Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

FútFem

Inédito e histórico

La historia es un libro escrito a medida que vivimos. A diario, llenamos de tinta páginas en blanco que conforman el relato definitivo. Y lo más curioso sobre la historia es que uno no cae en la cuenta de que la está viviendo, simplemente sucede. En fútbol ocurre lo mismo. ¿Alguien tiene la sensación de estar viendo algo extraordinario al momento? No nos pasó cuando el Rayo Vallecano era uno de los equipos punteros, tampoco cuando España alcanzó los octavos del Mundial este verano o viendo cómo el Barcelona llegaba a la final de la Champions. No se malinterprete, son hechos remarcables, pero requieren de tiempo y perspectiva para hacer una valoración a medida.

Por primera vez, dos equipos españoles estarán en cuartos de final de la Champions League.

En una situación similar nos encontramos mientras discurren estas líneas. El pasado miércoles vivimos algo inédito e histórico, aunque ni pensándolo con detenimiento podemos hacer un análisis de lo que este hecho va a suponer a medio-largo plazo. Por primera vez, dos equipos españoles estarán en cuartos de final de la Champions League. Mientras asistimos al bochornoso espectáculo del Convenio Colectivo y los derechos televisivos, las nuestras siguen respondiendo sobre el césped. Solo el tiempo nos mostrará la magnitud de lo que han conseguido estas 22 jugadoras.

El cuadro de Lluís Cortés solventó la eliminatoria en la ida (5-0) y presentó un once con rotaciones; el equipo no mostró su mejor nivel, pero tampoco lo necesitaba. Vivimos más de una hora sin goles hasta que el Minsk sorprendió con un balón en largo que aprovechó Oghiabekhva para poner el tanto bielorruso. Sin embargo, las azulgranas pusieron una marcha más y terminaron ganando por 1-3. El Atlético de Madrid, por su parte, tuvo más problemas para doblegar al Manchester City, aunque fueron claramente superiores en el global de la eliminatoria. La ida (1-1) dejaba el cruce abierto en Madrid, pero el conjunto de Pablo López sentenció con un 2-0. No obstante el Atleti terminó pidiendo la hora, pero se llevó la victoria y el pase (2-1).

El próximo 8 de noviembre hay sorteo, el último de esta temporada en Champions, que determinará el camino de todos los cuartofinalistas. En esta ocasión es sorteo puro, todo puede pasar, incluso un choque entre ambos equipos. En una situación en la que todavía no sabemos si las futbolistas van a la huelga únicamente en Primera Iberdrola o esto afectará también a las otras competiciones en juego. De todos modos, y en caso de no haber llegado a una solución para entonces, será importante ver el nivel físico de ambos equipos tras meses paradas. Ojalá no suceda, pero viendo la predisposición de las instituciones para ponerse de acuerdo y firmar, la situación invita a ponerse en lo peor.

Nos encontramos ante una dicotomía cuando hablamos de la situación actual del fútbol femenino. Por una parte, indigna que tengamos que dejar el fútbol en un segundo plano para hablar de lo que ocurre en los despachos. La clasificación de los dos equipos españoles para cuartos de final de la Champions debería ser el tema principal, pero no podemos centrarnos en este hecho teniendo en cuenta la situación que estamos viviendo. Por otra parte, es positivo que hayamos llegado a este punto porque la 2019/20 será recordada como la campaña en la que las futbolistas dijeron basta y sentaron las bases para un futuro mejor.

No están pidiendo nada que no sea asumible para clubes de Primera División, hablamos de derechos básicos.

Este fin de semana es la última jornada de Primera Iberdrola antes de la huelga. Si todo sale bien podremos hablar de una anécdota, pero como siga la situación encallada vamos a estar un tiempo en el dique seco. La repercusión la tienen otros, pero una semana más debemos apuntar hacia los despachos para pedir la solución a una situación injusta e inmoral. No están pidiendo nada que no sea asumible para clubes de Primera División, hablamos de derechos básicos. Y que llevemos más de un año atascados en el mismo punto da que pensar. Menos movimientos de cara a la galería y más acciones de verdad. Es necesario el Convenio por el bien del fútbol femenino en nuestro país.

¿Algo que añadir?