Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Equipos

Cuando Aguirre encontró a Óscar

Uno no sabe qué tema va a desatar la curiosidad de indagar más en alguien. Cuál es la razón por la cual querremos ir más allá, aprender, entender, acompañar a alguien en un camino. Las mejores parejas se encuentran de manera casual. Es cierto que ese marco romántico parece la antesala más de una telenovela que de la cuestión que nos ocupa, pero es que el tema es parecido. Javier Aguirre llegó a Leganés para intentar dar entidad y forma a un proyecto que parecía muerto en vida, con una plantilla que ni Pellegrino ni Cembranos supieron encauzar a la senda de la victoria. Hace unas semanas, el técnico mexicano llegó a la localidad madrileña para intentar hacer de una plantilla un equipo que se pareciera un poco a lo que se recordaba de él el año pasado. Es ahí donde entra Óscar Rodríguez. El jugador de Talavera de la Reina ha vuelto a ser vital en el equipo junto a los cambios de “El Vasco” Aguirre. Una unión, la del cerebro mexicano y la del talento madrileño, que parecen poder acercar a este Leganés a su mejor versión, explorando sus posibilidades partido a partido.

Desde luego, la llegada de Javier Aguirre al Leganés supuso que debería hacer frente a una gran crisis deportiva del conjunto pepinero. Los números mantenían a los de Butarque como colista de LaLiga, abocándoles, de no cambiar radicalmente su acierto, a Segunda División. Con muchas jornadas aún por delante, se espera que el buen hacer de “El Vasco” pueda hacer frente a esa racha y revertir, con los mimbres de un equipo que parece poder dar mejor rendimiento, la dinámica negativa del Leganés. En la investigación que está llevando a cabo, no para buscar culpables sino para encontrar la mejor vía para ganar, el mexicano ha variado de sistema las últimas jornadas, buscando siempre la mejor estabilidad y acercar la victoria a los suyos. En ese experimento, ha ido dándose cuenta de que había una pieza bien capaz de suponer un cambio esencial en el equipo, por calidad y por importancia dentro del esquema y que debía, progresivamente, alejarlo de la banda y darle importancia allí donde lo pida el partido. La figura del ‘27’ pepinero entraba en escena.

Óscar se desvela como un mediocampista completo, que sabe defenderse en varias parcelas.

Si contra el Sevilla en La Liga, su aporte tomó ya gran importancia a pesar de la derrota, interviniendo más en tres cuartos de campo, jugando más de cara a la frontal, buscándose continuamente con Rubén Pérez y Braithwaite, su desempeño contra el Celta de Vigo se multiplicó. El Leganés ponía de esta manera fin a una racha de cinco partidos sin ganar, en la que solo un empate ante la Real Sociedad había maquillado sus actuaciones. Ante el Celta de Óscar García, Aguirre supo ver las opciones y se aseguró de que se aprovecharan sus jugadores. Mucho más centrado, jugando en un carril central más marcado y con una defensa de tres hombres, lanzando carrileros en un escalón superior, Óscar Rodríguez se sentía con la libertad suficiente para desarrollar un juego más egoísta, que pretendía potenciar las opciones anotadoras del Leganés a través de sus pases, pero también a través de su talento natural para encontrar la vía al gol. Y lo hizo por partida doble.

Óscar Rodríguez se ha criado en la cantera del Real Madrid y se espera, de no impedirlo algún otro equipo o el propio Leganés, que vuelva a la disciplina madridista en el verano de 2020. Un préstamo que, desde la pasada temporada, ha dado rédito de sobra a un Leganés que ha sabido entender la calidad de un futbolista excelente. Con un pie excelso a balón parado, un gran disparo lejano, velocidad, regate y una gran capacidad para destacar en los pases medio y largo, Óscar se desvela como un mediocampista completo, que sabe defenderse en varias parcelas. Su capacidad para encarar lo suele situar en banda, para aprovechar sus subidas para incidir en los centros laterales a sus compañeros en la delantera, pero lastra otra de sus grandes armas: el disparo. Aguirre lo ha sabido leer y lo ha alejado progresivamente del refugio de la banda, facilitando su integración en el juego y potenciando su talento. Jugar más centrado, más en contacto directo con En-Nesyri o Braithwaite, exponen lo mejor de un futbolista que demuestra estar creciendo horrores con la camiseta del Leganés.

Viendo este desarrollo, parece que Óscar ganará peso en el dibujo de Aguirre para intentar seguir evolucionando juntos como mente y como talento, tratando de llevar a un buen término una relación que solo busca el amor de quienes asisten a Butarque y lloran las derrotas o celebran las victorias. De su entendimiento y desarrollo depende en gran parte lo que será este Leganés de la 19/20. No queda mucho tiempo, pero queda, por lo que ambos tratarán de hacer de su experimento una certeza.

Miguel Ruiz Ruiz (@migruizruiz)

Denis Doyle / Getty Images Sport

¿Algo que añadir?