Balón en Profundidad

Fútbol hasta la línea de gol

Jugadores

Varane, Ramos y sus socios

Zinedine Zidane se está encontrando en esta segunda etapa al frente del Real Madrid con un techo más bajo del que deseara a la hora de completar su idea. En fase ofensiva le está faltando intimidación, desborde, profundidad. Y todo ello está a su vez restando significado al trabajo que pudiera realizar en el centro del campo donde sí cuenta con varios de los mejores protagonistas del panorama internacional pero que por sí solos no están consiguiendo plasmar la posesión de balón o el control de la situación en goles en el marco rival. Aún así, el técnico francés ha colocado a su equipo como líder de la Liga, aprovechando también el bajón de nivel de los principales conjuntos del campeonato, con menos de dos goles por partido (1,91 exactamente). Y lo ha conseguido particularmente a través de la otra cifra de rendimiento global, la de los goles encajados, con solo 0,6 por encuentro, a partir de la optimización tanto individual como colectiva de la fase defensiva.

A nivel individual, Zidane está encontrando más respuestas en defensa que en ataque.

Y es que, en este momento, podemos calificar a Raphaël Varane y Sergio Ramos como la mejor pareja de centrales de Europa, muy probablemente. Hacía tiempo que no alcanzaban el nivel del que disfrutaban en este momento, y la primera razón viene directamente desde lo individual. Físicamente se notan fuertes y rápidos, alejados de molestias o dolencias, y esto mentalmente les da un poderío imponente. Están expeditivos al corte, precisos en el timing a la hora de meter el pie, insuperables por arriba e incluso con ese punto de magia que ya han mostrado en otras ocasiones, sobre todo en ciertos enfrentamientos europeos. Además, desde este asentamiento de su rendimiento defensivo, están encontrando su sitio y su responsabilidad a la hora de la salida de balón, llegando a ver al francés cambiar la orientación del juego en diversas ocasiones mediante envíos largos desde su pierna izquierda, como punto de mayor complejidad.

En ataque también están siendo decisivos, participando activamente en la productividad del Real en los últimos tiempos en este término, algo que está paliando en parte la falta de superioridad en la última línea de la que viene adoleciendo a la hora de la suma total de goles. Tanto es así que en los últimos 10 partidos el Madrid ha conseguido anotar 5 goles en jugadas a balón parado. Tanto Ramos como Varane son piezas clave en el desarrollo de esta faceta, aunque también están siendo fundamentales Toni Kroos y su fantástica temporada ya no solo para dirigir el juego sino también para el golpeo de córners y tiros libres; y Carlos Casemiro, en estado de gracia más allá de su habitual desempeño defensivo, que está completando con remates y goles importantes. En definitiva, un nuevo arma que ya tiene preparada el equipo del Santiago Bernabéu para este final de temporada que se avecina.

Ferland Mendy o Federico Valverde están siendo socios importantes Ramos y Varane.

Pero, para ser justos, el 4 y el 5 blancos están contando con una importante ayuda en varios de sus compañeros. Y, más allá del siempre seguro que supone para ellos Casemiro en el mediocentro, están contando con la irrupción de Ferland Mendy y Ferland Mendy como hombres de confianza de Zizou. La presencia en el once del lateral ex del Olympique Lyonnais agudiza la horizontalidad del equipo en ataque, al menos por ahora y en comparación con las condiciones de su homólogo Marcelo Vieira, aunque mejora exponencialmente el rendimiento defensivo. En el uno contra uno se está mostrando rocoso e infranqueable, y en transición defensiva es un corrector constante. Esto beneficia sobremanera a Ramos, permitiendo al capitán mantener y proteger mejor su zona y trabajar de cara, algo que redunda positivamente tanto en su capacidad de robo como de salida de pelota. El centrocampista uruguayo, desde su posición de interior derecho, está suponiendo una fuente de oxígeno excelente y actualmente imprescindible a su equipo, aportando despliegue sin balón e incluso creatividad y profundidad con él. Con el Pajarito el Madrid gana 10 metros que le permiten atacar con más continuidad y robar más arriba, lo que a su vez capacita a Raphaël y Sergio a subir la última línea y estrechar el dibujo. En definitiva, signos saludables en campo propio a la espera de que Eden Hazard sea tratamiento para los problemas en el contrario.

Andrés Sánchez (@sancleracot)

Denis Doyle / Getty Images

¿Algo que añadir?