las zonas del campo que más le beneficien. Habitualmente se encuentra en manos de su rival, al que difícilmente consigue doblegar ni desde el balón ni desde el espacio. En definitiva, falta calidad diferencial sobre la que dar soporte a cualquier proposición. Más allá del esfuerzo de Scott McTominay, la frescura de Daniel James o la acelerada madurez de Marcus Rashford, el entrenador red devil no encuentra respuestas en un vestuario con innumerables jugadores lejos de lo que supone la exigencia del Manchester United.

Solskjaer, por su parte, tendrá que revolver su plantel para construir una columna vertebral que le dé cierta consistencia a su temporada. Maguire, Pogba (caso especial) y Rashford deben formar parte de ella. Y, una vez optimizados ellos, acompañarlos de meritorios que maticen y refuercen sus movimientos para que todos tengan donde agarrarse cuando el rival comienza a ponerles en aprietos. El central es un valor seguro, y al delantero habrá que facilitarle los espacios para que pueda condicionar jugando hacia delante. La optimización del caso especial, el del campeón del mundo y máxima estrella red devil Paul Pogba, es lo que más le está costando. Se ha demostrado en suficientes ocasiones que no puede ser un gestor del juego, que debe alejarse del primer pase, y que su zona de máxima influencia está en campo contrario, tanto en ataque para dominar desde la mediapunta como en defensa para ser un factor fundamental desde lo físico.

Solskjaer puede mejorar su equipo con lo que tiene, pero el club debe dar un paso adelante cuanto antes para que su esfuerzo merezca la pena.

Pero, sin opción a volver a fallar, el club también debe posicionarse ante el problema que tiene delante. El proyecto deportivo debe volver a ser lo primordial, y la mejora de la plantilla parece fácil y muy necesaria. Un portero que compita al venido a menos David de Gea, un lateral izquierdo titular y fiable, dos centrocampistas con buen pie y criterio para llevar el juego y comandar el ataque y un delantero referencia que comience a incordiar a los centrales rivales. Económicamente será un esfuerzo, y los clubes rivales no lo pondrán fácil. Pero no queda otra ante el desajuste de nivel con respecto a la Premier League, contra la que difícilmente se puede competir solo confiando en jovencísimos y poco formados canteranos que vienen resultando insuficientes y que no hacen más que confirmar que la dirección deportiva anda sin rumbo y sin ser consciente de que el Manchester United no pertenece a nivel de jerarquía a los mejores equipos de Inglaterra actualmente.

Andrés Sánchez (@sancleracot).

Paul Ellis / Getty Images.

¿Algo que añadir?