Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Willian, líder blue

El pasado sábado el Chelsea se llevó un duelo que de por sí siempre es difícil. En el nuevo feudo del Tottenham el equipo blue no se sintió fuera de casa. Citándose en uno de los grandes partidos de la temporada, en uno de los mejores derbis de la ciudad de Londres, se manifestó Willian, llevando a su equipo a la victoria, pero sobre todo mostrando la calidad que atesora en las múltiples facetas que le vimos desplegar durante un partido en el que no solo fue goleador por partida doble, sino que llevó peligro, encaró y asistió para llevar todo el peso del equipo de Lampard.

Los tres puntos llegaron en dos jugadas bien distintas, una desde un córner y otra tras una acción extraña y poco acertada de Gazzaniga, provocando un penal que terminaría siendo el segundo tanto para los visitantes. En ambos, en los dos para marcar, apareció el brasileño Willian, un jugador que, más allá de sus goles o jugadas, demostró poder afianzarse como un futbolista importantísimo para la nueva época del Chelsea. Un activo que durante todo el partido consiguió someter al mediocampo y defensa de los Spurs, facilitando el trabajo a los suyos y duplicando las labores a un Mourinho impotente ante su ex equipo. En un derroche de técnica, posición, presión, pase y definición abrumadores, el brasileño demostró que su perfil, a pesar de su rol según escenarios, es vital para entender la nueva etapa de un Chelsea aún en construcción como líder de un equipo repleto de jóvenes, en ocasiones demasiado reclamados para la experiencia que han mostrado en el máximo nivel competitivo de la Premier League, pero especialmente en la disputa de una competición como la Champions League.

En un derroche de técnica, posición, presión, pase y definición abrumadores, el brasileño demostró ser vital para entender la nueva etapa de un Chelsea aún en construcción.

Su calidad es incontestable, a pesar de que su nombre aparezca poco entre los más destacados de los últimos años en el equipo blue. Sin desmerecer a nadie, Willian siempre fue ese jugador que le pidieron ser. No pidió ser revulsivo, titular o descartado, pero lo fue todo en varias épocas. No pidió ser extremo, carrilero, delantero o interior, pero llegó a serlo en algún tramo de los últimos años. Estamos hablando de un futbolista que maneja ambas piernas, que le pega bien a balón parado, que golea, que asiste y que tiene velocidad y desborde. Un portento a nivel de recursos que se adapta siempre a lo que le piden sin pretender nada más. Un recurso de calidad para ajustar un equipo que sigue teniendo poco claro sobre quién gira y quién debe tomar la batuta o quién debería ser quien pidiera esto o lo otro dentro del césped, donde los galones de Lampard han pasado a ser peticiones desde la banda. Una cosa hay que tener clara: con Willian, la cosa suele funcionar.

Miguel Ruiz Ruiz

Julian Finney / Getty Images Sport

¿Algo que añadir?