Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Partidos

Merquelanz devuelve al Mirandés al olimpo

La nueva Copa del Rey trae consigo un plus de igualdad y emoción que se traduce en noches como la del miércoles en Anduva. Anduva, el hogar del equipo más carismático de la competición copera en la última década. El Mirandés dirigido por Andoni Iraola lo ha vuelto a hacer: se ha clasificado para las semifinales por segunda vez en su historia tras vencer con merecimiento a un discreto Villarreal por 4-2. Pablo Infante debe estar sonriendo en su casa, orgulloso.

Anduva hizo su parte del trabajo y el equipo rojillo lo restante. Una presión asfixiante por fases, juego muy directo, y un Martín Merquelanz estelar permitieron al Mirandés llevarse la eliminatoria por 4-2, pese al constante intento de Santi Cazorla de mantener con vida al submarino amarillo. El Villarreal, al fin y al cabo, sufrió in situ el poder del Mirandés en su estadio en esta competición, al igual que lo hicieran Sevilla y Celta en las rondas anteriores. Aunque parezca increíble, el Mirandés se ha convertido en verdugo ya de tres equipos de La Liga. Casi nada.

Martín Merquelanz enloquece en Anduva.

El Mirandés tuvo un líder muy destacado que es el mismo que lleva toda la temporada levantando de sus asientos a los aficionados: Martín Merquelanz. El extremo zurdo irundarra completó un partido absolutamente espectacular, marcando un gol y dando tres asistencias. El jugador cedido por la Real Sociedad demostró que la Segunda División se le queda pequeña y en las oficinas de la Real dan palmas de alegría. Merquelanz destrozó a la zaga amarilla tanto por su banda como por dentro cuando realizaba diagonales. Su exquisita técnica -que se vio en la asistencia de falta en el gol de Odei Onaindia- fue apoyada por una inteligencia táctica propia de un jugador de élite. Desesperó a los amarillos con sus asistencias imposibles, que pudieron ser más de tres.

El primer pase de gol del irundarra fue al delantero Matheus Aias, otro de los destacados del encuentro y de la excepcional Copa del Rey del Mirandés que marcó un precioso gol para abrir la lata. El ‘9’ local aguantó todos los balones que le lanzaron con suma facilidad, desahogó el juego en numerosas ocasiones, y se asoció a las mil maravillas con Álvaro Rey y el propio Merquelanz. El recorte del brasileño y su soltura en área contraria fue sublime en la acción del gol que abría el marcador.

Los locales, con un planteamiento agresivo en todo momento planteado por Iraola, saltaron al césped a apretar al Villarreal. Cada vez que un futbolista amarillo recibía de espaldas o en zonas calientes, se veían uno o dos jugadores locales pegados a él. Salvo Cazorla, que con su tremenda calidad con las dos piernas era el único que podía desquitarse de la presión, el Villarreal no logró sentirse cómodo en ningún momento. Malsa, pivote local, cuajó un brutal partido de trabajo y derroche físico que desesperó a la medular amarilla. Y Jon Guridi, también cedido por la Real Sociedad, redondeó la actuación del centro del campo local con conducciones brillantes y mucha inteligencia con y sin balón, entrando desde el banquillo en la segunda parte.

Javi Calleja no termina de tocar la tecla de la regularidad.

El Villarreal tiene un equipo plagado de calidad, cogiendo poco a poco una dinámica según avanza el curso en La Liga. Pero lo cierto es que tanto en su primera etapa como en esta, uno de los problemas más evidentes y constantes de Javi Calleja ha sido y es la irregularidad en el juego y, sobre todo, en los resultados. Este defecto se pudo apreciar en Anduva, pese a que tanto Cazorla como Javi Ontiveros por momentos, tiraron del conjunto amarillo.

En los duelos de juego directo frente al Mirandés perdieron la mayoría de disputas, pero sobre todo, apenas ganaban las segundas jugadas y ahí se hizo fuerte el cuadró burgalés e hizo daño a los visitantes. Además, con la posesión en su control, el Villarreal no logró fluir en ataque y fue en todo momento un equipo plano, previsible y sin profundidad. Ontiveros trataba de encarar y regatear por banda pero poco más en ese sentido. Decepción amarilla y alegrón rojillo. El Mirandés hace historia una vez más y el Villarreal pierde una oportunidad de oro de acercarse a un título.

Unai Valverde (@unaaivalverde)

Foto: CD Mirandés

¿Algo que añadir?