Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

En los pies de Dani Olmo

Tras haber certificado la clasificación a la Eurocopa de 2020, Robert Moreno pondrá sus esfuerzos en crear un conjunto equilibrado, que consiga atender las necesidades que precisa un conjunto en el fútbol actual, con todos los perfiles necesarios y atendiendo a las demandas que parecen reclamar los dos últimos empates. Ante Malta puede debutar la que quizá ha sido la sorpresa del combinado nacional. Dani Olmo, futbolista del Dinamo de Zagreb y hasta ahora jugador de la Selección Sub21, puede debutar con la camiseta de la absoluta. Él mismo ha declarado que Croacia -siempre ávidas las federaciones en la búsqueda de talentos descontentos con su rol- ya había preguntado por sus servicios. Hoy, ya contando con la oportunidad de ser parte del nivel competitivo más alto en el conjunto español, Dani Olmo pretenderá sorprender también en el césped.

Hay futbolistas con los que te quedas especialmente cuando los ves sobre un terreno de juego. Sus movimientos, magnéticos, captan la atención de quienes los observan para afianzar lo que sabemos que es esencial: que el balón, en sus pies, se sienta importante. En los pies de Dani Olmo, nacido en Terrassa en 1998, la pelota suele sentirse como nunca. El jugador catalán, que pasó por las categorías inferiores del Barça hasta su salida hacia el fútbol croata, no ha dejado de crecer. A pesar de haber debutado en 2015, sus últimas tres temporadas en el equipo de Zagreb están siendo poco menos que excelentes. Su capacidad para adaptarse a la necesidad del equipo posicionalmente le han abierto posibilidades para encajar en el sistema ofensivo del Dinamo, pudiendo actuar como mediapunta (su posición habitual) o como extremo (en cualquiera de las dos bandas con preferencia de la izquierda). Sus cualidades le han hecho destacar incluso en Champions League, marcando y asistiendo en los partidos ante el Shakhtar Donetsk en el último mes.

La elección de Dani Olmo nunca será incorrecta, tanto por su bagaje con el combinado español en categorías inferiores como por su facilidad para adaptarse a diferentes modelos y contextos y destacar con su verticalidad, destreza y visión de juego.

Gran parte de esas actuaciones han hecho que fuera una pieza clave en la selección Sub21 de Luis de la Fuente y para que ahora Robert Moreno reclame sus servicios con la mente en la próxima Eurocopa. No es de extrañar que el seleccionador español busque perfiles que puedan generar nuevas situaciones en una España, a menudo, demasiado previsible, que ve talento y eficacia en sus delanteros, pero que a menudo esté falta de ritmo, chispa y electricidad en la zona de tres cuartos de campo. Si la inclusión de Adama Traoré, después sustituido por Pablo Sarabia, fue ya una señal de que Moreno quiere un punto más de desborde y movimiento a la hora de atacar, Dani Olmo puede ser un elemento interesante en ese tercio ofensivo y ser capital a la hora de generar superioridades con el balón, siendo capaz de subir una marcha al ataque de España si es preciso. Su habilidad, unida a la capacidad para jugar en varias posiciones, le hacen un seguro de vida para una Selección Española que, a pesar de haber hecho una clasificación correcta, ha tenido algunos problemas de identidad de juego, no sabiendo cómo desenredar algunas situaciones con los recursos disponibles.

La entrada de figuras como la de Adama, Sarabia, Dani Olmo o jugadores como Ayoze Pérez, también en buen estado de forma lejos de nuestras fronteras, indica la necesidad de mirar los progresos de aquellos que salieron de nuestra competición para intentar desarrollar su fútbol y seguir siendo útiles en países como Francia, Inglaterra o Croacia. Un buen gesto que trata de mirar más allá de lo que se conoce, que pretende cambiar registros y generar nuevas situaciones, en las que estas nuevas piezas pueden ser vitales de cara a disputar la Eurocopa de 2020. La elección de Dani Olmo nunca será incorrecta, tanto por su bagaje con el combinado español en categorías inferiores (más de veinte apariciones ya con la ‘rojita’ en Sub16, Sub17 y Sub21) como por su facilidad para adaptarse a diferentes modelos y contextos y destacar con su verticalidad, destreza y visión de juego. Robert Moreno quiere sangre nueva y con la de Olmo refuerza una parcela necesaria y vital para que la Selección Española no muera en la orilla de partidos sin ritmo, sin ideas o sin magia.

Miguel Ruiz Ruiz (@migruizruiz)

Alessandro Sabattini / Getty Images Sport

¿Algo que añadir?