Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

Jugadores

Los cañones de Orriols

El mar Mediterráneo fue, hace siglos, una costa bañada por el cruento hacer de los piratas. Durante muchísimos años, muchas estirpes piratas perpetraron el mal en aguas muy disputadas por las múltiples fronteras que allí coincidían. Entre ellos, los piratas de Berbería, son conocidos aún hoy por su tremenda crueldad y por el sadismo empleado en sus fechorías. Para alegría de todos, esas inefables plagas fueron tapiadas. Pero, en la actualidad, aún resuenan cañonazos en las costas de Levante. Sin embargo, no son cañonazos con intención de abordaje, secuestro o cualquier otra acción de esa índole. Esos cañonazos no tienen como objetivo el oro, pero sí guardarse los máximos puntos en el saco. Su epicentro está en el norte de Valencia y su hogar es el Ciudad de Valencia. Desde allí, y a las órdenes de Paco López, los mejores cañoneros de La Liga se dedican a sembrar el caos en los equipos rivales a base de obuses. Esos dos artilleros de tan buena fama tienen nombre y apellidos: Enis Bardhi y Rubén Rochina.

Rochina y Bardhi agitan la coctelera, prueban y, de la nada, pueden dar un golpe de efecto al partido sin que el rival lo vea venir.

Aparcando el símil pirata a un lado, se debe mencionar que el Levante posé a dos de los mejores golpeadores desde media distancia de todo el campeonato doméstico. Sus tantos se cuentan por puntos, como los tres conseguidos en Los Cármenes. El conjunto granota busca encontrar una regularidad que lo ubique en la zona tranquila de la clasificación y lo aleje, lo máximo posible, de las posiciones de descenso a Segunda División. A falta de muy poco para finalizar la primera vuelta del campeonato, el Levante se ubica en la undécima posición, habiendo presentado un rendimiento demasiado irregular en lo que se lleva de competición. Victorias importantes como la conseguida ante el Granada, ante el FC Barcelona o ante la Real Sociedad han posibilitado que el equipo esté a una prudente distancia de esos puestos tan peligrosos. Sin embargo, esos resultados tan positivos no se han visto refrendados con victorias ante rivales, a priori, más igualados en potencial deportivo y económico al conjunto valenciano. Derrotas ante Betis, Espanyol o Alavés, sumado a lo anteriormente comentado, dejan a las claras la irregularidad en cuanto a resultados del equipo de Paco López.

Los granotas basan sus bazas ofensivas en el acierto goleador de Roger, el poder que tiene por arriba en las jugadas a balón parado y, sobre todo, en los disparos desde media distancia. Este recurso se ha convertido en un auténtico desatascador de partidos para los de la capital del Turia. Los centrocampistas suman ocho tantos de los veintidós que lleva el equipo. De esos ocho tantos antes comentados, cinco han sido anotados desde fuera del área, lo que deja a las claras el poder que presenta este conjunto en esa faceta del juego. Por encima de todo destacan dos jugadores con un gran golpeo de balón desde distancias lejanas. Uno es Enis Bardhi. El macedonio no tiene nada que demostrar, ya que en su primera temporada en la competición española demostró el arma que tiene como pie derecho por sus grandes goles de libre directo o golpeando el balón desde fuera del área. Su homólogo en esa virtud es Rubén Rochina. Este trotamundos del fútbol europeo, a sus 28 años, posee una zurda esplendorosa. Por calidad, pero sobre todo por potencia y precisión de golpeo. Los dos goles que ha anotado en un campeonato donde le está costando partir como titular en el once de Paco López han sido desde media distancia y ambos para otorgar tres puntos a su equipo. El primero para desatascar un empate a uno ante el Mallorca, siendo este uno de los tantos más bonitos en lo que va de campeonato y el segundo ante el Granada para poner, nuevamente, el 1-2 de la victoria.

Rubén Rochina y Enis Bardhi son los mejores cañoneros de La Liga y se dedican a sembrar el caos en los equipos rivales a base de obuses.

Sin duda alguna Paco López cuenta con un as bajo la manga si el partido no corre por los derroteros que al preparador le gustaría. Rochina y Bardhi agitan la coctelera, prueban y, de la nada, pueden dar un golpe de efecto al partido sin que el rival lo vea venir. Rochina ha comenzado a entrar más en el equipo titular tras la lesión de Melero ante el Mallorca. Desde entonces, el valenciano ha pasado a ocupar la banda derecha y Campaña a ejercer en el doble pivote que propone el técnico del Levante. Bardhi y Rochina, ambos actuando por banda en el dibujo pero, sobre el tapete verde, ganan posiciones interiores habitualmente, sobre todo para dejar carril en fase ofensiva a los dos laterales y para explotar en una posición más propicia su mejor virtud. Algo más de 300 años llevan las aguas del Mediterráneo sin escuchar los estruendos de los cañones y ahora pueden seguir tranquilas pese a que los cañonazos del Ciudad de Valencia hagan temblar la mar. Ningún galeón pasará a dormir en el fondo del mar. Las que sufrirán serán las redes rivales y contrarios que quieran taponar una de las bazas más efectivas de este Levante.  

Christian Sánchez de la Blanca (@delablanca10)

Manuel Quimadelos Alonso / Getty Images Sport

¡Comenta!