Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Partidos

Un derbi sevillano de calidad

Puede convertirse en uno de los partidos de lo que va de temporada en La Liga. Dos equipos completamente renovados como son el Real Betis y el Sevilla FC van a verse las caras en el Benito Villamarín en busca de ese éxtasis que siempre da al victorioso salir por la puerta grande de un derbi sevillano. Y, esta vez, llega en un momento raro para ambos, con sensaciones dispares, pero positivas. En el caso de los locales, la llegada de Rubi aún no ha fraguado por completo, con un estilo directo y que pretende tratar al balón con inteligencia. Esto último no se materializa cada semana, con un claro déficit en la gestión del cuero en comparación con el Betis de Setién. Enfrente, el Sevilla de Julen Lopetegui se ha erigido como uno de los equipos de la temporada, formado por un bloque sólido y definido, con un buen fondo de armario y que busca llegar como un puñal al área rival, por medio de pases bien filtrados gracias a jugadores como Banega u Ocampos e, incluso, con centros directos y colgados con intención.

En definitiva, van a verse las caras dos grupos bastante diferentes. En verdiblanco, el fútbol se va a jugar como si un título dependiera del partido, dadas las circunstancias y la tendencia de resultados que mantienen. No obstante, las sensaciones a nivel táctico no están a la par con los números, ya que la sombra de Setién es alargada y Rubi aún no ha dotado a su bloque de unos conceptos suficientemente adaptados. Con todo, la intención de los béticos será clara: dañar entre líneas a un Sevilla que defiende de una forma compleja. El caso sevillista es mucho más sencillo: Lopetegui tratará de aprovechar la defensa adelantada del Betis para, con la inercia de sus puñales exteriores, llegar en superioridad y con una velocidad endiablada a la portería de Joel.

Rubi y Lopetegui llevan poco en Sevilla, pero sus respectivas aficiones tienen una concepción diferente de cada uno.

Pero ¿cómo buscará cada equipo ser mejor que su rival? El Betis de Rubi comenzó con probaturas ya en verano y ha tardado mucho en dar con la clave más sólida para ellos. Ante el Celta, el catalán impuso una zaga con tres centrales y un pivote estático, de corte defensivo, por delante. Sin embargo, ante el Sevilla, probablemente, modifique ligeramente su esquema óptimo para adaptarse a lo que pide este encuentro. La opción más relevante es la de sacrificar el pivote, retrasar a Bartra para incrustarlo en la zaga y jugar con Canales y Guardado como un doble pivote dinámico. Así, Joaquín puede ser parte del once inicial y el Betis tendrá la ocasión de anular a Banega y a Jordán de una forma más insistente. Además, con Fekir liberado por delante del doble pivote y con Joaquín escudando a Borja Iglesias, la nota más importante a nivel ofensivo será la proyección extensa de Emerson y Álex Moreno, con el foco siempre puesto en el carril central y tratando de buscar la espalda de Navas y Reguilón.

Julen Lopetegui, sin embargo, es un técnico metódico y estudioso que no suele dejar ningún cabo suelto a la hora de enfrentarse a sus rivales. Precisamente, el Villamarín será escenario de un partido que podrá decidirse en los primeros minutos, incluso. Porque un cambio inesperado del ritmo del encuentro por culpa de un gol tempranero puede revolucionar los planteamientos y dar rienda suelta a la locura hecha fútbol. Aun así, el entrenador sevillista partirá con su elección predilecta, con una zaga formada por Navas, Koundé, Diego Carlos y Reguilón que está haciendo las delicias de su afición. Y es que no es baladí que la del Sevilla sea la cuarta defensa que menos goles recibe de La Liga. Más aún con la presencia de Fernando, un pulpo que puede complicar la vida al debutante Fekir si templa su mente y actúa con sangre fría para no entrarle a destiempo. El acierto del brasileño al corte y al cerrar la proyección del galo en transición ofensiva puede permitir al Sevilla gozar de una importante tranquilidad, que estará disponible para usarla con el fin de centrarse en derribar la zaga bética.

La calidad en los metros finales y la precisión en la defensa al hombre serán dos de los factores más importantes para decidir el destino del partido.

Porque, y a pesar de la escasez de su cuenta personal, Luuk de Jong está llamado a ser el ariete que golpee sin cesar una puerta que será el claro objetivo sevillista. Ocampos y Franco Vázquez han demostrado, en diferentes y varios partidos, que un encuentro tan exigente como este derbi sevillano puede ser perfecto para poner a prueba al portero rival con centros precisos dirigidos a la cabeza del punta holandés. Porque Mandi, Bartra y compañía sudarán mucho para evitar que de Jong carbure de cara a portería. Aunque también frente a la portería de Vaclík habrá mucho peligro. Si Fekir logra zafarse de Fernando y Joaquín no se desliga de su compañero, Borja Iglesias (la lógica elección de Rubi para pugnar con la corpulencia de Diego Carlos) puede salivar con las oportunidades circunstanciales de las que pueda aprovecharse frente al meta sevillista.

En síntesis, esta jornada podremos presenciar un espectáculo al que ya estamos acostumbrados y que nunca nos deja indiferentes. Con sus diferencias, hablamos de un choque entre dos equipos con plantillas excepcionales y dirigidos por dos entrenadores de método y que se desviven por un trabajo de inteligencia y desgaste mental. La partida está, simplemente, a punto de comenzar.

¿Algo que añadir?