Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

De vuelta a su lugar

Tras una temporada convulsa en múltiples factores por Villarreal, el conjunto groguet necesitaba recuperar su identidad a partir de un proyecto que ya tenía encaminado. Porque piezas de suficiente calidad como para ambicionar grandes cosas en La Liga ya había en la plantilla de Javi Calleja. Sin embargo, la falta de contundencia en área propia más allá de Sergio Asenjo, las dificultades para establecer un plan de juego que generase un caudal ofensivo suficiente y el desacierto en área rival marcaron el devenir de un Villarreal irreconocible en la 18/19.

Como si de una casa se tratase, la dirección deportiva groguet decidió empezar a reconstruir el proyecto desde los cimientos. Una línea defensiva renovada al completo, con Rubén Peña y Alberto Moreno en los laterales, -dos futbolistas con clara tendencia ofensiva- y la nueva pareja de centrales, una de las más solidas del campeonato, mezclando experiencia y juventud; Pau Torres y Raúl Albiol. Que la zaga sea la línea más cambiada respecto al año pasado es sintomático. Por lo visto hasta el momento, su problema más grave de la 18/19 va camino de estar solventado y con garantías.

Ganada esa solidez clave en área propia con la pareja de centrales de moda en La Liga, Calleja debía trazar un plan de juego que potenciase sus piezas de ataque. Dejado a un lado el rombo que no terminaba de funcionar la pasada campaña, el 1-4-4-2 del técnico madrileño ha tomado una forma asimétrica que da la libertad necesaria a su cerebro sobre el campo: Santi Cazorla. Desde el equilibrio que aporta su doble pivote conformado por un Iborra más posicional y un Zambo Anguissa con un cartel más de todocampista, el Villarreal ha encontrado los perfiles que tanto ansiaba para no quedar partido en cada transición ofensiva rival y para poder liberar su talento unos metros por delante.

Un Villarreal que se entiende por parejas en su carril central. Centrales, medios y delanteros. Todos al unísono.

En el modelo de juego ofensivo de Calleja todo cobra sentido desde la conexión de Cazorla con sus dos puntas. La libertad de la que goza el asturiano le está permitiendo incidir en diferentes zonas de la mitad de parcela rival. Con Moi Gómez pinchado en banda izquierda, siendo un receptor de cada envío al pie y un buen apoyo para el ex del Arsenal, el Villarreal está acostumbrando a cocinar sus jugadas desde el costado diestro para, en un cambio de juego que busque la conexión Moi-Cazorla, terminar de dinamizar la jugada hacia el área por su lado fuerte; el izquierdo.

Esa ausencia de un extremo definido en la derecha la está compensando de manera muy inteligente un Gerard Moreno que está sacando a relucir todo su repertorio fuera del área. Siendo un delantero con capacidad goleadora más que demostrada, el catalán está siendo el contrapunto en la doble punta de Calleja. Sus movimientos, siempre con la intención de intervenir en el juego y agitar las defensas rivales, consiguen no solo dar fluidez al juego groguet con cada toque sino generar unos espacios que Toko Ekambi está sabiendo leer a la perfección. Una complementariedad que ya se intuía en esta dupla, pero que ante la ausencia de un plan definido y la falta de acierto de ambos cara a puerta, que prácticamente se acentuaba con la ansiedad que vivía el equipo en cada jornada, nos impedía ver lo productiva que podía llegar a ser su unión la temporada pasada.

Gerard Moreno y Toko Ekambi no solo están cuajando a la perfección sino que se están permitiendo desarrollar sus principales virtudes el uno al otro.

De una defensa sólida del área, una medular compensada y equilibrada, unos revulsivos que con su explosividad consiguen sumar un par de marchas al juego groguet en cada segunda mitad y un plan perfectamente trazado y que potencia a sus figuras clave, el Villarreal parece haber encontrado el camino hacia el éxito. Por el momento, tras diez jornadas disputadas, los de Javi Calleja son el equipo más goleador de La Liga (2,4 tantos por partido) y se han establecido, desde el equilibrio defensivo y la variedad de recursos ofensivos para atacar tanto en posicional como al espacio, como uno de los candidatos firmes a luchar por clasificación continental la próxima temporada. El Villarreal parece haber vuelto a su lugar.

Dani Souto (@Daniisouto)

Eric Alonso / Getty Images

¿Algo que añadir?