Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

La vulnerabilidad del Manchester City

La Premier League no espera a nadie, y menos si la dirige esta versión tan fiable del Liverpool capitaneada por Jürgen Klopp. Y el Manchester City está pidiendo ser esperado. El conjunto de Pep Guardiola vive su cuarta temporada de proyecto con el molesto precedente de haber hecho historia en Inglaterra la pasada temporada ganando todos los títulos y con la enorme presión mediática de ganar la Champions League y mantener la hegemonía en la Premier. El sorteo de la Champions fue benévolo con el club Skyblue, permitiéndole a Guardiola rotar con asiduidad para repartir los minutos, pero las lesiones han atacado las zonas más sensibles del equipo y han dejado a la luz sus carencias -y las de algunos jugadores- ocasionando que el City no haya comenzado de la mejor manera.

Verano sí, verano también se critica la planificación de plantilla del Manchester City y en esta ocasión las lesiones actuales han vuelto a sacar el tema a la palestra. Aymeric Laporte, John Stones, Benjamin Mendy, Kevin De Bruyne y Leroy Sané han sido los lesionados en este arranque, dos de ellos (Laporte y Sané) de larga duración. La decisión del club de no buscar en el mercado un reemplazo para Eliaquim Mangala y Vincent Kompany, unido a las lesiones, deja a Guardiola con Nico Otamendi como único central puro. Y tras los experimentos habituales del técnico catalán, se añaden Fernandinho, Kyle Walker y el canterano Eric García (más una futurible opción de Rodri Hernández que no se descarta). Y no termina de funcionar.

Las ausencias atrás acentúan el problema de la transición defensiva ya existente.

El Manchester City es conocido por dominar y aplastar rivales a partir de la posesión. Una de las soluciones que buscaron los entrenadores rivales fue encerrarse de manera casi hermética en su propio área (bloque bajo) con jugadores rápidos para salir a la contra. En el primer año de Guardiola en Mánchester esto les hizo muchísimo daño. Parecía que lo habían corregido en estas temporadas de éxito, pero esos fantasmas han vuelto con la desaparición de Fernandinho del puesto de pivote y con las lesiones de los titulares en la zaga.

Se pudo observar esto frente al Wolverhampton esta misma semana. Nuno Espírito Santo decidió esperar al City con un bloque muy bajo con línea de cinco atrás y tres centrocampistas, pero guardándose las bazas de Adama Traoré y Raúl Jiménez a la contra. Y vaya si resultaron. Adama destrozó las aspiraciones del conjunto skyblue con dos carreras de velocista en los últimos minutos, en las que la defensa del City no fue capaz de pararle. Una vez más, la transición defensiva, unida al embudo en ataque, mató al Manchester City.

En el lateral izquierdo Oleksandr Zinchenko, ya asentado, ha cumplido con creces en el puesto, pero más en la faceta ofensiva que en la defensiva, donde sufre bastante en velocidad y en juego aéreo. La clave para recuperar fiabilidad atrás debería ser la vuelta definitiva de Mendy, pero sus lesiones son demasiado recurrentes. En el eje de la zaga se encuentra Otamendi, en el peor nivel que se le recuerda, como pieza fija porque no hay otro. La grave lesión de Laporte ha hecho mucho daño al estilo de juego del City, y la de Stones terminó por torpedear la defensa. Fernandinho está jugando junto al argentino, y con balón y al espacio es realmente práctico, pero en la labor pura del central sufre. Podría entrar Eric García, jovencísimo canterano español internacional sub 21, que es un proyecto top de central, pero viendo la dinámica del club estos años, es complicado que se haga hueco tan rápido. Sin embargo, la clave del agujero Cityzen está siendo en el centro del campo, donde Rodri no está siendo el Fernandinho que se requería y donde Gündogan no termina de cumplir en facetas tanto ofensivas como defensivas.

Rodri no está igualando el rendimiento de Fernandinho, Gündogan no termina de aportar y De Bruyne resulta imprescindible.

El pivote español Rodri Hernández llegó con la vitola de fichaje estrella al City, con la comparación con el Sergio Busquets del Barça de Guardiola en todos los periódicos de Inglaterra y España. Sin embargo, la clave del éxito de Pep es que en cada liga se ha adaptado un poco al estilo propio del país. En Inglaterra el pivote necesita ritmo y Rodri no lo está teniendo. Le está costando un mundo adaptarse a la Premier y a Pep, y su nivel ahora mismo está muy por debajo de lo que ofrecía Fernandinho en todas las facetas desarrolladas hasta la temporada pasada. Una de las carencias clave del club es la transición defensiva, y ahí Fernandinho era importantísimo como pivote para abarcar campo y cortar los ataques, montando él mismo la contra. Rodri lo ha reconocido recientemente en una entrevista en El País: «En España con Simeone era más de recibes, pasas. Pero Pep te demanda conducir para atraer rivales, fijarles y luego dividir con el pase. Antes, eso no lo veía necesario para un pivote. En el City acabo muerto los partidos». Es un grandísimo futbolista, pero estando aún adaptándose al ritmo y al juego, con una zaga descompuesta detrás y con Gündogan muchas veces delante, está sufriendo sin balón, y eso significa que el equipo sufre a su compás.

La baja de Kevin De Bruyne siempre va a ser clave puesto que es un futbolista de los llamados a marcar época. Ahora está siendo más exagerada esa necesidad de tenerlo en el once debido a su estratosférico nivel, y también porque su sustituto está siendo la mayoría de veces Gündogan. El alemán no es capaz de aportar esa faceta tan diferencial en el apartado ofensivo y, además, no consigue que el equipo gane fiabilidad defensiva porque no termina de ayudar al pivote y su espalda y en transiciones defensivas sufre muchísimo. El alemán es uno de los jugadores más utilizados Guardiola desde que fichó por el club de Mánchester, pero lo cierto es que cuando juega, el equipo sufre bastante más con y sin balón, más aún cuando ejerce de pivote, o cuando, como ahora, juega un poco por delante de Rodri. Unos problemas en la zona medular, eje de todo el juego de Pep, que están dificultando sobremanera la empresa del Manchester City en una temporada en la que ya van a remolque en la Premier League.

Unai Valverde Ricón (@unaaivalverde )

Clive Brunskill / Getty Images

¿Algo que añadir?