Balón en Profundidad

Fútbol en torno al balón

FútFem

Kheira Hamraoui vuelve a sonreír

La vida son momentos. A lo largo de su existencia las personas pasan por diferentes fases que dejan lecciones muy valiosas. Lo importante es concienciarse de que son eso, etapas que vienen para dar paso a otras mejores o peores. En el mundo del fútbol esto es una constante. Las jugadoras pasan por picos de rendimiento, pero la clave reside en saber lidiar con estos momentos para ofrecer una versión lo más persistenteposible de ti mismo. Kheira Hamraoui, jugadora del FC Barcelona, lo ha vivido en primera persona. La temporada pasada fue clave para su equipo, pero este inicio de campaña no ha sido fácil para ella. Sin embargo, ahora está volviendo a ser la futbolista determinante que necesita el equipo.

El inicio de campaña de Kheira Hamraoui no ha sido fácil. Sin embargo, ahora está volviendo a ser la futbolista determinante que necesita el equipo.

La Primera Iberdrola es una competición cada vez más exigente. Con el paso de los años los requisitos para mantener el estatus son cada vez más férreos. Lo estamos viendo en la zona baja de la tabla, donde los equipos suman efectivas a sus filas para revertir una mala dinámica. Pero también ocurre en la parte noble, donde algunos están viendo peligrar su hegemonía mientras otros llegan con impulso. Una realidad, por cierto, que no escapa a las futbolistas. Hace dos temporadas venir a España te aseguraba un puesto como titular. Todo ha cambiado. En estas también están los clubes, especialmente los que tienen objetivos ambiciosos.

En el FC Barcelona la exigencia sube temporada tras temporada al ritmo que llegan incorporaciones de mucho nivel para reforzar una plantilla cada vez más potente. Ahora es más complicado hacerse con la titularidad. Kheira Hamraoui llegó hace dos años procedente del Olympique de Lyon. Desde el primer momento gozó de la condición de titular indiscutible. Sin embargo, el buen nivel de Patri Guijarro estos meses había desplazado a la gala, que además no encontraba su mejor versión futbolística -ni anímica-. Meses después podemos afirmar que Kheira está recuperando su mejor nivel. Los últimos choques son el reflejo de la ambición por volver a tener un rol importante.

El buen nivel de Patri Guijarro estos meses había desplazado a la gala.

Hamraoui fue el primer gran fichaje internacional del club hace dos temporadas. Ahora quizá sorprenda menos que futbolistas de este calibre quieran venir al Barcelona, pero por aquellos tiempos fue una auténtica revelación. Su incorporación fue un soplo de aire fresco en el centro del campo. Jugadoras como Alexia Putellas ganaron más libertad al tener menos responsabilidad en defensa gracias a la nueva pieza en el engranaje. Kheira Hamraoui no solo aportó músculo en situaciones defensivas, sino que tenía la capacidad de aparecer desde segunda línea para crear peligro. Y eso en un Barça que tenía delanteras con poco gol fue determinante.

Tanta era la incidencia de la gala en el equipo que los culés se llevaron las manos a la cabeza cuando expulsaron a la futbolista en las semifinales de Champions ante el Bayern. Las azulgrana tuvieron que afrontar su primera final de la máxima competición continental sin una de sus jugadoras más importantes. Quizá no hubiera cambiado el destino, pero seguramente hubiésemos visto otra versión del FC Barcelona en el encuentro. Y como en la vida todo son fases, ahí terminó una etapa para Kheira, que alcanzó su pico máximo de rendimiento. A partir de entonces empezó otro periplo que está empezando a ver el final ahora.

Tanta era la incidencia de la gala en el equipo que los culés se llevaron las manos a la cabeza cuando expulsaron a la futbolista en las semifinales de Champions ante el Bayern.

Porque Kheira y el Barça son dos elementos que se retroalimentan. Una necesita rendir en un club que a su vez necesita la mejor versión de su futbolista. Es una relación win-win de manual. Ahora quizá sea menos palpable porque el equipo lleva una dinámica arrolladora en Primera Iberdrola, pero cuando lleguen las grandes citas europeas Kheira Hamraoui es un factor diferencial para afrontarlas. Por experiencia en dichos escenarios, por estilo de juego y por actitud. Que la gala esté volviendo a su mejor versión en el verde -y a nivel mental- es la mejor noticia para este inicio de 2020. La sonrisa de Hamraoui es, en parte, la sonrisa del Barça.

¡Comenta!