Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

Equipos

Crecer a partir de la problemática

El equilibrio es un aspecto esencial en cualquier disciplina que conlleve competitividad. Aquel que ostente equilibrio en todas las aptitudes estará más cerca de conseguir sus objetivos. Es justo ese equilibrio lo que anhela el Levante de Paco López. El conjunto de la capital del Turia ha cuajado una primera parte de la competición liguera plagada de victorias y derrotas. Paco López está tratando de dotar a su equipo de ese equilibrio del que carece en la zona defensiva. Si bien en la parte ofensiva el Levante está cargado de mordiente con nombres destacados como Roger, Mayoral o Morales y posee un centro del campo con cierto gol; en la retaguardia carece de la misma contundencia para evitar el tanto en contra. El conjunto granota carece de cierta disciplina a la hora de marcar y defender los balones aéreos y suele sufrir con balones al espacio al defender, habitualmente, a bastantes metros de su propia portería. El factor diferencial en este contexto es Aitor Fernández. El arquero del Levante, a sus 28 años, está siendo uno de los porteros más destacados del campeonato por sus continuas intervenciones en situaciones muy desfavorables para él, lo que agranda su figura y su rendimiento enormemente.

Paco López se mueve en un ecosistema desfavorable en lo defensivo, pero equilibrado por el último bastión de su defensa y los goles de sus puntas.

El Levante de la primera vuelta de La Liga 19/20 es uno de los cinco equipos que más goles reciben. Además, en lo que va de campaña solo ha dejado la portería imbatida en dos ocasiones: en la victoria por 2-0 ante el Valladolid y en el empate sin goles ante el Eibar. Precisamente, es ese encuentro ante el conjunto de Mendilibar el último que se cerró con la portería a cero. Estamos hablando desde el 21 de septiembre del año pasado acumulando encuentros sin dejar la portería imbatida. Eso es lo mismo que decir que encadena quince encuentros de Liga consecutivos en los que Aitor ha tenido que recoger al menos una vez el balón del fondo de su portería. Adentrándonos en este contexto negativo de goles recibidos, se puede llegar a la conclusión de que esta sangría procede, sobre todo, en las jugadas con balones aéreos. Espanyol, Sevilla, Athletic Club, Getafe, Valencia, Granada, Celta de Vigo, Atlético de Madrid, Real Betis, Real Madrid y Alavés. Un total de once equipos de diecinueve posibles le han hecho goles al Levante en balones colgados al área, ya fueran estos en juego corrido o a balón parado, siendo este el principal aspecto a sofocar en defensa por parte de Paco López.

El técnico de Silla lleva toda la temporada dándole vueltas a cómo conformar una línea defensiva contundente en juego aéreo y que no sufra tanto a sus espaldas. Ha realizado muchas probaturas en el centro de su defensa. Comenzó la campaña con la pareja Cabaco Vezo, luego pasó a un Vezo – Postigo y ahora los dos jugadores más consolidados parecen ser Postigo y Cabaco. Sea como fuere y realice los experimentos que sea, Paco López tiene difícil solucionar el problema del déficit en el juego aéreo. Estamos ante un problema más de confección de plantilla que de entrenamiento de ese tipo de situaciones. Ninguno de los defensores granotas cumple el perfil de jugador dominante de área y contundente en los duelos aéreos. El equipo no posee ese tipo de central fuerte en los aspectos comentados, ya que sus defensores poseen aptitudes reforzadas en otras características. Otro de los aspectos a mejorar, con menos impacto que el anterior, es el riesgo de jugar con la línea defensiva bastante separada de la portería. Ese aspecto táctico genera un gran espacio que el rival puede aprovechar para hacer daño a la espalda de los defensores del Levante y atacar con espacios. Ahí sí que se poseen centrales con capacidad para darse la vuelta rápidamente como Rubén Vezo o que aseguran mucha concentración para evitar que su espalda sea ganada como Rober Pier. Sin embargo, estos dos jugadores se encuentran lesionados, siendo este el último problema a mencionar en la parcela defensiva: las inoportunas lesiones.

El conjunto granota carece de cierta disciplina a la hora de marcar y defender los balones aéreos.

Los problemas defensivos anteriormente comentados nos están permitiendo centrar nuestra mirada en uno de los jugadores más destacados de toda la primera vuelta. Aitor Fernández, portero levantinista, ha sido, para muchos, el mejor meta de toda la primera vuelta de La Liga. Su rendimiento ha rayado un nivel muy alto y trabajo ha tenido en cantidad. Debido precisamente a las carencias que presenta el Levante en la retaguardia, el contexto a la hora de intervenir en un partido para Aitor Fernández siempre ha sido complicado. De forma constante, el meta guipuzcoano ha tenido que hacer frente a situaciones límite, enfrentándose mano a mano contra los rivales y teniendo que ser decisivo cuando todo está en su contra y a favor del contrario. Su gran respuesta ante tal contexto ha sido lo que ha elevado el caché de Aitor con todo merecimiento. Su gran capacidad de reacción, su plasticidad a la hora de negar la entrada al balón a los recovecos de su portería y su buen hacer en el mano a mano han mantenido al conjunto de Paco López en la zona tranquila de la clasificación. Sus actuaciones se pueden contar por puntos. Así pues, el técnico valenciano se mueve en un ecosistema desfavorable en lo defensivo, pero equilibrado por el último bastión de su defensa y los goles de sus puntas.

Christian Sánchez de la Blanca Portillo (@delablanca10)

Manuel Queimadelos Alonso / Getty Images Sport

¡Comenta!